domingo, 31 de agosto de 2014

Feminicidio o la muerte por ser mujer

VIOLENCIA | ENTENDER LO QUE ES LA VIOLENCIA DE GÉNERO, QUE TERMINA EN EL FEMINICIDIO, ES FUNDAMENTAL PARA EDUCAR A UNA SOCIEDAD DE HOMBRES Y MUJERES CON VALORES DIFERENTES.

Una sociedad con miedo no puede ser una sociedad sana, y actualmente en Bolivia lo que las mujeres estamos viviendo es el resultado de un contexto enfermo, empeorado por la desprotección del Estado hasta lograr que Bolivia llegue a estar dentro de los 25 países con más feminicidios en el mundo y el de más alta tasa de violencia sexual en América Latina (de acuerdo a recientes informes de las Naciones Unidas).

Lo ocurrido hace pocos días con Sophia Calvo Aponte, bioquímica cruceña, violada y asesinada por un guardia de seguridad en Santa Cruz, es otra dolorosa herida en la psiquis de las mujeres bolivianas que están siendo víctimas de horribles crímenes. En Bolivia, una mujer es asesinada cada 3 días y los feminicidas en su mayoría son parejas o ex parejas de las víctimas.

En cuanto a los feminicidios sexuales, la mayoría de quienes los cometen son también conocidos de las víctimas. Según datos del Centro de Información y Desarrollo de la Mujer (CIDEM), en ocho meses y hasta el día de la muerte de Sophia Calvo, se registraron 100 asesinatos de mujeres, de los cuales 59 fueron feminicidios.



UNA LEY SIN PESO

El 9 de marzo del año pasado, el presidente Evo Morales aprobó la Ley No 348 (Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia), en la que se penaliza el feminicidio, acoso sexual, violencia familiar o doméstica, esterilización forzada, incumplimiento de deberes, padecimientos sexuales, actos sexuales abusivos. Y se incorpora como delitos contra la mujer la violencia económica, violencia patrimonial y sustracción de utilidades de actividades económicas familiares.

El Ministerio de Justicia es la entidad responsable de coordinar la realización de políticas integrales de prevención, atención, sanción y erradicación de la violencia hacia las mujeres y tiene a su cargo el Sistema Integral Plurinacional de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia en razón de Género – SIPPASE. Pero si bien la Ley está hecha, no contempla fuentes de financiamiento, montos o porcentajes, ni plazos para su cumplimiento. Es decir, tiene mucho número pero nada de presupuesto, y dentro de esa lógica responden las autoridades.

Existen únicamente 14 fiscales para un total de 3.759 causas abiertas sólo en el departamento de La Paz hasta hace un mes atrás. Además, desde que se aprobó la Ley, los casos de violencia contra las mujeres se han multiplicado, según revela el estudio de la periodista Fátima López encargado por la Fundación de Periodismo y el proyecto Observatorio La Paz cómo vamos.

Según datos de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), La Paz se sitúa como el departamento más violento, con 3.318 casos de violencia en el primer cuatrimestre de este año, sigue Cochabamba con 2.130 casos y Santa Cruz, con 1.445.



¿QUÉ ES EL FEMINICIDIO?

El feminicidio es la forma extrema de violencia contra las mujeres, que después de su ejercicio sostenido, las mata; es el resultado de la inequidad de género, la misoginia e impunidad en la justicia.

El delito de homicidio no es suficiente para describir o penalizar la muerte de mujeres, que tras largas historias de violencia cotidiana en manos de sus parejas o parientes terminan asesinadas intencionalmente, o de las mujeres que son encontradas muertas después de haber sido violadas y que intencionalmente son asesinadas por los feminicidas para borrar las pruebas del delito cometido: todo ello crea la figura del feminicidio.

La violencia de género, donde las mujeres son dañadas, daña a la sociedad en un círculo vicioso que sólo termina en dolor.

La violencia de género, ejercida sobre una mujer por el hecho de ser mujer, puede ser ejercida desde cualquier sitio y con cualquier objeto material o simbólico que pueda causarle tortura, daño y sufrimiento, explica la académica Marcela Lagarde, antropóloga e investigadora mexicana y una de las más importantes representantes del feminismo en América Latina. “Las repercusiones de la violencia a las mujeres son variadas e incluyen desde la lesión de su integridad como personas, la pérdida de libertad (de posibilidades), hasta la pérdida de la vida. Es evidente que la finalidad de la violencia de género cumple funciones políticas para lograr la dominación de las mujeres y mantenerla cada día, al debilitar a las mujeres y menguar así su capacidad de respuesta, de defensa y de acción. La violencia genérica produce en cantidad de mujeres uno de los recursos más importantes del control patriarcal: el miedo”, explica Lagarde.

La dominación patriarcal pone en condiciones sociales de subordinación a las mujeres, y las hace invisibles, simbólica e imaginariamente: no obstante la presencia de las mujeres, no son vistas, o no son identificadas ni reconocidas algunas de sus características. La invisibilización de las mujeres es producto de un fenómeno cultural masivo: la negación y la anulación de aquello que la cultura patriarcal no incluye como atributo de las mujeres o de lo femenino, a pesar de que ellas lo posean.

La violencia no es sólo recibir una paliza, la violencia contra las mujeres es económica, jurídica, política, ideológica, moral, psicológica, sexual y también corporal. “Los hechos violentos contra las mujeres recorren una gama que va del grito, la mirada y el golpe, al acoso, el abandono, el olvido, la invisibilidad y la negación de los mínimos derechos, hasta el uso de armas mortales en su contra”, explica Lagarde.

