viernes, 22 de julio de 2016

Theresa May, un estilo ecléctico que confirma su determinación



Tras un firme apretón de manos con la reina Isabel II, Theresa May se conviertió en la primera ministra del Reino Unido, una mujer que ha perfilado un estilo ecléctico, que refleja su personalidad y aplomo, sin ceñirse a las últimas tendencias.

Desde 2010, momento en el que fue nombrada ministra del Interior, May ha bajado de peso y ha cambiado su corte de pelo sin perder su esencia y particular estilo clásico que a veces refresca con prendas más atrevidas como botas de mosquetero, vistosos zapatos o chaquetas con llamativos estampados.

Theresa May, una imagen serena y experimentada

Paulatinamente, ha pasado de la media melena al cabello corto, sin excesos, sin ocultar las canas, que “le aportan una imagen serena y experimentada”, según ha explicado a Efe Antoni Gutiérrez-Rubí, asesor de comunicación y consultor político.

Consciente de que su imagen va a ser tan analizada como sus decisiones políticas, “ha preferido mantener una imagen natural, una apuesta que denota una gran determinación en una sociedad mediatizada”.

Gutiérrez-Rubí considera que Theresa May “es una mujer que se impone objetivos y normas, y se adapta si tiene que hacerlo, pero no está dispuesta a transformarse, lo que denota una gran seguridad”.

Este consultor y asesor político describe a la primera ministra británica como “una mujer convincente, con una larga trayectoria política y mucha experiencia en varios ámbitos de la gestión. Sabe cómo enfrentarse a los elementos”, dice, y añade que un político así es “muy conveniente hoy para los conservadores británicos”.

La segunda mujer en la historia de este país en tomar el cargo, después de Margaret Thatcher, luce en sus apariciones públicas un estilo sobrio que ha ido cambiando con el tiempo, donde las chaquetas estampadas, con dibujos y cortes geométricos, durante su etapa como portavoz de los conservadores, han dado paso a tonos básicos, no exentos de vivacidad en patrones más clásicos.

Una mujer de carácter

Un estilo que tiene mucho que ver con su personalidad. “Es una mujer de carácter reservado y serio. Toma decisiones y las sabe comunicar. Deja poco espacio a la duda utilizando frases cortas y es evidente su gusto por el cumplimiento formal de las leyes”, indica Gutiérrez-Rubí.

Advierte de que no le intimida la responsabilidad, “le gusta”. “Es estricta y el rigor es importante para ella”.

Los zapatos, su debilidad

Chaquetas amplias, de varios bolsillos, en tonos rojos, verdes y los clásicos marinos, además de gris o chocolate forman parte de su fondo de armario, en el que las prendas han ido reduciendo su talla.

Las faldas justo a la rodilla o por encima son lo habitual, aunque combina los pantalones como uniforme de trabajo.

Durante los últimos meses, el calzado es el aspecto que más ha innovado en su vestuario. Su altura le permite utilizar bailarinas y calzado con poco tacón, aunque no renuncia a finos “stilletos”. Estampados de tigre en diferentes tonos, con lazos o bien adornos con apliques de piedras de colores o tachuelas han sido habituales.

Como complementos, los collares de abalorios y bolas en distintos colores son una constante en su vestuario, siendo especialmente fiel a una gargantilla de generosas cuentas dorado que forma parte de su joyero desde hace años.


En Tarija, las mujeres viven más que los hombres



“Como me vez te verás” dice el dicho y nada es más cierto, todos avanzamos con paso seguro hacia la vejez. “Prefiero morir joven aseguran muchos”, sobre todo las mujeres, ante el temor a los inminentes efectos del paso del tiempo que va dejando: arrugas, cabellos blancos y el temible efecto de la gravedad para el cuerpo.
El manifiesto de vanidad “mejor morir que envejecer” se justifica también por el miedo de enfrentar los sufrimientos de la vejez y las patologías que se presentan en la tercera edad. Las dolencias de la vejez de las que casi todos somos testigos hacen que las personas contemplen con temor el llegar a tener una vida larga.
Pero más allá de esto, los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), reflejan que al igual que en muchos otros países en Bolivia y en Tarija las mujeres viven más que los hombres.
Por ejemplo en los hombres la esperanza de vida creció de 52 años a 66,9, es decir, los bolivianos tienen más esperanza de vida ahora. En las mujeres fue de 69,17 años, mayor que la de los hombres.
Si miramos la evolución de la Esperanza de Vida en Bolivia en los últimos años, vemos que ha subido respecto a 2011 en el que fue de 66,63 años, al igual de lo que ocurre respecto a 2002, en el que estaba en 63,67 años.

