jueves, 28 de marzo de 2013

Ximena Alborta la dama de las zapatillas


Hace 14 años decidió emprender un negocio que impusiera moda en Santa Cruz y se puso a trabajar, sin descanso, para hacer de este emprendimiento un modelo exitoso. En el comienzo, Ximena Alborta unió sus fuerzas a las de Yolanda Artieda y crearon Depaso. Después de tres años decidieron seguir rumbos separados y ella continuó con el negocio de forma independiente.

Ximena decidió dejar la parte de distribución mayorista del negocio y continuó con el espacio de moda dedicado a un público selecto, que aprecia la tendencia de calzados de avanzada y vanguardistas. También dio inicio a una fuerza de ventas por catálogo a través de promotoras. Un equipo de mujeres que hoy llega al centenar. Por ello asegura que una de las grandes satisfacciones de este negocio es sentir que Depaso representa directa e indirectamente una fuente de trabajo para las mujeres bolivianas.

Ximena es una profesional emprendedora que se ha convertido en un ejemplo para otras mujeres por ser la creadora de un negocio que ha triplicado sus expectativas económicas (cuenta con tres sucursales) y se ha convertido en el centro de accesorios de moda (calzados, carteras y bisutería) que hace honor a su eslogan: Depaso es moda.

Convencida de que hacer empresa en el país es posible trabajando con constancia, ha consolidado sus metas, inculcando a sus hijos el valor y la importancia del trabajo, la mayor de ellos ya le sigue los pasos y así dejar en sus retoños un recuerdo de tesón, pujanza e integridad.

-¿Hay alguna receta para crear una empresa exitosa?
Solo trabajar con constancia hasta lograr consolidarla, recién después puedes darte un descanso. Soy una mujer muy trabajadora, estoy capacitándome contínuamente en cuanto seminario está a mi alcance y me sirva para crecer y avanzar con este emprendimiento. Siempre hay que estar bien informada para tomar las decisiones acertadas en el momento preciso.

-¿Además de la administración de su empresa, en qué otras actividades distribuye su tiempo?
En la atención de mis hijos y fortalecer lazos fraternos con mis tres grupos de amigas. Uno de ellos, son mis compañeras de universidad con las que compartí cuando estudiaba en Santiago de Chile; soy parte de la agrupación Mujeres, con quienes organizamos eventos de beneficencia para reunir fondos pro niñas abusadas sexualmente; y mis amigas de la infancia con quienes compartimos el gusto por los deportes, el gimnasio y salir a conversar.

-¿Cómo animó a su hija a incursionar en el negocio de la moda?
Fue su iniciativa, ella me acompaña a hacer los pedidos a algunas ferias en Brasil y a la firma Carrano, y fue así que a través de una alianza estratégica con esa marca es que ellos producen para nosotros una línea juvenil con el nombre de Tamara. Fue una sorpresa que nos inspiremos en ella, para desarrollar esta línea. Hoy ella elige los modelos y colores que se adecuan al público objetivo de su línea.

-¿Qué proyectos tiene para esta gestión?
En una semana tenemos la presentación de las embajadoras Depaso, es un grupo de mujeres que representa el estilo que la empresa ofrece para la mujer cruceña. Solo podemos comentarles que ya se realizó una super producción fotográfica. Hemos elegido a cinco mujeres que se identifican con el espíritu de la firma, ellas son: la arquitecta Patricia Barrón, en la categoría artista; Lilibeth Quiroga como asesora de imagen; Tamara Paz como deportista; Erika Suárez, en su condición de diseñadora de modas y Ana Lucía Gutiérrez como bloguera de moda. Bajo el común denominador es que les gusta seguir tendencias y moda.
Trabajamos para mantener el nivel de la firma, porque somos pioneros en lo que respecta a ofrecer un producto de moda, por eso estamos planificando una campaña diferente, así como la renovación de imagen de las tiendas y todo el conjunto de nuevas estrategias de márquetin. El negocio de modas y tendencias exige que nos estemos reinventando constantemente, vamos a cambiar la decoración después de dos años, antes era un estilo barroco y pronto tendrá líneas más limpias, pero manteniendo el estilo característico de Depaso.

-¿Cómo se lleva con el tema de la tecnología?
Si uno no está al día, no puede seguir trabajando, así que estoy constantemente actualizándome, estoy obligada a estar al tanto de las herramientas tecnológicas que pueden ser útiles para crecer comercialmente.
Fuimos los pioneros en vender por Internet al interior de Bolivia, siempre estamos un paso adelante en toda la innovación de productos y servicios que ofrecemos a nuestros clientes. Contamos con una página web (www.depaso.com.bo), Estamos planificando un relanzamiento de la página acompañándolo de un plan estratégico en redes sociales.

-¿Cuál es la mayor recompensa a su esfuerzo?
Que me permite disfrutar de los cambios constantes que nos exige el mundo de la moda, es un trabajo divertido y mi mayor recompensa es ver al personal satisfecho y a la empresa consolidada. Ver a las clientas complacidas con lo que ofrecemos en Depaso es una satisfacción aparte.

-¿Qué es lo que quiere proyectar y que sigan sus hijos?
Una vida íntegra de mucha honestidad, empuje y valentía. Me preocupo de que ellos tengan todo lo que son valores morales y actúen con ética.
A pesar de que siempre he trabajado, también he estado al lado de ellos, me gusta compartir cada momento de sus vidas, nos encanta viajar, tenemos los mismos gustos, somos amantes de los deportes.
Mi hija Tamara es campeona de golf, con reconocimientos a nivel nacional, José Carlos es tenista, también ha participado de eventos en el exterior y Miguel practica ambos deportes.

- Usted también ama el deporte...
Sí, de mi padre he heredado el amor por los deportes, de niña hacía gimnasia olímpica, estuve en eventos internacionales, juego golf, me encanta el gimnasio y trato de llevar una vida sana y saludable, esa es mi formación y así es mi constitución. Así estoy educando a mis hijos.

-¿Tiene algún otro pasatiempo?
Me gusta leer, desde hace tiempo me ha interesado el tema de crecimiento personal y asistiendo a seminarios.

-¿Le dedica mucho tiempo al cuidado estético?
No soy esclava de ello, una vez a la semana voy al salón para mi cuidado básico y mensualmente por mi cabello. Le dedico más tiempo a mis hijos y a hacer deporte.

-¿Qué oficios de la casa son de su agrado?
No me gusta cocinar, me gusta decorar y arreglar mi casa, que se sienta una buena energía, que existan plantas, calidez y un ambiente acogedor, para que al regresar de cada jornada todos encontremos un remanso de paz.

-¿Qué fe profesa?
Creo en Dios, soy católica y por ese camino llevo a mis hijos o por lo menos me esfuerzo por inculcarles esa creencia que me enseñaron mis padres.




No hay comentarios:

Publicar un comentario