Las agresiones, la hostilidad y los daños son experimentados por mujeres de todas las edades: desde las bebés y las niñas, hasta las viejas. La minoría o mayoría de edad no aminoran el grado del daño que puede llegar hasta la muerte ocasionada a las mujeres de manera directa por personas cercanas y confiables como los parientes y los cónyuges, aunque también por desconocidos.



LA EDUCACIÓN, FUNDAMENTAL

Se habla mucho de la cosificación de la mujer a través de anuncios, spots, imágenes, etc., sin embargo estos anuncios se han hecho bajo el consentimiento de esas modelos, ¿debe una mujer tapar su cuerpo, dejar de asumir una actitud sensual, para evitar ser agredida en un futuro?, preguntamos a la pedagoga Elizabeth Machicao y a la socióloga Patricia Flores.

Para Machicao la educación es fundamental, “ser mujer objeto, vender cosas con tu cuerpo de manera vulgar, ordinaria, violenta, es una manera fácil de ganar plata con tu cuerpo, si no tienes otras opciones, pero ello es porque existe una demanda, justamente de hombres que pese a tener madres, hijas, amigas lo compran, en la expresión del machismo puro y secante. Hay una división perversa entre lo mío y lo que hago. No creo que el tema pase por tapar el cuerpo, no mostrar la sensualidad, tener miedo, o dejar de hacer cosas que a las mujeres o hombres les gusta, pasa por la educación en los colegios, en las familias, en los medios de comunicación, en los vínculos que se construyen con todos: esto es parte de una sociedad machista, patriarcal y misógina. Si la gente estaría educada de otra manera, la belleza de la mujer se mostraría pero con otra mentalidad, no la del uso del objeto”, dice Machicao.

Patricia Flores es rotunda, “las mujeres somos libres y tenemos el derecho de vestirnos como queramos; y nadie puede atentar contra nosotras por nuestra apariencia. Todos nos deben respeto por el simple hecho de ser personas humanas con dignidad y derechos, a pesar de que estemos en una sociedad profundamente patriarcal y patológicamente machista que cosifica y condena a las mujeres. Cosificación de las mujeres tan antigua como el patriarcado.”

Para Elizabeth Machicao el no silenciar la violencia es una necesidad vital para frenarla. “La mayoría de las mujeres asesinadas, ha muerto en manos de sus parejas. Para llegar a este extremo, se ha vivido mucho tiempo violencia intrafamiliar, donde muchas veces saben de la violencia las familias, los amigos, los vecinos, pero no hacen nada. A la mujer esto le da miedo, calla, se vuelve sumisa, sin autoestima y ya no puede escapar. Los detonantes casi siempre son los celos y el consumo de alcohol. Esto se liga al control de la sexualidad de las mujeres: si las han matado generalmente ha tenido que haber violencia sexual y violación. Lo más terrible del feminicidio es que te mata la persona que un día has amado, con el que te acuestas, el padre de tus hijos, con el que has construido sueños y has planificado una vida”, explica Machicao.



SOLUCIONES

Tanto para ella, como para Patricia Flores, los partidos políticos en campaña se rasgan las vestiduras con el tema y a raíz de la muerte espantosa de Sophia, ahora hablar de violencia contra la mujer significa votos, pero no es una bandera que ningún político haya enarbolado efectivamente.

“No se trabajan (prevención, sensibilización e información/causas y consecuencias) los temas de la violencia y sus diferentes expresiones (entre otros el feminicidio) en los colegios, con las familias, en los medios de comunicación, en las calles, en la formación docente y en el currículo como una transversal, por lo tanto la violencia está naturalizada, es parte del escenario habitual, en este marco la muerte es la expresión más perversa y la que más nos indigna, pero la violencia intrafamiliar es cotidiana, inmensa: ahí es donde se arman los nuevos ciclos de violencia.

En lo social, y de esto no se dice mucho: cuando se mata una mujer se mata una familia,” dice Machicao.



¿LÍMITES?

¿Qué debe hacerse con las más jóvenes? ¿Cómo educarlas y prevenirlas? Es necesario advertirles a las chicas más jóvenes de los riesgos que corren al subir a las redes por ejemplo “fotos más atrevidas”, porque esa será su identidad en una sociedad machista, y las van a tratar en consecuencia. Patricia Flores advierte sobre la necesidad de alertarlas de los peligros concretos, “de que nadie, ni su padre, puede tocar su cuerpo o invadirlo con caricias lascivas, porque altos índices de violaciones contras las niñas y las adolescentes ocurren en el ámbito familiar, que desconfíen de todos los hombres mayores que se les acerquen así sean familiares, que no acepten caricias incómodas, que nadie toque sus cuerpos y en caso de que se enamoren de una persona de su edad estén alerta para evitar cualquier tipo de violencia”, dice la socióloga.



PELIGROSA DICOTOMÍA

“En el imaginario solo hay dos caminos, la madre esposa virginal o la puta, la primera con quien se casa y se tiene descendencia; y la otra a la que se usa y desecha, como si ambas no fuésemos la misma: mujeres con dignidad, con derechos”, dice Flores. “Justamente por esas lógicas perversas de los mandatos patriarcales que los hombres han dividido claramente, la madre/esposa virginal y la puta, no se cuestiona en ningún momento que ninguna mujer nace para puta, como sabiamente lo ha planteado María Galindo, en un binarismo que perpetúa la dominación, la regulación de los roles femeninos y porque en esa perversidad se sublima a la primera, a la madre/esposa, mientras que se sublima el placer a la puta junto a su condena, por lo que las distinciones en el imaginario masculino son claras, por eso cuando ven a una jovencita sola en la calle algunos hombres la miran de manera lasciva, la piropean groseramente o incluso se le cantan groserías que mellan su dignidad, sin que se las asocien a sus propias hijas, madres o esposas, como objetos también de esas mismas actitudes por parte de otros hombres. Por eso también se penaliza a las prostitutas y se ensalza a los prostituyentes, nadie habla de ellos, nadie los nombra por lo que son, benévolamente se los llama clientes”.

