miércoles, 25 de mayo de 2016

En casi cinco meses, 1.977 mujeres denunciaron violencia en la Llajta

En Cochabamba, 1.977 mujeres vencieron sus miedos y se animaron a sentar una denuncia en contra de sus agresores, ante las distintas unidades de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia, confirmó su director Alejandro Pozo. Las denuncias fueron presentadas entre el 1 de enero y el 20 de mayo de este año.

A esta cifra se suma el dato de que 22 mujeres fueron víctimas de tentativas de feminicidio. Si bien se salvaron de ser asesinadas por sus parejas o personas de su entorno familiar, no se libraron de las secuelas emocionales y físicas que son muy difíciles de superar. Otras 10 mujeres no lograron sobrevivir a la violencia machista y fueron degolladas, estranguladas o muertas a golpes. Más de 20 niños, niñas y adolescentes han quedado huérfanos. En varios de los casos también de padre, porque sus progenitores pasarán 30 años de sus vidas en las cárceles y estarán ausentes del crecimiento de sus hijos. El director de la FELCV, Alejandro Pozo, reveló también que la violencia no empieza en el matrimonio sino que se reproduce de generación en generación, a través de la transmisión de valores, de pensamientos y de la imposición de roles por haber nacido varón o mujer.

Si bien las denuncias de adolescentes no son muy frecuentes, ya se han detectado casos de violencia durante el enamoramiento que, si no son frenados a tiempo, podrían terminar en feminicidio.

“Debemos tener por lo menos a unos tres agresores en la cárcel por haber agredido a sus enamoradas”, aseguró Pozo. Según la directora de Género y Generacional, Andrea García, ya atendieron dos casos de menores de 16 años que en sus relaciones románticas llegaron a los golpes y eso hay que frenarlo”, manifestó García.

martes, 24 de mayo de 2016

Suben recursos contra la violencia de género

La Alcaldía de Cochabamba duplicó, esta gestión, los recursos para la lucha contra la violencia hacia la mujer. Antes destinaba 7 millones de bolivianos y ahora 12,9 millones que tienen como fin la prevención y atención, informó la directora de Género Generacional del Municipio, Andrea García.

El anuncio fue hecho en la marcha que promovió la Asamblea Legislativa Departamental junto a otras instituciones como la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv), la Alcaldía y unidades educativas.

Durante la movilización se mencionó el trabajo que aún falta por hacer. Además, se instó a las mujeres a denunciar hechos de violencia.

Por su parte, el municipio señaló que cada mes se reciben 700 denuncias en los Servicios Legales Integrales Municipales (Slims). La mayoría son por violencia física, psicológica, económica y sexual. “Muchas mujeres que denuncian se sorprenden, porque dicen que no sabían que no es correcto que sus parejas les golpeen ni que pueden decir no a relaciones sexuales forzadas”, indicó García.

La funcionaria también señaló que a la fecha se cumplió en un 90 por ciento con la Ley de Alerta que el pasado 4 de marzo culminó su plazo.

“Llevamos a cabo los ocho ítems que se tenían previstos. Entre ellos estaban: prevención en unidades educativas, sindicatos de comerciantes, las OTB, transporte, fortalecer la ruta crítica. Todavía falta la línea de base de datos, porque es un trabajo que requiere más tiempo”, aseguró.

Por su parte, el comandante de la Felcv, Alejandro Pozo, señaló que a la fecha se registraron 1.977 casos de violencia; además, de 10 feminicidios. La mayoría de estos hechos ocurre en Cercado, pero se registran a nivel departamental, aseguró.

lunes, 23 de mayo de 2016

Jennifer Salinas, retrato de una madre guerrera

FUERZA | LA BOXEADORA BOLIVIANA, ADEMÁS DE CAMPEONA, ES UNA MADRE AMOROSA, UNA AMANTE ENTREGADA Y UNA MUJER LUCHADORA QUE ENFRENTA TODAS LAS PELEAS QUE LA VIDA LE PRESENTA.

Franca, sin tapujos, sin que ni una vez le tiemble la voz que tiene esa entonación cruceña tan dulce, la campeona mundial de boxeo femenino, la boliviana Jennifer Salinas, nos cuenta en esta entrevista vía Skype, cómo ha sido que se ha convertido en “La reina del ring” y cómo ha desarrollado una carrera que no ha estado exenta de obstáculos, de los más duros que debe vivir una persona, pero que la han convertido en una mujer fuerte que se ha sobrepuesto a todo lo que la vida le puso en frente. Y que piensa seguir haciéndolo.

Madre, amante, deportista pero sobre todo libre, Jennifer ha dejado atrás un pasado muy difícil y aunque confiesa que aún le falta bastante para ser absolutamente feliz, no reniega de ninguna de las decisiones que ha tomado.