“Viejo sólo mi cuerpo”
No me siento diferente por dentro, sigo siendo la misma de siempre, “viejo sólo mi cuerpo”, dice Natalia Castañón Chuquimia, doña Naty, profesora jubilada, quien asegura que el secreto de una vida es la alegría.
“Tengo cinco hijos, 15 nietos y dos bisnietos, mi familia es muy unida, cocino para todos, disfruto de mis nietos y ahora de mis bisnietos, sigo cambiando pañales, preparando biberones, atendiendo la hora del almuerzo”, asegura doña Naty, que según nos cuenta comienza su día preparando el desayuno y esperando la llegada de dos de sus nietos, que acompañados de la niñera pasan la mañana bajo su cuidado.
“Me considero una mujer fuerte y sana, es verdad que ahora ya no tengo la vitalidad de antes, que hacía de todo, pero lo más importante es tener amor a la vida. En mi casa soy yo la que organiza todo, nada se hace si no lo ordeno”, asegura la profesora jubilada y viuda hace diez años.

Actividad física y mental
La doctora en medicina general Carola Guzmán Trujillo, asegura que las personas que llegan a edad avanzada y que mantienen algún tipo de actividad para sentirse útiles y productivas son más sanas y sobrellevan mejor las patologías de la edad.
“Es importante que las personas que llegan a la tercera edad tengan una rutina, una forma de distraerse y mantenerse activas en algún trabajo sencillo como tejer y realizar manualidades. El deterioro aumenta cuando se las deja aisladas de la sociedad”, lamenta.
Recomendó además el cuidado en la dieta que influye para preservar un estado de salud más óptimo, con alimentos balanceados ricos en proteínas, verduras, frutas y evitando los carbohidratos, ya que a cierta edad los problemas de constipación son más frecuentes.

Las mujeres viven más
Las mujeres viven más tiempo que los hombres. Es una realidad que se repite no sólo en Tarija sino en todo el mundo. Y aunque numerosas investigaciones han tratado de explicar esta diferencia, sus motivos no terminan de ser claros ¿A qué se debe la mayor longevidad femenina? ¿Ha sido así a lo largo de toda la historia de la Humanidad?
La respuesta es un rotundo no. De hecho, según un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Gerontología Leonard Davis, de la Universidad del Sur de California, la ventaja de las mujeres en cuanto a sus expectativas de vida con respecto a los hombres emergió en tiempos muy recientes, no más allá de principios del siglo XX. El trabajo se publica en Proceedings of National Academy of Sciences.
A medida que la prevención de enfermedades infecciosas se fue extendiendo por el mundo entre las personas nacidas en el siglo XIX y principios del XX, junto a la mejora de las dietas alimenticias y otros comportamientos beneficiosos para la salud, las tasas de mortalidad se desplomaron. Pero fueron las mujeres las que empezaron a cosechar los beneficios de la longevidad a un ritmo mucho más rápido que los hombres.
Para el profesor de Gerontología de la Universidad del Sur de California Eileen Crimmins, una de las consecuencias de esta disminución masiva, aunque desigual, de la mortalidad fue la constatación de que las enfermedades cardíacas se convirtieron en la principal causa de muerte entre los hombres adultos.
“Nos sorprendió la forma en que se concentraba la divergencia de la mortalidad entre hombres y mujeres, originada a partir de 1870, en el intervalo que va de los 50 a los 70 años de edad. Una diferencia que se desvanece bruscamente después de los 80 años”, afirma Crimmins.
El estudio examina la esperanza de vida de personas nacidas entre los años 1800 y 1935 en trece naciones desarrolladas.
Y centrándose en la mortalidad de adultos mayores de 40 años, el equipo encontró que en personas nacidas después de 1880, las tasas de mortalidad femenina disminuían hasta un 70 por ciento más rápido que las de los hombres. Incluso cuando los investigadores descartaron el tabaquismo, las enfermedades cardiovasculares parecían seguir siendo la causa principal de muertes en hombres adultos mayores de 40 años.
Sorprendentemente, fumar daba cuenta sólo del 30 por ciento de la diferencia en la mortalidad entre ambos sexos para los nacidos después de 1890.
El desigual impacto de las muertes relacionadas con la enfermedad cardiovascular en los varones, especialmente en los de mediana edad, plantea la cuestión de si los hombres y las mujeres se enfrentan a diferentes riesgos de enfermedades del corazón debido a sus características biológicas y/o a factores de protección en diferentes momentos de su vida.
Entre las posibles explicaciones está la hipótesis de que el ritmo cardiaco de una mujer aumenta durante la segunda mitad del ciclo menstrual, lo que genera los mismos beneficios que el ejercicio moderado.
El resultado es que se retrasa el riesgo de una enfermedad cardiovascular o puede ser que se trate simplemente de una cuestión de tamaño.
La gente más alta tiene más células en su cuerpo, lo que implica que tienen más probabilidades de desarrollar mutaciones peligrosas. Los cuerpos más grandes también queman más energía, lo que puede perjudicar más sus tejidos.
Según los investigadores, para llegar al fondo de la cuestión será necesario seguir investigando. Nuevos estudios podrían incluir el análisis de la dieta y el ejercicio, las diferencias entre países, el examen más profundo de la genética y la vulnerabilidad biológica entre sexos a nivel celular, así como la relación de estos hallazgos para la salud cerebral en edades más avanzadas.