Es necesario que madres y padres se informen bien sobre sexualidad, sexo y relaciones sexuales, sin prejuicios, anteponiendo el respeto y la dignidad, incluso sobrepasando los mandatos de la tradición y los religiosos que generalmente impiden que se hable claramente de temas fundamentales para la vida de las personas. Y que cultiven la confianza de sus hijas e hijos con amor, respeto antes que con el miedo y el castigo, justamente por desconocimiento; más aún hoy donde la Red se ha convertido en arma de doble filo que promueve la pedofilia, la trata y tráfico de personas o la prostitución infantil y adolescente, el tráfico de órganos o la esclavitud de menores con esos fines, asevera Machicao.



CRÍMENES DE ODIO

Explica Marcela Lagarde que los feminicidios son crímenes de odio contra las mujeres, crímenes misóginos acunados en una enorme tolerancia social y estatal ante la violencia genérica.

Esa perversidad está alentada por la impunidad, alimentada por pésimas investigaciones, averiguaciones mal integradas, encargados de la persecución del crimen que son dolosos o misóginos y que desatienden las denuncias de las víctimas, jueces misóginos para quienes la vida de las mujeres es secundaria o que muestran un claro sesgo descalificador y culpabilizador de las mujeres. Al feminicido contribuyen de manera criminal el silencio, la omisión, la negligencia y la colusión de autoridades encargadas de prevenir y erradicar esos crímenes.

Hay feminicidio cuando el Estado no da garantías a las mujeres y no les crea condiciones de seguridad para sus vidas en la comunidad, en la casa y en los espacios de trabajo, de tránsito o de esparcimiento. Suceden los feminicidios cuando las autoridades no realizan con eficiencia sus funciones para prevenirlos, evitarlos y sancionarlos. El ambiente ideológico y social del machismo y la misoginia alientan estos crímenes.

El problema es jurídico, económico, político y cultural. Mientras sea tan enorme la desigualdad entre mujeres y hombres, y mientras los hombres se sientan con derecho sobre las mujeres, las mujeres permanecerán en condiciones precarias. La enorme desigualdad y la exclusión de las mujeres se expresa en deficiencias sociales -educación, salud, empleo-, en salarios desiguales, en condiciones desiguales de trabajo. Mientras persista la discriminación, las mujeres seguirán en riesgo, y serán vistas como de menor valor en la sociedad, lo que hace sentir a los hombres con derecho a maltratarlas, vejarlas, violentarlas y hasta asesinarlas.

EL PODER DE VERDAD

OSCAR MARTÍNEZ*

El psicoanálisis dice que detrás de todo homofóbico existe la paranoica sospecha de que hay un homosexual. Esa es una idea que incomoda a más de un machista que estudia psicología, porque todavía puede entender esos conceptos medio subjetivos. Pero más allá de eso, creo que también hay que preguntarse ¿por qué es un insulto tan grave parecerse y encarnar los valores de una mujer? ¿Por qué se desprecia tanto esa figura, a la que desde nuestra madre pasando por las personas más importantes de nuestra vida, decimos amar?

No es que uno no acepte su lado femenino, simplemente no sabe que existe. ¿Entonces qué es? Personalmente creo que es renunciar al poder. Como regalarle plata a un extraño. Dejar de tener el único valor que te da la sociedad, es decir, el lugar del macho dominante.

No es difícil ser hombre y reflexionar sobre el propio poder porque se ve a diario y en cada una de las facetas de la cotidianeidad. A mí mi papá me ha dicho que tengo que cuidar de la familia y especialmente de mi hermana, ya sea mayor o menor. Cuidarla de que no se encuentre con tipos como nosotros que la quieran usar, ya sabemos para qué, y si sabemos, es porque nosotros también buscamos a las que no se están cuidando.

Decían mis amigos mayores que las putas deben ser diversión pasajera, pero para la casa y la vida, hay que escoger una mujer virtuosa, blanquita, mejor si es tetona y tiene buen culo, para que te tengan envidia de lo bien que te va. Eso es como comprarse algo que lucir en las fiestas. No lo digo yo, es lo que normalmente te enseñan.

Cuando era chico no cualquiera podía estar con la reina del curso y no cualquiera podía estar con una huaripolera. Para eso había que ser buen futbolista, popular o tener auto. Bien, cuando creces, la cosa es más o menos igual, sólo que crees en el amor y lo físico queda ahí, en los almanaques de las llanterías y la pornografía de Internet. El poder es masturbarse con lo que pudo ser en nuestras cabezas y no con la verdad; con lo que podría ser si tuviésemos plata, no importa que tengamos panza. Ahí radica nuestro encanto. Pensamos que es cuestión de perseverar. Sé que todo esto suena a generalización y quizá lo es, pero pregunto, en lo más adentro de los hombres, quiénes no han sentido, aunque sea un ratito, el poder y el privilegio y pregunto, sabiendo qué es y cómo es, quiénes quieren renunciar a ese poder y encontrarse con la plenitud de su lado femenino. Los que lo han sentido y se han preguntado, bien por ellos y los que no, a comprar Viagra.

*Oscar Martínez es psicólogo



AGRESIVIDAD Y VIOLENCIA

Después de los últimos hechos de violencia registrados en nuestro país, mujeres y hombres nos hemos preguntado cómo identificar a un sujeto que pueda hacernos daño. Pero, esto es prácticamente imposible, dice la psicóloga clínica y forense, Tania Aramburo, quien explica que la “pulsión de muerte”, concepto del psicoanálisis, está en todos y todos somos capaces de ejercer violencia sobre otro.