DESDE LAS CENIZAS

Jennifer Salinas, (30 de junio de 1982), nace en Virginia (EEUU). Tiene cuatro hijos, tres propios y la mayor a la que crió desde sus tres años. Los niños tienen 17, 12, 8 y 4 años. Viven unos días con su padre y otros con ella, a raíz del divorcio y de una sentencia de custodia compartida. Actualmente Jennifer radica, junto a su pareja, la también boxeadora Shelito Vincent, en Rhode Island.

A sus tres años Jennifer se traslada con su familia (de origen cochabambino) a Santa Cruz, donde vive hasta los 15 años, que es cuando sus padres se separan y ella regresa a Estados Unidos con su madre mientras que su hermano se queda con su padre. “Algo así como tú te quedas con el perro y yo con el gato” bromea, aunque se nota que esa división no fue sencilla para ella.

En Virginia, luego de vivir años de rebeldía y frustración, Jennifer, de 19 años, encuentra en el boxeo una salida al dolor que había acumulado a lo largo de mucho tiempo.

“Empecé a boxear por rebeldía, estaba peleando mucho y no encontraba algo que me llene. Siempre estaba brincando de un deporte a otro, hice natación, fútbol, lucha libre, pero nada me llenaba hasta que encontré el boxeo y ahí fue que me quedé hasta hoy.”



-¿Crees que hubieras sido boxeadora si te quedabas en Bolivia?

“No. Honestamente no creo que estaría viva si no hubiese empezado el boxeo en Estados Unidos. Cuando empecé a boxear estaba en un momento de mi vida en el que ya había intentado suicidarme; estaba con amistades que no me estaban guiado por un buen camino, pensaba constantemente en la muerte y todo lo que hacía era negativo. Odiaba, me odiaba a mí misma, odiaba a todos a mi alrededor y creo que si no boxeaba, eventualmente iba a terminar en drogas o posiblemente muerta por pelear con la persona equivocada.

Ahora que soy mujer y que entiendo un poco más de la vida, estoy segura que mi actuar de ese entonces estaba relacionado con el abuso que sufrí cuando era niña, pero en ese tiempo yo no sabía por qué sentía tanto odio. Vivía con malos recuerdos, vivía con rabia, con enojo por el rechazo de mi padre, por las violaciones que sufrí. Vivía con odio, pero no estaba segura de por qué: Era una niña enojada y frustrada.”

Cuando Jennifer era una niña de cinco años y hasta los nueve, fue violada por un trabajador de la familia, a quién denunció públicamente hace poco en un video que colgó en YouTube y que se titula “Palabras a mi violador”, (https://www.youtube.com/watch?v=ur8IL40Xems). Para Jennifer, esto fue una especie de catarsis, que sin que ella quisiera se viralizó y fue compartido por miles de personas.

“No hice el vídeo con la intención de que se vuelva viral o público; lo hice en un momento donde estaba totalmente enfocada en mi dolor. Cuando me di cuenta de lo que estaba sucediendo, que muchas personas lo estaban compartiendo, y que muchas víctimas de violación me contestaban para compartir sus testimonios conmigo, supe que podía no solamente ayudar a mucha gente, avergonzar a mi violador (porque eventualmente hice público su rostro y su información), sino también encontrar paz. El vídeo me ayudó muchísimo cuando encontré valor para poder hablar de lo que me había pasado, y pude saber que fue un beneficio para todos el haberlo hecho, sobre todo para las muchas personas que pudieron identificarse conmigo.”



-Antes del vídeo que hiciste, ¿hubo algún proceso de sanación?

“No. Me estaba volviendo loca. Todos los días pensaba en lo que había sucedido como si estuviese sucediendo de nuevo, me despertaba pensando en eso, iba corriendo a los cuartos de mis hijos para asegurarme de que nada les estaba pasando. Cuando trataba de estar íntimamente con mi esposo lo único que podía pensar era en lo que me habían hecho de niña. El sabía lo que me había sucedido, yo siempre fui muy honesta con él y me decía, "soy yo, soy tu esposo" pero yo no podía. Mi mente me llevaba solamente a pensar en el abuso que pasé. Y cuando hice el vídeo dirigido a mi violador, finalmente le pude hacer el amor a mi esposo, no muchas veces, pero pude hacerlo. Me quité un peso de encima al poder desquitarme, poder vengarme a mi manera.

Yo no podía ir hacia el tema legal porque no tenía las pruebas, era mi palabra contra de él, así que mi venganza fue ese vídeo y mostrar su cara.”



-¿Qué les aconsejarías a los padres y madres para que eviten que sus hijos sean abusados como te pasó a ti?

Aconsejaría la comunicación más que nada, y no hacer que el sexo sea considerado algo malo. Muchos padres y madres, por la manera en la que se expresan, van convenciendo al niño o a la niña de que el sexo es malo cuando en realidad es algo bello, pero hay tiempo para todo. Hay que tratar de elegir bien las palabras, y tener mucha comunicación con los niños para explicarles sobre el buen toque y el mal toque, sobre qué pueden hacer si alguien les hace daño, y cómo ese daño va a parar si ellos se comunican con sus padres. Es una cosa que yo he hecho con mis hijos, y debo decir con toda honestidad que quizá he exagerado un poco, pero prefiero ser yo su trauma, a que venga alguien y les haga daño físicamente. Mis niños saben que pueden confiar en mí y decirme si algo les pasa.