Chequeo médico
“Se ha registrado que en la tercera edad se presentan los problemas de osteoporosis, artrosis, lumbalgias por la deformación de la columna, dorsalgias, diabetes y la artritis que es muy frecuente en Tarija”, explica la doctora.
De esta manera, asegura que es fundamental controlar la presión y realizar un control médico, aún si se sienten bien, con una frecuencia de una o dos veces al año por lo menos.

POSIBLES CAUSAS para que las mujeres vivan más

Ciclo menstrual
El ritmo cardiaco de una mujer aumenta durante la segunda mitad del ciclo menstrual, lo que genera los mismos beneficios que el ejercicio moderado.

Prevención de enfermedades
A medida que la prevención de enfermedades infecciosas se fue extendiendo por el mundo entre las personas nacidas en el siglo XIX y principios del XX, la muerte en mujeres disminuyó

Tamaño
La gente más alta tiene más células en su cuerpo, lo que implica que tienen más probabilidades de desarrollar mutaciones peligrosas

Hay dos procesados por feminicidio en la ciudad de Potosí

Los ciudadanos Javier Edgar M. y David Enrique T. enfrentan un juicio oral ante el Tribunal de Sentencia Nº 3 de la ciudad de Potosí, acusados por la presunta comisión del delito de feminicidio.
El presidente del mencionado tribunal, Simar Álvarez, informó que el juicio comenzó el 7 de julio y la próxima audiencia está convocada para el viernes 29 de julio, desde las 9:00.
Por el momento, no se sabe cuándo terminará el juicio oral público debido a que se presentan dificultades no previstas, pero también deben recibir las declaraciones de los testigos, presentación de pruebas de cargo y descargo, así como la producción de los resultados logrados por los peritos.

LOS HECHOS
Según la acusación fiscal, el 5 de agosto de 2015, Consuelo Elizabeth G. se encontró con los ahora procesados en el local 25 de Diciembre y compartió bebidas alcohólicas con ellos.
Más adelante, los tres salieron rumbo a la casa de Javier Edgar M., ubicada en la calle Hoyos esquina Santelices y siguieron bebiendo y en medio de esa "farra" los dos varones habrían tenido relaciones sexuales con la mujer, aspecto que los imputados negaron.
La acusación afirma que la mujer fue vejada al extremo de ser, posteriormente, estrangulada y su cuerpo fue abandonado en plena calle, aunque su muerte habría ocurrido al interior del inmueble.
Cuando se produjo el levantamiento legal del cadáver de la abogada, se dio a conocer que ese era el cuarto caso de feminicidio, lo cual desató una ola de protesta de parte de las organizaciones que defienden los derechos de las mujeres.
El Ministerio Público pretende demostrar la comisión del delito en cuestión, mientras que la defensa busca que los dos procesados sean liberados de los cargos, lo cual depende de las pruebas que presenten, según se informó.
4