“El único ser vivo que mata por placer es el humano. Todos los sujetos tenemos una pulsión de muerte. Pero se reprime mediante vamos creciendo. Los niños tienen el deseo de destrucción que es controlado por los padres. El sujeto puede manifestar después, de manera disfrazada, la agresión a través de sarcasmos, burlas, etc. Estas son formas inconscientes de manifestar la agresividad”, dice Aramburo.

La psicóloga aclara que todos podríamos ser agresivos, pero no violentos. La violencia es un acto subjetivo, el sujeto le da sentido al acto y a través de ese acto hay una destrucción, porque lo que se busca es provocar sufrimiento.

“Cuando hablamos de violencia hablamos del uso de la fuerza física o psíquica, ésta última a través de los usos del lenguaje.

El uso de la violencia no solo está destinado a dañar, sino a ejercer poder. El que usa la violencia se siente dueño y propietario del otro”, explica la especialista y señala que siempre hubo violencia, pero a partir de los años 60 comienza a sistematizarse y se habla más del tema, además incrementan los casos y denuncias.

Haciendo un análisis, se puede decir que la violencia está monopolizada por el Estado, dice Aramburo, es decir, que el Estado va creando leyes, va generando artículos que sancionan la violencia, pero a la vez la monopoliza cuando desde el mismo

Estado se autoriza, en ciertas situaciones, para utilizar la violencia, entonces hay un mensaje paradójico.

“Los casos de violencia han incrementado, no solo es que hay más denuncias. A partir de 2006 hay instituciones que dan apoyo a las víctimas y parecería que hay más protección, pero no hay una relación directa entre lo que las leyes dicen y lo que las instituciones hacen, cuando hay discordancia entre la ley y su cumplimiento se denomina ‘ley perversa’ y eso incrementa los casos”, aclara.

La psicóloga comenta que se debe abordar la violencia desde sus efectos y consecuencias. Pueden ser sociales, políticos, pero sobre todo son subjetivos. “Hay víctimas pero no tienen un verdadero apoyo, su acompañamiento es jurídico y la víctima pierde su condición de sujeto, por lo tanto no se encuentra realmente protegida”.

(*) Claudia Eid es periodista


Datos

QUE DUELEN

De acuerdo al Centro de Ginebra para el Control Democrático de las Fuerzas Armadas (DCAF) entre 113 y 200 millones de mujeres desaparecen demográficamente, resultado de diversos mecanismos:

• Aborto de los fetos de niñas basado en una selección deliberada, también llamado aborto selectivo (facilitado por el Diagnóstico prenatal del sexo).

• Infanticidio femenino en aquellos países en los que se prefiere a niños varones.

• Falta de comida y atención médica, que se desvía hacia los miembros masculinos de la familia.

• Los llamados «asesinatos de honor» y las muertes de dote.

• Tráfico de mujeres.

• Violencia doméstica o de género.

• Mediante la incineración del cuerpo.

Una mujer presidirá por primera vez la BBC



Rona Fairhead ha sido elegida para presidir el consejo de administración de la BBC, lo que la convertirá en la primera mujer al frente de la cadena pública británica, informó hoy el propio canal.

Fairhead, de 53 años y exconsejera delegada del grupo del "Financial Times", sustituirá a Christopher Patten, de 70 años y quien en mayo anunció que dejaba la presidencia de la British Broadcasting Corporation (BBC) por motivos de salud.

La ejecutiva señaló que es consciente de la "enormidad" de la tarea encomendada, que afrontará con "emoción".

"La BBC es una gran institución británica llena de gente con talento y me siento honrada de ser la presidenta del BBC Trust (consejo de administración)", dijo.

Rona Fairhead tuvo puestos directivos en el banco HSBC y en PepsiCo antes de ser durante doce años, hasta noviembre de 2012, consejera delegada del diario económico "Financial Times", propiedad del grupo Pearson.

Su nombramiento al frente de la BBC es recomendación del ministro británico de Cultura, Sajid Javid, que ha destacado la gran experiencia de Fairhead al frente de multinacionales y su capacidad de liderazgo, que aplicará a la cadena pública.

Fairhead deberá comparecer ante el comité parlamentario de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte, el próximo 9 septiembre, antes de que sea confirmada como presidenta del BBC Trust.

El consejo de administración de la BBC es el órgano de gobierno de la cadena, independiente de la dirección ejecutiva, y se encarga de tomar decisiones estratégicas "por el interés público, particularmente el de aquellos que pagan la licencia de televisión", según la ley que constituyó el BBC Trust en 2006.

Rona Fairhead presidirá la cadena pública en tiempos de cambios y recortes, dos años antes de que caduque el acuerdo con el Gobierno por el que cobra un canon de 145 libras (183 euros) anuales a todos los hogares con televisión en el Reino Unido, su principal fuente de financiación.

Chris Patten anunció en mayo su renunciaba a la presidencia del BBC Trust por motivos de salud, después de haber sido operado recientemente del corazón.

Lord Patten fue entre otros cargos ministro conservador, comisario europeo y último gobernador colonial de Hong Kong.

Mucha reacción y poca acción para frenar la violencia contra la mujer

Se llamaba Yulissa. Era una de las mejores alumnas de su colegio, a pesar de haber perdido a su madre hace tres meses. Tenía 17 años, muchos sueños y un futuro por construir. Se llamaba Georgina, también era estudiante de 17 años en Yapacaní. Las dos murieron porque alguien las mató. A Yulissa su padrastro, a Georgina aún no se sabe quién. Una fue hallada el viernes de la semana pasada. El cuerpo de la otra joven fue encontrado a un lado de la carretera el miércoles. Su frente tenía señales de golpes mortales.
Hay más. Una joven de 18 años fue violada en Cotoca. De tres detenidos, imputarán a uno de ellos. De acuerdo al defensor del pueblo en el departamento cruceño, Hernán Cabrera, en todo 2013 y la mitad de 2014 se registraron 1.400 casos de violencia sexual contra mujeres y que hay entre cuatro y seis denuncias cada día en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.
Se llama Rosalí Soquinés, es asambleísta departamental suplente por el pueblo indígena yuracaré-moxeño. Denunció acoso sexual de parte del asambleísta titular. Su caso pasó a la Fiscalía y no ha tenido novedades acerca del avance de la causa. De lo que sí tuvo noticias es de una resolución de dirigentes de su pueblo que la destituyeron por acusar a otro asambleísta. Ella dice que esas personas no representan a su pueblo y aún así está luchando para ejercer su derecho a ser autoridad.
Son cuatro casos conocidos de violencia ejercida contra mujeres en una sola semana. Son historias con rostro y con dolor de quienes quedan pidiendo justicia. Casos que siguieron ocurriendo siete días después de que Santa Cruz se conmoviera por el crimen de una bioquímica y después de que las autoridades prometieran llamar al consejo de seguridad ciudadana y de sendos discursos que aseguraban esfuerzos para acabar con el problema.

Sin reglamentación
“Falta voluntad política”, decía el defensor del pueblo de Bolivia, Rolando Villena, en una entrevista en Radio Fides, al señalar que la Ley Integral para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia (348) no tiene reglamento ni presupuesto para ser ejecutada. El representante departamental, Hernán Cabrera, cree que más grave aún es la falta de actitud de los administradores de justicia, para quienes no es prioridad acabar con la violencia a las mujeres.
“El problema de la ley es su implementación y esto muestra la falta de compromiso (más allá de los discursos) y voluntad política de las autoridades. A la fecha no tiene reglamento ni cuenta con dos elementos fundamentales: recursos financieros suficientes para crear los juzgados necesarios y profesionales idóneos que cuenten con la capacidad y la sensibilidad requeridas para enfrentar estos hechos”, sintetiza Cecilia Chacón, activista en defensa de los derechos de las mujeres.
La abogada Flavia Marco pone énfasis en que no hay presupuesto y en que la asignación de recursos deja claro cuáles son las prioridades políticas e institucionales. A ello suma la falta de voluntad política, reflejada la falta de celeridad en la atención de los casos, el desconocimiento de la norma y la falta de coordinación entre los niveles que están llamados a atender este problema. “Mi impresión es que, salvo excepciones, las instituciones llamadas por ley a trabajar en prevención, tratamiento y sanción de las violencias contra las mujeres aún no perciben este flagelo como algo de su competencia, siempre es tema de otros”, dice. Marco Complementa con datos y afirma que es llamativo que en Santa Cruz, “a pesar de tener el mayor número de fiscales del país, tenemos el menor número de imputados por la Ley 348, según la rendición de cuentas de 2013 de la Fiscalía General del Estado, y no es que tengamos menos proporción de casos de violencia contra las mujeres que en otros departamentos”.

Solo reacciones
La Ley Integral durmió en la Asamblea Legislativa durante dos años, antes de que la periodista Hanaly Huaycho fuera asesinada por su pareja. Eso fue en marzo del año pasado. 17 meses después, la norma está sin reglamentación. La diputada Betty Tejada atribuyó la demora a la dificultad de coordinar las acciones a los diferentes niveles del Estado: Gobierno, gobernaciones y municipios. La ministra y la viceministra de Justicia no atendieron el requerimiento de EL DEBER “porque estaban en reuniones”, según sus asistentes.
El lunes 18 de agosto, una concentración en la plaza 24 de Septiembre clamó más seguridad y acciones concretas para acabar con la violencia hacia las mujeres. La conmoción social se debía al feminicidio de una joven bioquímica. El sereno de un parqueo público la mató, la violó, robó su vehículo y paseó con su cuerpo durante varias horas antes de ser detenido al día siguiente.
Como reacción, la Gobernación de Santa Cruz dijo que convocaría al consejo departamental de seguridad ciudadana. Trece días después, no se ha cumplido con la reunión prometida. Al respecto, el secretario de Seguridad Ciudadana del gobierno departamental, Enrique Bruno, explicó que primero han llamado a las instituciones de la sociedad civil para conocer qué acciones están desarrollando y qué sugerencias tienen. Para ello se dieron plazo de una semana y media, después de la cual aseguró que llamarán al consejo departamental de seguridad ciudadana. ¿Hay fecha? Fue la pregunta y la respuesta fue negativa.

¿Qué hacer?
Cecilia Chacón cree que es fundamental que de la indignación pasajera pasemos a la acción. “En el plano social, debemos informarnos, articularnos y movilizarnos para ejercer presión constante sobre las autoridades, exigir presupuestos, personal calificado en los servicios legales integrales municipales, en los juzgados, en la fiscalía, etc. Y hacer seguimiento a los casos que se presentan para evitar que queden en la impunidad.
Sin embargo, el tema va más allá de una demanda a las autoridades, porque también involucra a cada persona. El sociólogo Rodrigo Barahona opina que la violencia se replica porque los niños se crían en medio de ella y que en los hogares se asume que los hombres son superiores a las mujeres. La exdiputada Gabriela Montaño cree que la violencia contra la mujer se produce porque hay alguien que cree que es dueño de ella.
Por eso, Chacón opina que este no es un problema solo de mujeres, sino de toda la sociedad, y que es muy peligroso responsabilizar a las mujeres solamente de ser parte del circuito de reproducción de la violencia. “Lamentablemente por la educación que recibimos todas y todos estamos atravesados por prácticas machistas que hemos naturalizado y que reproducimos inconscientemente. Por eso creo que tanto varones como mujeres somos responsables de luchar para frenar la reproducción de estereotipos y somos responsables de denunciar y de condenar estos hechos”.
Concluyó que hay que dar fin a la disculpa social al padre, al hijo, amigo o hermano que es agresor. “La censura social ha demostrado ser más efectiva que la ley en el amoldamiento del pensamiento y la conducta de las personas”