Otra sugerencia que les hago a los padres y madres es que no permitan que sus hijos se sienten en la falda de otras personas porque nunca saben las intenciones de ese adulto. No es necesaria la penetración para el abuso, pero si hay frotamientos, toques y conductas depravadas hacia los niños y hay que estar alertas.

Es importante también observar la mirada de quienes están alrededor de tus hijos. Yo siempre me fijo dónde están mirando a mis hijos y siempre trato de tener la guardia en alto. Pero lo más importante es la comunicación, y sobre todo creer en tus hijos porque lo más importante para las víctimas es romper el silencio.”

Desde agosto del año pasado, Jennifer vive con su pareja. La relación ha cambiado a la “reina boliviana”, que dice que por fin ha conocido lo que es el amor sin condiciones. Aunque se lleva muy bien con su ex marido, quien conoce a Shelito, y muchas veces siguen saliendo con su exesposo y los niños, Jennifer dice que no ha presentado aún a sus hijos a su nueva pareja porque cuando esto suceda, tiene que ser un momento único.

“Todavía no hemos pasado un día con mi pareja y los niños porque no hay apuro y porque tiene que ser un momento muy especial, así que por ahora, como la separación está todavía muy fresca, aprovecho de estar solo con mis niños.”



JENNIFER MAMÁ

“Como madre trato que mis hijos sepan que soy su amiga. Soy una madre estricta cuando tengo que serlo pero la mayoría del tiempo soy bastante juguetona. Mis hijos saben que pueden confiar en mí para lo que sea y creo que soy más amiga que madre. Soy estricta con la limpieza, con los quehaceres de la casa y para mi es muy importante que estén practicando algún deporte. Siempre trato de rescatar la importancia del deporte. Pero no es que yo sea una madre muy diferente a las demás por ser boxeadora, aunque nuestro estilo de vida no es muy tradicional porque el enfoque en mi vida, además de mis hijos, es el boxeo. Ellos me acompañan bastante al gimnasio, a veces tienen que sacrificar su tiempo para poder estar a mi lado y para poder ver cómo su madre cumple con sus sueños, pero aparte de eso no soy diferente a otras madres.

Mi forma de castigo, como hacen muchas madres hoy, es quitarles el celular, la Tablet o dejarlos sin televisión, pero no sin antes darles tres advertencias. Otra cosa que hago con la menor de mis hijas es darle sus advertencias y si no me hace caso la mando a la esquina, y eso es lo peor para ella. Hay mucha psicología detrás de todo. Y si de verdad me están enojando, les tiro un zapato como buena madre latina, pero eso es en un caso extremo” (se ríe).

La experiencia que ha marcado su vida respecto al abuso sexual, y además a la violencia que sufrió su madre en manos de su padre, y ella misma, ha determinado que Jennifer sea muy estricta en cuanto a enseñarles a sus hijos, sobre todo al varón, la importancia de respetar a las mujeres y atesorar una buena y sana relación.

“A mi hijo varón trato de inculcarle el respeto hacia la mujer y he usado mi matrimonio como un mal ejemplo de lo que es una relación. Yo soy una mujer honesta y no voy a dejar que mis hijos piensen que mi matrimonio con su padre ha sido una relación normal porque no lo ha sido. Siempre les digo que si no hay amor en una pareja, ellos tienen que tomar la decisión que sea mejor para ellos. En un matrimonio tiene que haber amor, no pueden discutir cómo su padre y yo hacíamos enfrente de ellos. Mis hijos me han preguntado por qué su padre y yo estábamos juntos si no nos queríamos y peleábamos todo el tiempo, pero yo nunca les he dicho que eso era algo normal en una pareja porque eso no debe ser considerado así. Si les haces creer que eso está bien van a crecer haciendo lo mismo, así que ellos saben que hay maneras de arreglar los problemas: Ellos han aprendido de nuestros errores.”

La hermosa boxeadora confiesa que, pese a todo lo que ha pasado, la etapa más difícil en su vida es la que vive actualmente porque ya no puede despertarse al lado de sus hijos como lo hacía antes. Y cuando habla de sus momentos con ellos, la voz se le derrite. “El momento más difícil de mi vida es este por el simple hecho de que ahora no puedo despertar al lado de mis hijos todos los días como antes. El acostarlos es una rutina muy especial. Cuando mis hijos se van a dormir les doy masajes porque soy masajista, rezamos juntos, les hago un show de títeres, leemos libros... Es algo muy difícil imaginarme a mis hijos tristes en los días en los que no están conmigo, ha sido una transición muy difícil para todos. Ahora han pasado ya unos meses y todo está más tranquilo, pero es muy duro.”



-¿Eres feliz?