FEMINICIDIOS se registraron en 2015 con el de la abogada que habría sido abusada sexualmente, maltratada y posteriormente estrangulada.

Son 30 años de reclusión

La "Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una vida libre de violencia" establece una pena de reclusión de 30 años sin derecho a indulto por el delito de feminicidio.
La norma fue acelerada en el parlamento después de que el 12 de febrero de 2013, la periodista Hanalí Huaycho fue asesinada a puñaladas por su marido, el teniente de policía Jorge Clavijo, y en presencia de su hijo de cinco años.Hasta la fecha la justicia no han dado con el agente.

jueves, 21 de julio de 2016

El Club de las “Malas Madres” desafía los esquemas de Tarija



“Auténticas superwoman” o “mujeres todoterreno”, así es como se establece que tienen que ser las madres de hoy. Y es que la presión de la sociedad sobre las mujeres es innegable. Y lo es mucho más en Tarija, cuya sociedad aún no ha dejado sus viejos patrones.

Suegras, madres, tías y demás exigen a las flamantes mamás ser “mujeres todoterreno” y eso es imposible en la sociedad actual. Sin embargo, todas las féminas que tienen hijos, en mayor o menor medida, intentan ser así dando como resultado un verdadero estrés y un estado de angustia que, en algunas ocasiones, les lleva a creer que están a punto de estallar.
Andrea Gutiérrez se preocupó mucho cuando su hijo le dijo que veía “las líneas torcidas”. Pidió el día libre en el trabajo para ir a la consulta del oculista, el problema no podía esperar. El especialista, después de examinar detenidamente al pequeño, dictaminó: “El niño no tiene problemas de visión, pero sí el flequillo demasiado largo, señora… ¡igual debería llevarlo al peluquero y no al médico! Andrea salió disparada de la consulta hacia el peluquero. Esa misma noche solicitó su entrada al club de “Malas Madres”. Allí la recibieron con aplausos y carcajadas. Pero ¿de qué se trata?
“Malas Madres” es un club online a la que cualquier mujer del mundo de habla hispana puede ingresar, pero más allá del entretenimiento y el apoyo de grupo, el club revela un fenómeno creciente que atañe a madres que no sólo cuidan a sus hijos sino que deben lidiar con el trabajo, el tiempo para el esposo, las amigas y el tiempo para ellas mismas. Este dividirse de la mujer a menudo está muy mal visto para sociedades como la tarijeña.
“Queremos ser madres, pero también mujeres”, es el lema fundamental del club y continúa: “Estamos hartas de que nos etiqueten como progenitoras: teta o biberón… no hay matices. Venimos a reivindicar que seguimos siendo mujeres y no somos perfectas, ni superwomans, y que, además, no nos conviene para nada el tener superpoderes”, explica Laura Baena, quien fundó el club hace cuatro meses y que admite tener “pensamientos impuros de mala madre” como irse de campamento o asistir a una fiesta. “¡Queremos echaros de menos!”, destaca. En las bases fundacionales del club se reconoce que detrás de una #malamadre (etiqueta en las redes sociales) hay un #buenpadre “que cocina mal, pero lo intenta, (…) y que por las noches es sordo como una tapia”, una #buenaabuela “que lo critica todo, pero con amor”. Unos #buenos hijos “con pilas inagotables que mandan sobre todas las cosas”. Y “una sociedad que te mira de reojo porque no te dedicas exclusivamente a tus hijos, tienes metas en la vida y planes en los que no entran tus niños”.
Sin embargo, se deja en claro que siempre harán “lo mejor” por sus hijos, “que han venido a cambiarnos las vidas y a darnos de cara con una realidad que pensábamos sería más llevadera, pero no queremos olvidarnos de nosotras. Y venimos a quitarnos los complejos, a reírnos de nosotras mismas, a reconocer que no llegamos a todo, que soñamos con descansar los lunes y que nos encanta la comida basura cuando cae la tarde (…)”.
Ése, es el club de Malas Madres que poco a poco va ganando adeptas no sólo a nivel internacional sino también en Tarija, donde muchas jovencitas admitieron haberse unido a él.