ESCUELAS SIN VIOLENCIA, LA EXPERIENCIA QUE TRABAJA PARA LOGRAR UN CAMBIO DE CONDUCTA EN ALUMNOS Y MAESTROS
“El amor no se demuestra haciendo daño, sino haciendo feliz al otro”, escribe Henry, de un curso de secundaria. Él estudia en un colegio Fe y Alegría y es uno de los 5.000 alumnos de 10 colegios que son parte del programa Escuelas sin violencia” que se constituye en una esperanza de cambio de actitud frente a una realidad cargada de maltrato.
El programa es impulsado por el sistema de educación Fe y Alegría en 10 escuelas. Hay alrededor de 150 líderes que son alumnos de secundaria y ellos son los que propician que se produzca un cambio de comportamiento para que la violencia, el machismo y la discriminación desaparezcan del lenguaje. Y esas buenas intenciones se reflejan en rostros comprometidos y felices, en buen humor y en lenguaje sencillo que parte de sus propias vivencias en el aula y que después se transmiten en sus hogares.
El miércoles, cuando el programa se hizo conocer en un acto en el hotel Camino Real, los estudiantes de dos colegios presentaron tres obras de teatro. En ellas, unos 30 estudiantes reflejaban situaciones de violencia que viven en la casa y en la escuela. Lo hicieron con buen humor y, lejos de la mirada pesimista, cerraban con optimismo y con esperanza.
La directora ejecutiva del programa, Ana Cecilia Wadsworth, explica que la primera reacción de los alumnos (al empezar el proyecto) fue de curiosidad y hasta de temor, pero siempre con entusiasmo. Y en respuestas iniciales comentaron que se estaban dando cuenta de cuán patriarcales eran sus palabras y conductas. “Por ejemplo: comprendieron que decir que los hombres no lloran o que hay maricones o marimachos son palabras cargadas de prejuicios y de violencia”.
El programa, que ha logrado introducirse en la cotidianidad de los alumnos, en las clases de artes plásticas y de literatura, también permitió que haya catarsis y que los chicos se animen a hablar cuando son víctimas de violencia, para ello tienen buzones en los colegios, donde pueden denunciar que son víctimas o que son testigos de que alguien que conocen está siendo maltratado, según explica Wadsworth.

Durante un año y medio de trabajo, los estudiantes han creado guiones de obras de teatro generados a partir de sus propias vivencias. Con la ayuda de un profesor de teatro, representan a sus padres, a sus maestros y a sí mismos para expresar cómo se sienten respecto a las circunstancias que les toca vivir. También escribieron más de 1.000 cuentos, produjeron murales y participaron en marchas en los barrios para divulgar que la convivencia en paz es posible.
La tarea más difícil se presenta cuando los estudiantes salen de las aulas y retornan a sus hogares o a su entorno más próximo, donde se reproducen las conductas patriarcales. Wadsworth lo reconoce y coincide en que es una tarea de largo plazo, aunque han habido talleres en los que participaron también los padres de familia y los docentes.
Cuando en la sociedad se repite sin pensar que “las mujeres al volante son un peligro constante”, que “los hombres valientes no lloran”, que “las mujercitas deben atender a los hijos”, son inspiradoras las iniciativas que nacen en el núcleo mismo de la sociedad y que abren un camino para el cambio de actitud.

Los niños se están formando en un ambiente violento
RODRIGO BARAHONA - SOCIÓLOGO
Los últimos casos de feminicidio en el país y, sobre todo, la violencia como tal, los explico porque las personas, en el periodo de su infancia, se están forjando en un contexto de permanente violencia, lo que repercute después en su vida personal, sentimental, familiar.
Lamentablemente, hoy en día, la violencia es un fenómeno transversal respecto a todas las etapas por las que atraviesa un ser humano en su proceso de formación como individuo.
La violencia física es la más visible de todas ellas y la percepción de la ciudadanía se queda anclada en ella, pero hay otras formas de violencia que son invisibles y, por eso mismo, pueden ser más dañinas que la primera. La pobreza, el abandono, el desprecio, la indiferencia, hasta un apodo, son formas cotidianas de violencia que inciden en la persona e influyen en sus acciones.
Alimentar estas otras violencias a lo largo de los años desembocará, a posteriori, en conductas y actitudes nocivas contra el entorno inmediato. Un asesinato es un acto violento porque la persona que lo cometió tuvo también un pasado violento.
Eso por una parte. Por la otra, hay una suerte de dominación masculina respecto al trato con la mujer. El principio de alteridad se difumina y se impone el principio de superioridad masculina, que se nutre de prácticas condescendientes y legitimadoras, como añadir el apellido del esposo cuando la mujer cambia de estado civil.
Los códigos sociales y culturales de la sociedad contemporánea, en su mayoría, corresponden a los códigos masculinos

Fallos judiciales vulneran derechos de las mujeres

En seis estudios de casos de igual número de procesos penales existe una constante: sobre la base de su sana crítica, los juzgadores “vulneran los derechos de las mujeres, poniendo en duda sus testimonios (incluso cuando se trata de niñas), valorando negativamente su comportamiento o sancionando a los culpables con penas menores a las establecidas en la normativa”. El juez puede anteponer incluso el “honor” del feminicida para disminuir su sanción.