“De una manera muy egoísta te diría que sí, pero por el tema de mis hijos no puedo decir que soy feliz por completo. Me gustaría tenerlos todo el tiempo, pero si fuera así los separaría de su papá que es un excelente padre. Es muy difícil responder esta pregunta. En mi vida personal, en mi vida con mi pareja, estoy muy feliz, finalmente estoy viviendo y no sólo existiendo, pero me hacen falta mis hijos.”



EL AMOR EN EL RING

Jennifer y Shelito hacen una linda pareja. Y ellas lo saben. Jennifer es muy hogareña, se ocupa de que Shelito coma bien, le arregla la ropa, le lleva el desayuno a la cama y la mima como cualquier mujer enamorada hace. Pero la forma en la que comenzaron a ser pareja, es sin duda peculiar. Tienen un entrenador en común y él les ha dicho que está absolutamente en contra de que se enfrenten en una pelea, pero el comienzo de su relación nació gracias al ring.

“Nos conocimos por medio del boxeo, teníamos una pelea pactada pero por alguna razón la pelea no se dio aunque ya habíamos abierto esa puerta. Nos empezamos a comunicar por medio del Facebook y nos dimos cuenta de que había atracción. Ella me preguntó si me atraían las mujeres y le dije que sí. Coincidimos en un campamento de boxeo. Una noche estábamos con otras boxeadoras y ella comenzó a decir que me podía ganar en el ring y eso me molestó, aunque era una broma, pero yo soy bastante competitiva y cuando ya las chicas estaban durmiendo le dije “Vamos al gimnasio y peleemos”. Nos fuimos al gimnasio a medianoche, no quisimos prender las luces para no llamar la atención y empezamos a pelear con la luz apagada. Peleamos 10 asaltos y nos pegamos mucho; la pelea fue profesional porque las dos somos deportistas profesionales, no fue una pelea callejera sino de pura técnica de boxeo y fue un momento bastante intenso. Más o menos en el séptimo asalto ella me dio un beso. Ahí nos dimos cuenta de que había algo especial y así siguió creciendo”.



-¿Qué es lo que más te gusta de ella?

“Lo que más me gusta de Shelito es que es buena en todo lo que hace, es muy atleta, ha practicado muchos deportes, tiene un talento innato y eso es algo que admiro y me llama mucho la atención. Además está la conexión que tenemos aparte del boxeo y es lo que nos pasó de niñas, porque ella también es víctima de abuso sexual infantil. No tenemos siquiera que hablarnos, no tenemos que decirnos que estamos pasando por un mal momento, bastan sólo nuestras miradas. Muchas veces nos hemos abrazado y hemos llorado juntas sin tener que decir nada porque sabemos por qué estamos llorando.

Obviamente tenemos peleas como cualquier pareja, pero más allá de eso conocemos nuestro dolor y nos tenemos la una a la otra para poder consolarnos. Es algo más intenso de lo que he sentido en otras relaciones amorosas durante mi vida y sé que ella, aparte de ser mi amante es mi mejor amiga.”



-¿Qué les dirías a las personas que sufren de homofobia?

“Mi mensaje a quienes tienen homofobia es que lo que funciona para mi, lo que me hace feliz, no significa que deba hacer feliz a otra persona ni que esa persona tenga que estar de acuerdo. Cada quien toma sus decisiones dependiendo de la situación en la que está y en lo que le provoca felicidad y en lo que le soluciona la tristeza, y eso para mí es mi relación con Shelito. Mi consejo a esas personas es que dejen vivir, que entiendan que cada quien tiene su vida, que cada quien tiene sus situaciones y que por lo tanto tiene derecho a tomar sus propias decisiones como adulto. Si no están de acuerdo con ello, que dejen vivir pero calladitos. Si no hay nada bueno que decir, mejor no decir nada porque final del día no le estamos haciendo daño a nadie.

Es muy fácil criticar y dejar un comentario ofensivo en las redes sociales. A nosotras, por ejemplo, nos han amenazado, me han llegado mensajes diciendo que nos van a dar pedradas si nos ven caminando por las calles en Bolivia. Imagínate cómo nos sentimos. ¡Y no le estamos haciendo mal a nadie, simplemente somos felices! No entiendo por qué les cuesta tanto a algunas personas entender, aceptar o siquiera considerar que eso es posible. Es porque no conocen y lo que no conocen, los asusta y lo que asusta provoca rabia, y ahí vienen los tabús, los comentarios y el estigma. Pero yo quisiera que la gente me acepte por cómo soy y estén felices por mi felicidad.”



"Honestamente no creo que estaría viva si no hubiese empezado el boxeo en Estados Unidos"

"Cada quien toma sus decisiones dependiendo de la situación en la que está y en lo que le provoca felicidad y en lo que le soluciona la tristeza"





RETRATO DE UNA MADRE GUERRERA

“He firmado contrato con un manager que me está gestionando peleas importantes. Además al estar en una relación con otra boxeadora mundial, los contratos crecen más aún, así que se me están abriendo muchas puertas. Creo que este año será el mejor desde que empecé.”

