miércoles, 1 de junio de 2011

Al menos 60% de mujeres no asisten a controles prenatales

La primera causa de muerte es la hemorragia durante el embarazo o en el parto, después están las infecciones y la hipertensión que deriva en eclampsia.

Una de las causas de los altos índices de mortalidad materna en el país es que el 60 por ciento de mujeres gestantes no sigue los cuidados adecuados para la salud, pues no acude a los controles prenatales, o bien asiste sólo en las últimas semanas de embarazo, manifestó a EL DIARIO, el especialista Horacio Toro.

Las prevalencias de mortalidad materna han alcanzado altos niveles en nuestro país. Este problema trata sobre la muerte de mujeres asociadas al proceso de reproducción, es decir, por dificultades en el período de embarazo, durante el parto o en el post parto.

En la actualidad, el especialista Horacio Toro viene realizando una investigación conjuntamente la Organización Panamericana de Salud (OPS) y el Servicio Regional de Salud (Seres) de El Alto para identificar las causas de las muertes maternas, y producto de ello, pudieron constatar que al menos el 60 por ciento de las mujeres en todo el país no acude a sus controles prenatales o asisten tardíamente.

A su vez, detalló que la primera causa de muerte, dentro de la mortalidad materna, es la hemorragia durante el embarazo o en el parto, después están las infecciones y la hipertensión que deriva en eclampsia, que es un aumento de la presión arterial acompañada de fuertes convulsiones y pérdida del conocimiento, ésto no sólo puede matar a las mamás sino también a los niños.

Otra de las razones es que en nuestro país los embarazos en adolescentes van en aumento, según la investigación que lleva a cabo Toro, pues se encontró embarazos en niñas de 12 años, que constituye una de las causas para el elevado índice de mortalidad materna.

MORTALIDAD ES VIOLENCIA

Para el galeno, la mortalidad materna es una de las violencias más grandes que existe hacia las mujeres, porque en la actualidad donde se cuenta con una tecnología muy avanzada, no debería morir ninguna mujer por estas causas.

“En la actualidad contamos con servicios, personal capacitado y también programas que incentivan a que la mujer recurra a los servicios de salud cuando está embarazada, pero la realidad nos muestra que aún hay un gran grupo de mujeres que se muere por esta causa”, afirmó Toro.

Asimismo, dijo que de acuerdo a los datos oficiales que se tienen en el Ministerio de Salud y reportados a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Bolivia actualmente mueren 229 mujeres por cada 100 mil nacimientos vivos.

FALTA DE EDUCACIÓN Y ORIENTACIÓN

Este hecho se atribuye a la falta de educación y orientación de un gran número de mujeres acerca de los cuidados adecuados durante este período de gestación, sobretodo en las áreas rurales donde las mujeres optan en su mayoría por tener el proceso de parto en su domicilio porque difícilmente llegan a los servicios de salud.

A todo ello, se suman los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) que señalan que 125 mujeres mueren por cada 100 mil nacimientos, datos registrados en los hospitales y centros de salud. Este indicador se incrementa casi tres veces a las muertes de mujeres que se suscitan en partos dentro de domicilios, los mismos que alcanzan a las 451 muertes por cada 100 mil nacimientos.

“Estos datos reflejan que tenemos un problema muy serio de atención del parto en los domicilios, que son realizados en muy malas condiciones, a pesar de contar con servicios de salud. Existen factores de tipo cultural, costumbrista y educativo especialmente que impide que las mujeres puedan llegar a los servicios tempranamente en todo el pre natal”, indicó el galeno.

RELACIÓN CON OTROS PAÍSES

En el contexto latinoamericano, Bolivia se halla ubicada casi en el penúltimo lugar en cuanto a índices elevados de mortalidad materna. Cada país presenta diferentes razones para tener este problema. En el caso de Chile aún por alguna causa, 18 mujeres mueren por cada 100 mil nacidos vivos, lo mismo sucede con Costa Rica y Uruguay que presentan índices similares.

Sin embargo, la otra cara de la moneda refleja una situación alarmante, puesto que Haití tienen una tasa bastante elevada de mortalidad con 630 mujeres por cada 100 mil nacidos vivos. “Bolivia junto con Haití, Perú y Guatemala son los últimos países en tener los indicadores más altos”, informó Toro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario