lunes, 29 de agosto de 2016

Estudio revela el incremento del embarazo en adolescentes



Un promedio de 246 adolescentes se embaraza cada día, según un reporte del Servicio Nacional de Información en Salud (SNIS) de 2013, parte de un estudio realizado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), que sólo en esa gestión registró más de 90.000 embarazos; la situación es preocupante porque la maternidad a temprana edad no sólo trae consigo el rechazo social y familiar, sino mayor posibilidad de muerte materna.

Los datos del SNIS son sólo una de varias muestras de que el embarazo adolescente en Bolivia no se ha reducido, como lo revela un estudio del UNFPA, que realizó una encuesta a un total de 3.966 personas en 14 municipios de todo el país, de los que cinco corresponden a Chuquisaca.

En el documento recientemente presentado se muestra también que de acuerdo con el Plan Plurinacional de Prevención del Embarazo Adolescente, de cada 100 mujeres embarazadas, 25 son adolescentes, comenta la representante del UNFPA en Bolivia, Ana Angarita, en una entrevista con CORREO DEL SUR.

El estudio evidencia también que las adolescentes que se embarazan son víctimas de rechazo y discriminación en sus hogares y diversos espacios sociales y cambian de manera radical sus perspectivas de vida futura, más aun si provienen de una familia que vive en condiciones de pobreza, indica Angarita.

De acuerdo con las entrevistas realizadas, las adolescentes prefieren no salir a la calle y comienzan a asumir otras responsabilidades, además de la crianza de sus hijos, debido principalmente a las desigualdades de género sobre el embarazo.

Estas dificultades, ok alejan a las madres adolescentes de la posibilidad de obtener un trabajo digno y decente deben ser asumidas por el Gobierno para el desarrollo y aplicación de políticas públicas, razón por la que este estudio, centrado en datos de la gestión 2013, fue remitido también a instancias gubernamentales.

Aproximadamente el 12% de las adolescentes de Bolivia es madre, una cifra bastante preocupante porque no sólo la mayor parte no planificó, sino que en algunos casos, la concepción fue a causa de violencia sexual.

El grupo estudiado, niñas de entre diez y 19 años de edad, representa en promedio el 21% de la población total en Bolivia, de ese porcentaje el 49% son mujeres, explica el oficial de Proyectos del UNFPA en Chuquisaca, Rolando Encinas, al detallar que el estudio trabajó con datos de historias clínicas perinatales de los registros de los servicios de salud de primer, segundo y tercer nivel, el SNIS y entrevistas a través de las que se recabó las percepciones e historias de vida de las madres y su ámbito familiar.

Los cinco municipios de Chuquisaca que fueron comprendidos en el estudio fueron Sucre, Sopachuy, San Lucas, Tomina y Camargo.

Encinas explica que si bien en Bolivia redujo el promedio de fecundidad que hace varios años era de 6,5 hijos, a 2,9, en el caso del grupo etario de las adolescentes, este índice es de 7.3% y que de cada 100 mujeres embarazadas, 25 son menores de 20 años de edad.

De acuerdo con la investigación, el 19% de las adolescentes embarazadas identificadas en 2013, viven su segundo embarazo, lo que muestra que hay niñas de diez, 11 y 12 años que ya son madres.

La realidad muestra que las adolescentes no sólo no saben qué método anticonceptivo usar, sino que luego de dar a luz, al ser informadas sobre las opciones que tienen, el 66% elige emplear métodos naturales que tienen mayor riesgo de fallar en caso de no ser aplicados adecuadamente.

Otra de las preocupaciones indicadas en el estudio es que a nivel nacional, en el 76% de las historias clínicas perinatales que sirven para recabar toda la información sobre la evolución del embarazo, la información no fue adecuadamente registrada, por lo que hay casos en los que se desconoce por ejemplo si el embarazo fue o no producto de violencia sexual u otras situaciones sobre la salud de la madre y el niño por nacer.

Proyectos educativos
En Chuquisaca se desarrolla una experiencia pionera a nivel nacional con la incorporación de gabinetes de apoyo integral a estudiantes en las unidades educativas a través de la Dirección Departamental de Educación en alianza con las autoridades de salud, de cada municipio y distrito educativo.

Los gabinetes cuentan con personal que brinda apoyo integral a padres de familia, estudiantes y maestros sobre el tema de salud sexual. En el proyecto, UNFPA apoya con material y capacitación.

En la región andina del país, otro proyecto, coordinado con el Ministerio de Salud, es el de la Comisión de Adolescentes y Jóvenes para la Prevención de Embarazo Adolescente (CAJPEA) donde adolescentes informan a sus pares.