En agosto de este año, Jennifer y Shelito llegarán a Cochabamba para hacer terapia por primera vez en el centro “Una brisa de esperanza” (CUBE), que se especializa en las víctimas de violencia sexual. “Conozco a las personas que trabajan en él, lo mucho que han ayudado a las víctimas, y confío en ellos. Además soy embajadora de este centro. Quiero decirte algo, que no le he dicho a nadie: Cada vez que regreso a Bolivia siento una energía negativa de muchas personas hacía mí, sobre todo hombres. Debe ser por la experiencia de abuso que sufrí allá. Es un sentimiento que tengo en el alma y quiero saber que cuando esté allá, ese sentimiento se va a ir y la única forma de que pase ello, es hacer mi terapia en Bolivia.”

Madres & ejecutivas exitosas



UN HOMENAJE A “SÚPER MUJERES | UN NUEVO MODELO DE MUJER HA SURGIDO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS; FUERTES Y LUCHADORAS, CAPACES DE DECIDIR, ORGANIZAR SUS VIDAS, EDUCAR Y AYUDAR EN LA ECONOMÍA DEL HOGAR.

La mayoría de las mujeres en la sociedad actual se encuentra ante la realidad de ejercer varios roles simultáneamente: son madres, ejecutivas y esposas. Son una especie de “súper mujeres” que deben cumplir múltiples tareas y, en estos tiempos, además ser buenas en todo lo que hacen.

Hoy en día, las mujeres son un eslabón importante en la economía del hogar, responsabilidad que antes era exclusiva de los varones. Sin embargo, este compartir de las responsabilidades no es equitativo, ya que las labores de la casa continúan recayendo sobre la mamá, haciendo que sus días sean, a veces, interminables.

OH! quiso homenajear a esas súper mujeres en el Día de la Madre y para ello conversó con tres grandes profesionales, mamás y amas de casa exitosas, que representan a la mujer del este Siglo.



MARTHA WILLE

martha Wille es gerente de La Coronilla desde 1997. Una mujer y mamá que ha tenido que lidiar día a día con el difícil reto de ser profesional y mamá. Doña Martha ha escrito un libro, ha recibido importantes premios por su destacada trayectoria como empresaria pero sus éxitos no solo van por ese camino; ha logrado criar, educar y sacar adelante sola a sus cuatro hijos.



OH!: ¿Cuántos años lleva en el mundo laboral?

Comencé a trabajar cuando era estudiante y en ninguna etapa de mi vida he dejado de trabajar, por lo tanto puedo decir que llevo haciendo hace más de 40 años. El trabajo me ha hecho sentir siempre una gran realización y me ha llenado de satisfacciones aunque a lo largo de mi vida haya pasado por momentos muy difíciles relacionados a la actividad laboral.



OH!: Cuéntenos sobre la empresa que dirige y ¿hace cuánto tiempo que está a la cabeza de Coronilla?

Coronilla fue fundada por mi padre en 1972 y yo estoy a la cabeza desde 1997.

Coronilla nació como una fábrica de fideos tradicional a la que en 1997 se le imprimió un cambio total dejando de hacer fideos de trigo para convertirla en una fábrica que produce fideos de cereales andinos sin gluten y en calidad orgánica. Pero tal vez algo de lo más interesante de la empresa es la filosofía social que se adoptó convirtiéndola en una empresa afiliada al mundo del Comercio Justo. Se estableció que la gestión económica de la empresa debía estar apoyada en sólidos pilares de conciencia social, ambiental y transparencia total en toda la cadena de valor, todo esto junto a la calidad de los productos nos permitió abrir mercados en el exterior convirtiéndonos en una empresa nacional que exporta a 12 países del mundo en 4 continentes diferentes y que hoy tiene el orgullo de presentar para nuestro mercado boliviano la marca BIO XXI que es un conjunto de productos orgánicos y sin gluten que resume lo mejor que tenemos.



OH!: ¿Cómo ha logrado ser una profesional al mismo tiempo que mamá exitosa?

Este ha sido tal vez el equilibrio más difícil de alcanzar a lo largo de mi vida y en muchas etapas he sentido que tal vez no estaba cumpliendo como es debido con mi trabajo o con mi rol de madre. No es nada fácil estar recargada con la responsabilidad de una empresa y de cuatro hijos que criar, educar y mantener sobre todo habiendo quedado sola. Con frecuencia tenía que hacer un alto en el camino y revisar cómo podía mejorar lo uno o lo otro para no dejar crecer ese sentimiento de culpa por algo no cumplido que a menudo puede ser la causa de frustraciones o depresiones que son totalmente dañinas para la vida de una persona y su entorno.

El haber logrado que mis hijos se enamoren de mi actividad ha sido el “As” de triunfo para mi vida profesional y eso sólo se logra si uno está enamorado de lo que hace y logra trasmitirlo.



OH!: ¿Qué piensa de las mujeres de hoy en día deben combinar el ser mamá, esposa y ayudar a la economía del hogar?