Tarija y sus prejuicios
Como en todas las ciudades más conservadoras del mundo, Tarija no ha dejado atrás sus esquemas. Hasta los años 90 las mujeres tenían en promedio cinco hijos o más, en este contexto trabajar era contradictorio con el cuidado de los hijos, por lo que preferían quedarse al cuidado de éstos durante todo el día. Además la sociedad así lo exigía.
De esta manera, las responsabilidades de la mujer eran la huerta, los trabajos de casa y por supuesto los niños. Empero, hoy todo ha cambiado.
Laura Zúñiga después de 25 años, se sorprende de la transformación que ha tenido la maternidad y la forma de criar a los niños.
Admite que para ella es difícil aceptar que su hija trabaje, vaya al gimnasio, se reúna con amigas y en horarios laborales deje a su hija de tres años en la guardería. “Las mujeres de antes éramos dedicadas al cuidado de los hijos, no salíamos a ninguna fiesta ni trabajábamos”, afirma mientras suelta una tímida risa.
Empero, Laura no es la única mujer en Tarija que piensa de esta manera, pues un breve sondeo realizado por El País eN a madres jóvenes reveló que de 30 consultadas 20 afirman sentirse presionadas por el fantasma de la maternidad antigua.
Claudia Herrera (20 años), mamá de Isabel de apenas tres meses, asegura que lo más difícil de la maternidad, fuera de los trasnoches y cuidados diarios, es el tener que enfrentar las continuas críticas en su entorno, mismas que ponen en entredicho su capacidad de ser madre, sólo por preocuparse de recuperar su aspecto físico para poder usar la ropa juvenil que le gusta.
“Me siento tan capaz de ser una buena madre, me parece ridículo que se pongan a criticarme y tildarme de inmadura, de mala madre, por querer ir a un gimnasio a recuperar mi figura o por mi gusto vistiendo. Me dicen que debo ser más recatada y no sólo ser madre sino parecerlo con batones y ruleros. Es injusto que me critiquen de cría sólo por mi juventud”, dice molesta por los comentarios que recibe tanto en su ámbito familiar como de las amistades cercanas a su familia.
En otro caso, Julia Castro, plenamente feliz por ser madre, pero en ocasiones motivada a desaparecer para no escuchar más llanto, sufrió lo que se denomina: depresión postparto. La terapia le ayudó a salir de este inquietante cuadro para entender que su agotamiento no le hacía peor ni mejor madre sino más bien un ser más humano.
Julia asegura que tanto su familia como su pareja cuestionaron su aptitud por la maternidad, pues sus depresiones fuertes le impedían atender a su hija y mucho menos a su esposo. Sin embargo, su estado emocional no era algo que podía controlar en ese momento y las críticas sólo la empeoraban.
Para la psicóloga Claudia Bernal, Tarija es una sociedad muy conservadora que ve con malos ojos una cesárea, censura el dar biberón, critica el que los padres dejen a los niños en una guardería y peor aún “habla de más” para la madre que en vez de estar las 24 horas con su hijo se da tiempo para trabajar y para su arreglo personal.