¿Cuál es la dificultad?
La representante del UNFPA en Bolivia recuerda que la atención integral, centrada en la educación, es importante para reducir la cifra de embarazos adolescentes no planificados, pues la mayor parte de las madres no usaba métodos anticonceptivos ya sea porque no eran accesibles o porque desconocían de ellos.

Destaca que en el país hay avances importantes en el delineamiento de políticas públicas, pero que muchas veces la población no percibe que se apliquen porque más allá del compromiso político se presentan dificultades a causa de que las instituciones son débiles al no tener presupuesto suficiente y porque muchas veces no cuentan con personal capacitado.

De acuerdo con datos del SNIS en Chuquisaca, el embarazo adolescente tiene un promedio de 11% en lo que va del año, un porcentaje que podría aumentar hasta diciembre con el reporte de los próximos meses, según el jefe departamental del servicio, Edgar Yucra, quien, además remarca la fiabilidad de los datos con los que cuentan pues asegura que se cumple con un registro estricto y adecuado.

Asimismo, destaca que Chuquisaca es uno de los departamentos con mayor porcentaje de contrastación de datos con otros estudios a nivel nacional, por lo que sus cifras suelen no tener falencias, afirma.

Respecto al embarazo en adolescentes asegura que en el Departamento hace falta la comunicación e información adecuada sobre métodos anticonceptivos, una labor que comenzó a controlarse de manera especial este año. “Es muy difícil que los adolescentes vayan solos a los centros de salud y pidan un preservativo o información”, comenta al explicar que por ello el Servicio Departamental de Salud (SEDES) se propuso informar y orientar a adolescentes y ya alcanzaron al 65% del total de la población adolescente.

En esa línea, la representante del UNFPA, remarca que lo que se requiere es invertir más en la educación sobre salud sexual, métodos anticonceptivos y otros, en la población que tiene mayor presencia en nuestro territorio y que está seriamente afectada por la falta de información para el ejercicio de sus derechos y la planificación de su futuro.

Datos técnicos
El proyecto del UNFPA entrevistó a 3.966 personas en el país y recabó información de los registros oficiales de centros de salud de 14 municipios del país, cinco de ellos de Chuquisaca.

jueves, 25 de agosto de 2016

Red Cultural Mercosur reconoce labor de mujeres


La labor de 13 mujeres cochabambinas será reconocida por la Red Cultural Mercosur, junto a la Cámara Argentina de Empresarios Culturales (Caec), con un reconocimiento que se les entregará hoy a las 19:00 en la Casona Santivañez.

Encabezan la lista la actriz y productora de cine Carla Ortiz; la actual secretaria de Culturas de la Alcaldía, Ninoska Lazarte, por su trabajo en gestión y desarrollo cultural; la editora y periodista cultural del periódico Los Tiempos, Claudia Gonzales Yaksic; la diseñadora de modas Vivi Mercado; la charanguista Luciel Izumi, la maestra de ballet folklórico Andrea Linarez; la diseñadora de modas Elizabeth Chambi; la artista plástica y visual Cecilia Monrroy; la gestora cultural Rosa Elena Novillo por su trabajo de recuperación de la memoria histórica de Cochabamba; la bailarina de danza contemporánea Carmen Collazos; la escritora y poeta Paola Senseve Tejada; la chef Consuelo Montalvo y la maestra y cantante lírica Judith Carmona.

Este reconocimiento a la labor cultural se realiza “por segundo año consecutivo y el propósito es destacar la importante participación de la mujer dentro el desarrollo y quehacer cultural en Cochabamba y Bolivia. Hay muchos reconocimientos y premios, pero ninguno concentrado en la mujer”, dijo ayer a Los Tiempos el presidente por Bolivia en la Caec y Coordinador Nacional Bolivia de la Red Cultural Mercosur.

“Cochabamba es un semillero de mujeres que hicieron y hacen historia en todos los ámbitos…Vemos muchas mujeres que fueron a dinamizar otras ciudades de Bolivia y muchas otras que triunfan fuera del país. En un país donde es una labor muy difícil el arte y la cultura, o el desarrollar actividades en este sector, lo es mucho más para las mujeres, es por tanto importante premiar este doble esfuerzo y hablar de la importancia de la igualdad de géneros”, aseguró Roberto Araníbar.