Pienso que tienen suerte pero al mismo tiempo es un gran reto y un difícil y duro camino por recorrer. Una mujer que puede realizarse como profesional es una persona sin lugar a dudas con una linda autoestima, con seguridad en sí misma y que siente que atesora algo que le da un lugar en la vida que le ayuda a ser una buena esposa y una madre ejemplar.



OH!: ¿Qué consejo les daría a las jóvenes mamás?

Lo primero que deben entender es que no son superhéroes y no son ellas las que deben hacerlo todo, deben con habilidad conseguir ayuda y colaboración en las tareas de manera que no acaben con agotamiento y frustración. Nunca sentirse culpables de no hacer esto o aquello o del poco tiempo que dedican a sus hijos, que no olviden que no es un tema de cantidad sino de calidad y si esa calidad va cargada de amor, por corto que sea el tiempo, es un tesoro que marca al esposo o a los hijos. El esposo no es un juez ni es el enemigo, es un aliado al que hay que conquistar para atender a los hijos juntos o por turno si es el caso, de tal manera que la ausencia de mamá no sea un drama.

Yo ahora soy una feliz abuela de siete nietos (Mateo, Valentina, Guillermo, Camilo, Tomas, Isabella y Federico) y estoy preparando mi próxima jubilación que me permitirá disfrutar más de mis bellos nietos y tal vez dedicarme a escribir.

Foto: Cortesía de la entrevistada





PERFIL

MARTHA WILLE

Auditor financiero de profesión, con cursos de postgrado en Bolivia y España, dedicó 17 años de su vida a la concepción y puesta en marcha de un modelo empresarial diferente e innovador en la empresa fundada por su padre, el Sr. Guillermo Wille Lemaitre. Su trayectoria la convierte en una especialista en empresas “híbridas” resolviendo necesidades sociales con negocios rentables. Su trabajo la hace merecedora al “Premio al Emprendedor Social del Año” entregado por la Fundación Schwab el 2005 y es invitada permanente del Foro Económico Mundial como experta en negocios inclusivos.







LILIANA MEDIZÁBAL

iliana Fiordoliva de Mendizábal es gerente de Metropolitana desde 1989. Comenzó a trabajar desde muy joven y nunca dejó de hacerlo, combinado su tiempo y dando todo su esfuerzo para sacar adelante su hermoso matrimonio y a sus cuatro hijos. Consciente del duro rol al que las mujeres se enfrentan hoy en día, compartió su visión y experiencias de vida con OH!



OH!: ¿Cuántos años lleva en el mundo laboral?

Comencé a trabajar cuándo terminé el colegio. Hice mi carrera trabajando y nunca dejé de hacerlo. Desde mi punto de vista, el trabajo dignifica. Autoabastecerse es elemental y si además puedes dar trabajo, mucho mejor.

No soy “trabajólica”, disfruto trabajando y también de los momentos de ocio, estar en familia, con amigos y viajar.



OH!: Cuéntenos sobre la empresa que dirige. ¿Hace cuánto tiempo que está a la cabeza de Metropolitana?

Metropolitana nace el 11 de septiembre de 1989 en Cochabamba. Desde esa fecha soy gerente general. Naturalmente al comienzo estaba bastante sola y realicé labores de “cura y monaguillo”.

Somos una empresa Mayorista de Turismo y de Logística de Transporte de carga.

Representamos para Bolivia marcas como la tarjeta de asistencia en viajes Travel Ace, la MSC de Cruceros, Politours, con destinos exóticos y cruceros fluviales. Hoteles, circuitos de turismo, alquiler de autos, etc. Contamos con oficinas en Cochabamba, Santa Cruz y representaciones en La Paz, Tarija y Sucre.

Las agencias de viaje nos conocen y valoran nuestro trabajo. La ética y el respeto siempre han primado en nuestra empresa y estamos seguros de no equivocarnos.

Como cualquier empresa hemos tenido buenos momentos y otros con dificultades pero supimos salir adelante. Nuestro personal está comprometido con nuestros valores y creo que somos como una familia en la que cada uno hace su labor y sabe que cuenta con el otro. Yo me siento muy orgullosa de esto.



OH!: ¿Cómo ha logrado ser ejecutiva, mamá y esposa exitosa?

A veces yo también miro hacia atrás y me pregunto cómo hice. Creo que organización, perseverancia y fe serían palabras que podría aplicar para intentar entender.

En mi caso, además el tener un esposo que siempre me apoyó, que jamás cuestionó mi trabajo y con el que ya llevo más de 40 años compartiendo la vida.

Fue difícil a ratos, muy complicado con los hijos pequeños, hubo muy duros momentos, pero todo pasa. En realidad hoy cuándo veo a nuestros cuatro maravillosos hijos, profesionales, independientes y fundamentalmente buenas personas, con valores y principios sólidos, solo puedo agradecer.



OH!: ¿Qué piensa de los múltiples roles que deben cumplir las mujeres hoy en día, son mamás, esposas y ayudar en la economía del hogar?

Creo que hoy ya no es una opción sino una necesidad trabajar para contribuir no sólo al sostenimiento del hogar sino a la realización profesional y personal. También creo que los hombres han cambiado su visión y como pareja son más proactivos y comprometidos dentro del hogar y en la crianza de los hijos.