“Malas madres” o
“Mujeres orquesta”
Sin duda los tiempos han cambiado. De acuerdo al club “Malas Madres”, las llamadas así por la sociedad son aquellas que se han convertido en “mujeres orquesta” que no sólo se dedican al cuidado de sus hijos sino al trabajo, al esposo y a ellas mismas. Algunas abuelas dicen: “Qué difícil lo tienes ahora para triunfar”. Ya no basta con tener hijos estudiosos y educados.
Ha quedado demostrado que triunfar hoy día para la mujer implica ser una madre responsable, una brillante profesional, tener un grupo de amigas, aprender a ser independiente a nivel emocional y económico; tener tiempo para leer, hacer ejercicio, practicar aficiones, entrar en una talla 40 el resto de su vida, tener al lado a un hombre que valore su esfuerzo, su trabajo, la quiera tal y como es, sea cariñoso y comprensivo, y sepa compaginar con ella las tareas domésticas y la educación de los hijos.
Demasiados roles, exigencias y expectativas altísimas, que hacen que las mujeres tengan la sensación de estar en todo sin llegar a nada.
Pero más allá de todo esto, el club recomienda que cuando usted crea que no está cumpliendo a la perfección con la atención de sus hijos, no se valore a sí misma de forma negativa. Hay madres que se creen “malas madres” por no cumplir con sus expectativas o las que impone la sociedad.
En relación a esto, los psicólogos recomiendan no puntuarse en función de la cantidad de tiempo que dedica a los niños. Lo que debe valorar y a lo que debe dedicar atención es a la calidad de las relaciones y el vínculo con sus hijos. “Tampoco se le ocurra sentirse culpable por compaginar su maternidad con su labor como profesional, por dedicar tiempo a salir a correr o querer leer un libro a solas y tranquila en el sillón. Sus hijos serán más felices si su madre se siente satisfecha, plena y profesionalmente realizada. No se engañe convenciéndose de que ser madre es suficiente para sentirse completa”, detalla Bernal.
Y agrega “Si consigue compaginar su trabajo, su pareja, su vida social, el tiempo que se dedica a sí misma y el de los hijos, comprendiendo que no es perfecta, será más feliz que si vive de forma abnegada y con sacrificio la relación con los niños”.

El club de “Malas Madres” gana adeptas en Tarija
Laura, Claudia, Julia y Andrea son cuatro tarijeñas que ya forman parte de este club internacional (clubdemalasmadres.com). Aseguran que pertenecer a éste les ha ayudado con el nuevo rol que deben desempeñar, pues ahí se dan consejos para equilibrar las actividades y sobre todo se motiva el equilibrio entre ser mujer y ser madre.
“Hay un día a la semana que se llama #malamadrear, se trata de un día en el que toda #malamadre se toma tiempo para oxigenar su mente, sentirse de nuevo persona y echar de menos a los buenos hijos y al buen padre (si lo hay). La condición indispensable del club es que dure al menos una hora y que tenga lugar a una distancia mínima de 10 kilómetros del hogar familiar”, explica Claudia. Al mismo tiempo aclara que este club de ninguna manera relega a los hijos sino más bien ayuda a las mujeres a ser más felices equilibrando todos los roles que deben cumplir en la sociedad actual. “Malas Madres es una forma sarcástica de llamarnos y que busca satirizar los prejuicios de las mujeres antiguas. En el club nos ayudan a ser madres en la sociedad actual, a convivir con los prejuicios y a evitar que nuestra vida termine en un caos”, concluye.

Natalidad decae en el departamento de Tarija

Pero el nuevo rol que debe jugar la mujer en la actualidad (mujeres orquesta) no sólo está cambiando la forma de criar a los hijos sino también está influyendo en el número de hijos que se desea tener, pues no es fácil lograr un equilibrio con una gran cantidad de hijos.
Diferentes estudios revelan que con el desarrollo de la última década en el país, la tasa de fecundidad ha ido descendiendo progresivamente. La tasa considerada óptima para el desarrollo sostenible mundial según la Organización Mundial de la Salud es de 2,6 nacimientos por mujer.
Los datos del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Tarija señalan que el departamento ya está en esos niveles, y con tendencia a rebajarlo.
Según el estudio “Características y Situación de la Fecundidad en Bolivia”, la caída de la tasa de fecundidad en los países europeos se atribuye a dos factores: por una parte, el progreso de las técnicas anticonceptivas, muy accesibles y por otra parte a la disminución del número de niños deseados como consecuencia de los cambios económicos y sociales.
En el caso de Tarija, el responsable del programa Madre-Niño del Sedes, Wilber Leytón, hizo una relación de la tasa de fecundidad, de 1998 y de diez años después. Con ella mostró en base a la Encuesta Nacional de Demografía Salud (ENDSA) que en ese periodo, en el área rural bajó de 7,9 a 3, y en la urbana disminuyó de 3,7 a 2,1; lo que hizo que en general que redujera de 3,8 a 2,5; inferior al promedio que se espera en el mundo, que es 2,6.