El reconocimiento que reciben esta noche “es sencillo, consta de un certificado de la Red Cultural Mercosur, pero estamos tratando de que vaya tomando impulso y en lo posterior se unan a nosotros las autoridades del sector para hacer un reconocimiento a nivel nacional”, dijo.

La entrega de estos reconocimientos es una iniciativa de la Coordinación de la Red Mercosur y será propuesta a las coordinaciones de los otros países donde funciona la Red.

Feminicida trató de cambiarse de nombre

A fin de no ser identificado por la Policía, horas después del feminicidio de su expareja Rosario Vargas Arroyo (38), el pasado 23 de agosto, el exrecluso Marcelo Paniagua Castro (31) al momento de ser aprehendido dio una versión falsa de su identidad. El director de la Felcv, Gonzalo Medina, explicó que Paniagua tuvo que ser sometido a las pruebas dactiloscópicas para certificar su verdadera identidad. El feminicida confesó que mató a su expareja a golpes utilizando un pedazo de cañería en el interior de su domicilio del barrio Villa Warnes. El hombre fue detenido la noche del martes por la zona de la 4 de Noviembre en un lote baldío drogado./E.D.

martes, 23 de agosto de 2016

Mujeres andinistas y alpinistas en experiencia "histórica" en Bolivia




Escaladoras de Argentina, Bolivia, Francia, Perú y Venezuela vivieron una experiencia "histórica" en las cadenas montañosas bolivianas donde intercambiaron sus tradiciones culturales al ascender algunos nevados.

"Escogimos a Bolivia por su magnífico escenario montañoso. Esta experiencia fue histórica, ya que generó un intercambio alpino y andino muy rico que nunca olvidaremos", relató hoy a Efe la directora de Mujer Montaña Argentina, Griselda Moreno.

Moreno es parte de un grupo de escaladoras, formado además por tres latinoamericanas y ocho francesas, que ascendieron este mes a montañas de la Cordillera Real.

En la experiencia participaron también la boliviana Denys Sanjinés y la venezolana Susana Rodríguez, entre otras.

Según Moreno, fue una experiencia complicada, no sólo por el ecosistema boliviano, "sino también por el choque cultural" entre las escaladoras latinoamericanas y europeas. "Vivimos momentos tensos que incluso nos llevaron a una comunicación basada en el silencio", dijo Moreno.

Sin embargo, según la escaladora, durante el viaje también existieron momentos de entendimiento y emotividad.

"El primero fue cuando enseñamos a las europeas a pedir permiso a la montaña antes de escalarla, así que realizamos un ritual a la Pachamama (Madre Tierra) con hojas de coca y alcohol. Esto conmovió en demasía a las chicas hasta llegar a las lágrimas", agregó.

El segundo tiene que ver con el apoyo que dieron las escaladoras latinas a las europeas debido al efecto de la altitud. "La altitud se apoderaba de sus cuerpos, y la fortaleza y rigor que tenían en los Alpes, aquí a los 6.000 metros se derribaban", comentó la argentina.

Las escaladoras latinoamericanas participaron hoy en la Universidad Católica de un foro para relatar la valoración de su cultura y el intercambio social, deportivo y ambiental que tuvieron durante este mes en las montañas bolivianas.

5.000 mujeres corrieron por “una vida libre de violencia”

Cinco mil mujeres de todas las edades corrieron ayer a lo largo de tres kilómetros. Cruzaron la meta "por la felicidad de más mujeres y una vida libre de violencia”.

Elena Nina, Helen Baltazar y Angelina Arratia fueron las ganadoras en tres de las categorías. El evento fue organizado por el programa de prevención a la violencia Yo soy mi primer amor.

"Esta mañana hubo una gran marea fucsia de mujeres protagonistas de sus vidas. Felices, le dicen no a la violencia. Somos mujeres que nacimos para ser felices y capaces de conseguir nuestros sueños. Todas asumimos el reto de amarnos y respetarnos”, dijo la directora del programa, Maricruz Ribera.

Tras una dinámica para elevar su autoestima, las competidoras partieron del atrio de la plaza Mayor de San Francisco, en una caravana fucsia que inundó todo Prado hasta llegar a los Puentes Trillizos. En todo el trayecto se vio grupos de familias, de amigas, de colegas de trabajo, vecinas o simplemente compañeras circunstanciales que corrían con el único fin de llegar a la meta para decir "no a la violencia”.

Algunas madres corrían con sus bebés en carritos, en los brazos, en la espalda o de la mano. Las mujeres de tercera edad avanzaban a un paso más lento, pero no menos entusiasta. Otras eran más ágiles que muchas quinceañeras que se detenían a cada paso para posar y tomarse una selfie, que en 10 segundos ya circulaba en las redes sociales.