Me parece que la clave está en primero profesionalizarse para estar lo más preparada que sea posible y luego encararlo como un hermoso desafío que nos dará mayor independencia, que nos permitirá criar a nuestros hijos mejor, pero ojo, no con más cosas, con más opciones.

Creo que es un reto que deben tomar con confianza y seguridad de que se puede.



OH!: ¿Qué consejo les daría a las jóvenes mamás?

Que se organicen, que trabajen con ganas y amor por lo que hacen y que jamás pierdan de vista que sus hijos son lo más importante. Perfecto no hay nada, hay que aceptarlo y se hace más llevadero todo. En mi caso la culpa de dejarlos pequeños para ir a trabajar fue algo que me marcó mucho. El ejemplo que tenía era una mamá en casa y me martirizaba pensar que los dejaba. Tuve que trabajar mucho ese sentimiento pero los resultados están a la vista gracias a Dios.

Debemos recordar siempre que los chicos más que cosas, necesitan amor, contención y valores. El acto de amor más grande que puedes hacer por tu hijo es decir No cuando es necesario. Mucho más fácil es no incomodarse y decir que si a todo. Un error muy grande en mi concepto.

Ningún niño ha tenido problemas por no tener lo último que se inventaron para que gastes parte importante de tu sueldo pero si lo tienen muchos por no tener límites, por el miedo de los padres a decirles no, por los papás que no se ponen de acuerdo y dan órdenes diferentes. Los niños deben aprender a valorar lo que tienen. Pueden ser muy vivos y manipuladores si perciben que pueden conseguir sus caprichos. Y no se crean el cuento de que deben ser amigos de sus hijos. Son padres y eso es lo más importante. Amigos encontrarán sus hijos por su cuenta, porque eso es parte de su vida no la de nuestra.



Foto: Danilo Balderrama para Mi Salud



PERFIL

LILIANA MEDIZÁBAL

Nació en Córdoba, Argentina. Se formó en Literatura y Filosofía y estudió Literatura Boliviana en la Normal Católica de Cochabamba.

Está casada con Vladimir Mendizábal A., con quien tiene cuatro hijos: Rodrigo, Álvaro, Andrea y Marcelo.

Es Gerente General de Metropolitana S.R.L desde 1989.

Por muchos años formó parte del directorio de la Cámara de Exportadores de Cochabamba y actualmente es miembro del Directorio de la empresa Coronilla.





TERESA S. ANDRADE

eresa Andrade trabaja hace 28 años en la Industria Funeraria, ámbito en el que asegura, tiene cada día la oportunidad de aprender algo nuevo y servir a la gente. Actualmente ocupa el cargo de Gerente General del Parque de las Memorias, además de dos cargos internacionales relacionados a la industria en la que se desenvuelve: es Presidente de la Asociación Latinoamericana de Parques Cementerios y Servicios Exequiales (ALPAR) y 1ra Vicepresidente de la Federación Mundial del Sector Funerario (FIAT IFTA).



OH!: ¿Cómo se siente al ser Presidenta de la FIAT IFTA?

Siento un inmenso orgullo, pues seré la primera mujer boliviana y latinoamericana en ocupar este cargo.

Es un privilegio trabajar en la vocación personal, un desafío estar al frente de la dirección de 92 países y una responsabilidad, la cual enfrentaré con todos mis conocimientos.



OH!: Cuéntenos sobre la FIAT IFTA.

La FIAT IFTA es la Federación Mundial que agrupa a todo el sector de cementerios, funerarias, crematorios, tanatologos; es decir, todo lo que se conoce como “el sector funerario en general”.

La FIAT IFTA tiene status de ONG ante las Naciones Unidas-ECOSOC y ante la UNESCO. Esto permite que trabajemos a nivel mundial en un estándar internacional para el tema de políticas económicas y por otro lado, en el tema de patrimonio funerario mundial definido como todos los sitios, construcciones, rituales, tradiciones, música, comida, relacionada con la muerte, la pérdida y el dolor. Este es un trabajo que tiene que ver con la investigación, conservación y la educación.

Asimismo, trabajamos con la repatriación internacional de restos humanos, trabajamos con la preparación profesional para asistir a organismos estatales/internacionales ante desastres.

Trabajamos en programas de educación para la profesionalización del sector a nivel mundial.

La FIAT IFTA está comprometida con todos los sectores de las sociedades de los países del mundo donde la pluralidad es una fortaleza para lograr estándares éticos, humanos y profesionales.



OH!: ¿Cuáles son sus planes a mediano plazo con la FIAT IFTA?

Asumiré la Presidencia Mundial en la ciudad de Montreal, Canadá el próximo 2 de junio, durante un periodo de 2 años. Trabajaré para contribuir desde la experiencia Latinoamericana hacia un tema sensible a nivel mundial. Estoy segura que con el acompañamiento de mis Vicepresidentes, del Japón y Polonia, lograremos mejoras cualitativas para todos los países. Tendré el honor de dejar el nombre del país en alto.