Inicia juicio contra Kushner el 27 de julio y pedirán pena máxima

El juicio oral contra William Kushner iniciará el 27 de julio y la parte acusadora probará que la muerte de Andrea Aramayo no fue “homicidio en accidente de tránsito”, sino “feminicidio”, cuya pena son 30 años de prisión sin derecho a indulto, anunció el miércoles la abogada Paola Barriga.

“Con asistencia de las partes comenzará el juicio oral en contra de Kushner y mantendremos que Andrea Aramayo fue víctima de feminicidio y murió en la madrugada del 19 de agosto de 2015 por múltiples lesiones en el cráneo, hemorragia y otros”, explicó a la ABI.

A su juicio, es vergonzoso que la Fiscalía emitiera una acusación por accidente de tránsito, con elementos nada objetivos.

Recordó que después de tres días del hecho, recién se realizó una inspección al lugar, que invalidaría las pericias, pero afirmó que existen otros hechos que son contundentes que coadyuvarán a la acusación particular.

La abogada lamentó que los fiscales modificaran el tipo penal y acusarán a Kushner por homicidio en accidente de tránsito, con la agravante de que estaba bajo influencia de bebidas alcohólicas.

A su juicio, si se consolida esa acusación, esa modificación del tipo penal, el caso quedará en la impunidad y el imputado se beneficiará con una pena de 8 años de prisión.

Anunció que en el juicio presentarán testigos, no tomados en cuenta por el Ministerio Público, que develarán que Aramayo era víctima de violencia y acoso laboral.

Denunció que en la investigación se presentaron varias anomalías, tomando en cuenta que no se realizaron los exámenes de genética de las huellas de la llanta del vehículo. (ABI)

miércoles, 20 de julio de 2016

Mujeres sufren acoso político porque fiscalizan y cuestionan

Tenemos algunos problemas, pero el trabajo no ha parado, por eso la ejecución presupuestaria 2015 es de 76,9%; es un gran avance. Tenemos la misma predisposición de trabajar este año independientemente de los problemas que haya y del acoso político en contra mía”, con esas palabras la alcaldesa de Collana (La Paz), Bertha Quispe, manifestó su fortaleza ante el acoso político que sufre actualmente.

Quispe, con tan sólo 29 años, es la alcaldesa más joven de los municipios del departamento de La Paz, pero no todos ven con buenos ojos su liderazgo municipal.

Cuando la Alcaldesa realizó un plan de ordenamiento territorial y contrató a una consultora y ésta encontró una cantera de piedra caliza dentro del área de la que una cooperativa se beneficiaba. Los miembros de la cooperativa vieron afectados sus intereses y empezaron a acosarla por teléfono, luego de manera personal.

Según el reporte de Asociación de Concejalas de Bolivia (Acobol), varias personas ligadas a esta cooperativa tapiaron las puertas de la Alcaldía, pusieron candado al garaje y no la dejaron ejercer sus funciones como autoridad. "Por ser mujer, joven, de comunidad no importante; por denunciar hechos ilegales y por enfrentarse sin saberlo a intereses económicos muy grandes la acosan”, afirmó la directora ejecutiva de Acobol, Bernarda Sarué.
Hace poco, un amparo constitucional salió a favor de Quispe. Este documento indica que ella puede retomar sus funciones como alcaldesa y pide el cese el acoso político, pero éste persiste.

16 denuncias hasta medio año

Al igual que el caso de la Alcaldesa de Collana hay otros similares y con más intensidad en diferentes municipios del país. Desde abril de este año hasta ayer, Acobol registró 16 denuncias de acoso político contra mujeres que ejercen cargos políticos y públicos como concejalas y alcaldesas (ver infografía).

"En lo que va del año tenemos 16 casos reportados en el país, lo hacen porque no quieren que hablen, que fiscalicen, sólo que firmen sin cuestionar; lo que quieren los acosadores es evitar la participación activa y efectiva de la mujer en espacios políticos”, explicó la asesora legal de Acobol, Sandra Silva.