"Ha sido una linda mañana, hemos venido con mi hijita y con mi hermana. Yo no sabía que se podía venir con bebés, hubiera traído a mi pequeño en su carrito. Lo que queremos es ser felices”, dijo una de las participantes, Andrea Pérez.

Este año se abrieron cuatro categorías: Amor, para menores de 19 años; Bondad, para féminas de entre 20 y 39 años de edad; Compañerismo para mujeres de más de 40 años; y Especial para grupos organizados y familias. En esta última no hubo ganadores porque se premió a las participantes más destacadas, entre ellas mujeres del Colegio de Militares, un grupo de niñas que llegó de Copacabana y una familia con 15 mujeres participantes.

La carrera "Mujeres que corren por la felicidad de más mujeres” será replicada en la ciudad de Santa Cruz el 23 de octubre. "El mensaje que queremos difundir es que las mujeres podemos ser aliadas y juntas somos invencibles”, dijo Ribera.

lunes, 22 de agosto de 2016

Más de 5 mil mujeres corrieron por una vida libre de violencia

Con la finalidad de alcanzar una vida sin violencia, más de 5 mil competidoras participaron de la maratón de los 3 kilómetros, patrocinada por el Programa de prevención a la violencia “Yo soy mi primer amor”. Elena Nina, Helen Baltazar y Angelina Arratia ganaron en tres de las cuatro categorías de la carrera pedestre femenina, que se realizó la mañana de ayer en el centro paceño.

“Somos mujeres que nacimos para ser felices y capaces de conseguir nuestros sueños, todas asumimos el reto de amarnos y respetarnos”, dijo la directora del programa Yo soy mi primer amor, Maricruz Ribera.

La jornada deportiva comenzó a las 8.00 horas, luego de una dinámica grupal con globos de helio con el propósito de elevar la autoestima de las mujeres. Las competidoras partieron del atrio de la plaza Mayor de San Francisco, corrieron por El Prado, la plaza del Estudiante, la avenida Arce y culminaron en los puentes Trillizos.

La jornada se caracterizó por la diversa participación de mujeres de todas las edades, desde madres que corrían con sus bebés hasta mujeres de la tercera edad, niñas y jóvenes. También asistieron vecinas de las laderas paceñas, habitantes del centro y de la zona Sur. Todas corrieron con un mismo objetivo: ser mujeres felices y libres de violencia.

La carrera “Mujeres que corren por la felicidad de más mujeres” será replicada en la ciudad de Santa Cruz el 23 de octubre, anunció Ribera y recalcó que “el mensaje que queremos expandir es que las mujeres podemos ser aliadas y juntas somos invencibles”.

viernes, 19 de agosto de 2016

Taller analiza datos sobre violencia de género en Cochabamba



Con el motivo de explorar la información que existe sobre una de las principales problemáticas en Cochabamba, hoy comenzó el taller "Datos que Narran la Violencia de Género", un encuentro intensivo para organizaciones y profesionales que quieran dar a conocer mayores aspectos sobre este tema.

Este "Tour Datero", nombre que se le da a este tipo de eventos, fue organizado por activistas para apertura de información pública y cuenta con 30 participantes que pertenecen a diferentes áreas.

"La idea es que el proceso de capacitación inicie con un proceso de inmersión para trabajar una base de datos", manifestó Raisa Valda, organizadora del evento que se desollará hasta el sábado en el Centro de Estudios Superiores Universitarios (CESU)

Para esta oportunidad se puso bajo análisis a los datos recabados por el Servicio Legal Integral Municipal (SLIM) de la alcaldía de Cochabamba sobre las denuncias de género que esta instancia registró durante el primer semestre del este año.

El evento fue gestionado por la organización Escuela de Datos y del proyecto "Cuántas Más", dedicado a la investigación sobre el tema de violencia de género. Para esta oportunidad llegaron dos expertos extranjeros, Andrés Snitcofsky, versado argentino en comunicación visual, y Juan Manuel Casanueva especialista mexicano en el manejo de nuevas tecnologías de información.

"Los que trabajan con víctimas (de violencia de género) van a tener mejor información de lo que sucede. Al tener más información podemos identificar mejor cómo está el fenómeno a nivel de víctimas, agresores, condiciones en torno a las situaciones de violencia", explicó Casanueva

A la conclusión del evento se espera que los participantes puedan brindar nuevas miradas para atacar este problema a través del procesamiento y la visualización de una base de datos.