Jueces anteponen visiones personales patriarcales. En el ámbito judicial, la sana crítica es un mecanismo para la correcta apreciación de las pruebas porque permite que el juzgador no solo valore el caso con base en la letra muerta de las leyes o la rigidez de los elementos probatorios o la influencia de prejuicios de externos. Sin embargo, un estudio que analiza la sana crítica en seis casos de violencia contra las mujeres, ejecutada por hombres, muestra que los jueces anteponen sus propias visiones patriarcales y coloniales en contra de las mujeres.

Martha Noya, una de las investigadoras y miembro del Centro Juana Azurduy de Sucre, explica que la sana crítica implica que los juzgadores deben analizar la prueba material, pero además deben aportar a ese análisis un razonamiento lógico, su formación, su experiencia, su manera de pensar y mirar a la sociedad.

Hay casos puntuales que apoyan el estudio. Los resultados muestran que “en el momento en que los juzgadores aplican la sentencia, sus criterios permean de manera evidente su formación androcéntrica, patriarcal, machista y los prejuicios que tienen sobre las relaciones de género”. Así lo reflejan los seis casos estudiados: tres en la ciudad de Sucre, uno en Santa Cruz, otro en Cochabamba, y uno en El Alto. En todos los casos hubo jueces hombres y en todos los casos hubo víctimas mujeres y/o niños, señala el informe.

Denuncian venta de mujeres yazidíes a islamistas en Siria

Decenas de mujeres yazidíes capturadas en Irak por los yihadistas del Estado Islámico (EI) fueron obligadas a convertirse al islam y "vendidas” para ser casadas por la fuerza en Siria con combatientes de este grupo yihadista, informó una ONG en el país.
El EI, que siembra el terror en los territorios que controla en Irak y en Siria, "repartió entre sus combatientes a 300 niñas y mujeres de la comunidad yazidí que habían sido secuestradas en Irak durante las últimas semanas”, informó en un comunicado el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).
"Entre estas 300 mujeres, al menos 27 fueron ‘vendidas y casadas’ con miembros del EI en las provincias septentrionales de Alepo y de Raqa y en la de Hasaka”, informa la ONG, que cuenta con una extensa y eficiente red de fuentes civiles, militares y médicas en Siria.
"Cada mujer fue vendida por 1.000 dólares, tras haber sido convertida al islam”, precisó.
Los yazidíes son una comunidad kurdófona no musulmana.
El OSDH desconoce si las demás mujeres fueron vendidas y forzadas a casarse, pero asegura que son consideradas técnicamente "prisioneras de guerra”.
Precisó que hace tres semanas, dignatarios árabes y kurdos de la provincia de Hasaka intentaron liberar a estas mujeres ofreciendo dinero a los yihadistas con la excusa de que querían casarse con ellas, pero el grupo extremista lo rechazó de pleno.
El OSDH denunció "la venta de estas mujeres tratadas como si fueran bienes materiales”.
Los crímenes islamistas
El 12 de agosto, el relator especial de la ONU sobre la libertad de religión y de creencias, Heiner Beilefeldt, dijo que se tenía noticia de ejecuciones y secuestros de cientos de mujeres y de niños por el EI, y de casos de mujeres vendidas a combatientes de este grupo ultrarradical.
Los refugiados yazidíes en Irak lo confirmaron a la prensa.
El EI sigue una versión del islam denunciada por la mayoría de las corrientes islamistas.
Tanto en Siria como en Irak multiplica las decapitaciones, las lapidaciones e incluso las crucifixiones contra los que considera sus enemigos.
Por tal motivo, más de tres millones de sirios huyeron de su país, golpeado por la guerra civil y por las atrocidades de los yihadistas del Estado Islámico (EI), a los que el presidente de EEUU Barack Obama aún no ha decidido si atacará en Siria.
Las atrocidades se multiplican en Siria, donde el EI ejecutó esta semana a más de 160 soldados en el norte del país asiático.
El grupo ultrarradical difundió un video en el que decenas de jóvenes, presentados como soldados sirios, marchan por el desierto en ropa interior, descalzos y con las manos en la cabeza.



Crisis islamista
EEUU El secretario de Estado, John Kerry, abogó por formar una coalición mundial para luchar contra los yihadistas del Estado Islámico (EI), que multiplican las atrocidades en los territorios que controlan en Siria e Irak.
Ejecución El Estado Islámico decapitó a un combatiente de las fuerzas kurdas, según un video en el que el grupo yihadista amenaza al gobierno de la región autónoma del Kurdistán iraquí y a EEUU por su lucha contra los extremistas en el norte de Irak
Irak Irak no sufre una guerra sectaria, sino que es víctima del ataque de una organización, el Estado Islámico, que representa un verdadero peligro para toda la humanidad, aseguró el Gobierno iraquí.

Coordinadora de la Mujer repudia a Doria Medina, Navarro y Zabala

La Coordinadora de la Mujer se sumó ayer al repudio contra los candidatos a asambleístas, Ciro Zabala (MAS) y Jaime Navarro (UD), y contra el presidenciable Samuel Doria Medina (UD) por las supuestas revelaciones de sus actitudes machistas en los recientes días.

"Lamentamos que en este contexto electoral se hayan hecho públicas situaciones de violencia del candidato por Unidad Demócrata (UD) Jaime Navarro y lamentamos porque no esperábamos que los candidatos tuvieran estos antecedentes”, dijo Mónica Novillo, representante de la Coordinadora de la Mujer entrevistada por la red ATB.
Pero además dijo que esa organización está planteando su repudio ante cualquier forma de violencia, "pero también a quienes acallan y quienes son de manera velada cómplices en el caso del rol que ha jugado Samuel Doria Medina”, explicó.
El viernes salió a la luz pública un audio en el que se escucha la supuesta voz de Samuel Doria Medina planteando un arreglo a la expareja de Jaime Navarro, Jimena Grock, por las denuncias de violencia que interpuso contra el candidato. En la conversación Samuel además la llama "complicada”.
Ella responde: "Me siento peor, porque, encima de todo el maltrato que yo he recibido, que yo sea la complicada no es justo” y le recuerda al jefe de UD que fue víctima de amenazas por parte de Arturo Murillo.