Según la jurista, muchas mujeres se ven obligadas a renunciar a sus cargos políticos por presiones de un grupo cercano a ellas. En muchos casos, incluso acompañan a estas autoridades a presentar su renuncia ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE), pero estas dimisiones no son aceptadas.

Sin embargo, detrás de estas 16 mujeres autoridades que se animaron a denunciar hay muchas otras que prefieren callar por temor a más represalias no sólo contra ellas, sino contra su familia. "El acoso no sólo es a ellas, es integral. Queman sus cosechas, golpean a los hijos y al marido”, aclaró Sarué.

La tarea de Acobol es velar que las concejalas o alcaldesas cumplan con el mandato democráticamente establecido en el tiempo determinado. Intervienen en casos de acoso político para recordarles a las autoridades que existen leyes y normas que protegen el derecho de estas autoridades mujeres.

Las denuncias llegan vía telefónica, fax o a las oficinas de Acobol en diferentes departamentos. "Basta a la impunidad, hay que cortar estos lazos de agresión del estado patriarcal; en la medida que nos callemos continuará esta violencia”, dijo la directora.

Hasta el asesinato

Decesos En marzo de 2012 la concejala de Ancoraimes Juana Quispe fue asesinada; el 21 de junio de 2016, la concejala de Viacha Herminia Mamani falleció. Las dos denunciaron acoso político.
Pruebas La mayoría de las denuncias verbales no prospera porque necesitan pruebas del acoso y estos documentos, audios, fotos o videos están en manos de los mismos agresores, que incluso intimidan a los testigos de los hechos.
Verificación Todas las denuncias son enviadas al Defensor del Pueblo, al Ministerio de Autonomías y al de Justicia.
Anonimato Por protección Acobol no dio el nombre de los municipios ni de las autoridades que sufren acoso político porque los agresores toman represalias inmediatas y extremas.

Reglamento de la Ley N°243

La Ley Contra el Acoso y Violencia Política hacia las Mujeres entró en vigencia el 28 de mayo de 2012, pero hasta ahora no cuenta con una reglamentación. La Acobol elaboró el reglamento de la norma y el documento se encuentra en el Ministerio de Justicia, donde es evaluado.

"La propuesta se la ha hecho conocer a este Ministerio, esperemos que la reglamentación salga este año”, dijo la asesora legal de Acobol, Sandra Silva.

Según la directora ejecutiva de la institución, Bernarda Sarué, el reglamento viene de experiencias reales de las mujeres que son autoridades, por lo que se espera que responda a estas necesidades. La Acobol trabaja con varias instituciones para fortalecer el contenido de dicho reglamento.

Las dos representantes de esta entidad coincidieron en que en Bolivia existen varias normas que protegen a la mujer como autoridad, pero que se vulneran sus derechos porque no conocen las normas ni ellas ni sus agresores. "La mujer bien informada de sus derechos es la que va a poder hacer respetarlos y va a evitar algún tipo de acoso”, aseguró la jurista.

Bolivia y Haití lideran cifras de violencia contra niñas

Bolivia y Haití figuran como los países con los mayores índices de violencia contra niñas y adolescentes, según un estudio global actualizado a mayo 2016 por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

El informe denominado “Niñas y adolescentes en América Latina y el Caribe. Deudas de Igualdad” revisa los indicadores de educación, salud, maternidad y violencia en la población infantil y adolescente de la región.

Advierte que en América Latina y el Caribe se corre el riesgo de “afianzar en edades tempranas la naturalización de hechos de alta gravedad y con consecuencias irreversibles, como el feminicidio”.

El estudio realiza una revisión de datos estadísticos disponibles desde el 2003 hasta el 2014, y señala que, aunque una de las principales fuentes de información es la recopilación de estadísticas oficiales de denuncias, registradas en los servicios sociales, policía y hospitales, la violencia contra niñas y adolescentes “es muy poco denunciada, por lo que las cifras disponibles en los países de la región permiten dar cuenta únicamente de la punta del iceberg del real problema”. (ANF)