Violencia y elecciones

En el caso del candidato Ciro Zabala, de Cochabamba, la Coordinadora de la Mujer realizó ya una manifestación en contra de sus "posturas machistas”, dijo Novillo.
"Reflejan justamente los valores y prejuicios en nuestra sociedad en relación a la participación de las mujeres, pero también en relación a problemáticas que nos afectan, como es el tema de la violencia contra las mujeres”, afirmó.
Navarro salió a la palestra el viernes y -con la voz entrecortada- dijo que jamás golpeó a una mujer y que nunca lo hará, mientras que Doria Medina calificó de "canallas” a los masistas que difundieron el audio.
Desde Cochabamba, la masista Celima Torrico indicó ayer que "la violencia contra la mujer no es caso privado, sino es un delito público. Si el señor Samuel Doria Medina sabía una denuncia, sobre todo de su compinche, debería pues en su momento denunciar, no protegerlo”.
A su vez, el candidato a diputado por el Movimiento Sin Miedo (MSM) Edwin Herrera dijo que "se está desnudando que tenemos líderes políticos que de alguna manera justifican la violencia contra las mujeres”.
El postulante a la Cámara Baja dijo que el presidente y candidato Evo Morales "desde sus coplas les quita los calzones a las ministras, pasando porque las mujeres se embarazan y eso supone que Evo cumple, hasta que el voto se decide en la cama... tienen que renunciar”.



Suárez: "Es una cobardía que un hombre pegue a una mujer”

Página Siete / La Paz
"Me parece una bajeza y una cobardía que un hombre le pegue a una mujer. Lógicamente hay denuncias que se hacen y que tienen que ser demostradas a través de la justicia”, aseveró ayer el candidato a vicepresidente por Unidad Demócrata (UD), Ernesto Suárez Sattori, en una entrevista con la red ERBOL.
Al respecto de un audio publicado ayer por los medios de comunicación, donde se oye la supuesta voz de Samuel Doria Medina conversando con la expareja del candidato a senador por UD Jaime Navarro, Jimena Grock, y amenazándola con mandarla a trabajar a Trinidad, Beni, como castigo si no paraba el problema con Navarro, el candidato -quien es oriundo del Beni- dijo que aún no pudo hablar con Doria Medina del tema.
No obstante, consideró que "traer problemas internos, problemas familiares, inmiscuirlos en la política me parece una bajeza”, con respecto a las intenciones tras la revelación del mencionado audio.
Ayer, residentes trinitarios en Santa Cruz fueron entrevistados por la red ATB e indicaron que consideran que trabajar en Trinidad jamás debe ser considerado un castigo y calificaron las supuestas declaraciones de Doria Medina como discriminatorias contra su ciudad.
En la grabación, Grock le recuerda a Samuel Doria Medina que la primera vez que Jaime Navarro la golpeó fue en una reunión realizada en el domicilio del líder de UD, pero que no fue la única. Además menciona que incluso fue amenazada por el copartidario Arturo Murillo.
Doria Medina cita a Grock un papel que le mandó para llegar a un acuerdo; si no aceptaba, ella sería enviada a Trinidad.

NIRDA BARRIGA CADIMA /// LA NUEVA PRESIDENTA DEL COMITé CíVICO FEMENINO DE COCHABAMBA PRESENTA SU PLAN DE TRABAJO A LA SOCIEDAD.

Desde niña Nirda Adela Barriga Cadima estableció en su formación en base

a los valores más trascendentales; los que con el paso del tiempo inclinaron su vida hacia el servicio y la solidaridad.

Su formación primaria la realizó en el colegio Alemán Santa María, posteriormente culminó la carrera de Derecho con mención en Relaciones Internacionales, Métodos de Conciliación y Arbitraje. Además de los estudios de posgrado en Derechos Humanos en la Universidad Mayor de San Simón.

Muchas fueron sus experiencias individuales que la guiaron hacia el trabajo voluntario en varias organizaciones de esta ciudad.

Hasta que este año tiene la posibilidad de encabezar una de las instituciones cochabambinas más representativas, la presidencia del Comité Cívico Femenino de Cochabamba, cargo que le permitirá tener injerencia en algunos aspectos sociales y de esta manera cumplir anhelos sociales.

Desde sus nuevas funciones Nirda Barriga asume el compromiso con la región, por ello, junto a sus nuevo directorio planteará formular propuestas que estén destinadas a cuidar y mejorar la calidad de vida de la población del departamento.

Entre los objetivos planteados por esta nueva directiva se encuentran la promoción de la unidad de todas las instituciones departamentales, además del fortalecimiento de la presencia institucional en todos los ámbitos de la sociedad.

De igual manera pretende realizar tareas necesarias dirigidas a la defensa de los derechos ciudadanos y la capacitación en Derechos Humanos.

Uno de los aspectos más importantes para Barriga es el trabajo que debe realizar en el tema de las víctimas de violencia; puesto que a la fecha el país está en el segundo peldaño de América Latina.

Entre los hitos más representativos se encuentran la lucha contra el analfabetismo, la orientación jurídica en general, capacitación en áreas de recuperación de autoestima, promover la autonomía, crecimiento económico y recuperación de sus culturas y saberes ancestrales.

De igual manera este ente matriz busca incentivar la creación de otros Comités Cívicos en las provincias del departamento, con la finalidad de unir a las mujeres.

De acuerdo a Nirda Barriga las mujeres cochabambinas tienen un linaje de lucha que recuperar para transmitirlo a las nuevas generaciones.