OH!: ¿Qué opina sobre la apertura del campo laboral y los grandes cargos que hoy ocupan las mujeres?

Pienso que hoy en día hay muchos logros importantes para las mujeres en diferentes áreas. Asimismo, existe todavía mucho por hacer para lograr un equilibrio positivo entre la profesión ejercida por la mujer y el varón; sin embargo, creo que en el camino recorrido existen ejemplos inspiradores de mujeres que valientemente logran acceder a posiciones antes vedadas y cuyas contribuciones son un gran aliciente para el género, pero sobre todo para los profesionales en general, todo lo que prevalece es el conocimiento y la capacidad.



OH!: ¿Cómo logra combinar el trabajo con ser madre y esposa?

Creo que el mayor reto es lograr un balance armonioso entre los diferentes roles; tiene mucho que ver con los valores propios de la mujer y con el apoyo que la familia, pareja y/o entorno le pueda dar. Las prioridades tienen que estar claras y de esa manera uno pueda ejercer, disfrutar y contribuir a plenitud en esa función de mamá, esposa y profesional.



OH!: ¿Cómo ve a la mujer de hoy?

La mujer de hoy tiene la oportunidad cada vez más contundente de estudiar de acuerdo a sus habilidades, y de realizar un complemento adicional gracias a esas cualidades propias de “ser” mujer, donde esa igualdad busca generar mayor intelecto y aportar sin dejar de ser en “esencia”: mujer.



OH!: ¿Qué consejo le daría a las mamás jóvenes?

Aconsejo que la mujer joven aproveche esa energía, vitalidad propia de la juventud para perseguir, correr y lograr que sus sueños se hagan realidad. Lograr tener educación, disfrutar de la maternidad y la pareja, eso para mí es felicidad.



Foto: Cortesía Teresa Andrade


Economista calcula que las madres aportan un 14 por ciento al PIB de Bolivia

Los diferentes países no cuentan, por el momento, con estadísticas que puedan medir el desempeño del trabajo de las madres en el hogar, afirma el economista y docente universitario Luis Pablo Cuba Rojas.

Sin embargo, si se trata de darle en números un valor al trabajo de las madres, el economista calcula que aportan cerca de un 14 por ciento al Producto Interno Bruto (PIB).

El PIB actual de Bolivia se estima en alrededor de 34 mil millones de dólares y el aporte de las mujeres madres sería de 4.760 millones de dólares.

Cuba analizó, desde el punto de vista económico, el aporte que realizan las madres con su trabajo cotidiano en el hogar.

P: ¿Es posible medir económicamente el trabajo de las madres?

R: Actualmente no existe esta información estadística, aunque se están desarrollando intentos académicos para avanzar en ese sentido.

No obstante, se cuentan con estadísticas que analizan las categorías ocupacionales y el rol de las mujeres. Así por ejemplo, según un informe del Consejo Económico para América Latina (CEPAL), las mujeres ocupan lugares más precarios y con menores retribuciones. Este grupo constituye una menor proporción en el trabajo asalariado y más de una de cada diez (11.6 por ciento ) trabaja en el servicio doméstico, que en la región continúa siendo precario y poco regulado (CEPAL, 2013).

P: ¿Cuál es el aporte económico de las madres al Producto Interno Bruto (PIB) de un país? ¿Es posible medir el impacto que tiene en su economía?

R: El Producto Interno Bruto (PIB) mide solo la producción final y no la denominada producción intermedia, para evitar así la doble contabilización.

Al hacer referencia a bienes y servicios finales se quiere significar que no han de ser tenidos en cuenta aquellos bienes elaborados en el periodo para su utilización como materia prima para la fabricación de otros bienes y servicios. Esto hace muy difícil medir el aporte económico de las madres al PIB, pero si tratamos de darle un valor y tomamos en cuenta al número de mujeres que son parte de la población activa en Bolivia (1.985.770), ellas deben aportar con el 32 por ciento del PIB y las madres bolivianas cerca de un 14 por ciento .

Esto muestra la importancia del trabajo de la mujer boliviana y de las madres en la creación de bienes y servicios.

P: ¿Algún país del mundo incluye en su PIB u otro indicador el trabajo de las madres?

R: No, por las razones explicadas anteriormente, no existe un detalle del trabajo de las madres a la economía a través del PIB.

Sería importante tener un índice a nivel mundial que permitiera medir ese importante aporte a la economía. Actualmente existen indicadores como el Índice de Desarrollo Humano (Human Development Index) de la Organización de las Naciones Unidas, que combina el análisis de los criterios de longevidad y educación de la población con la producción material de una nación.

Otro Índice, el denominado una Vida Mejor (Better Life Index) considera once variables sobre bienestar que son: empleo, ingresos y vivienda, que miden condiciones materiales de vida, y comunidad, educación, equilibrio laboral-personal, medio ambiente, participación ciudadana, salud, satisfacción ante la vida y seguridad, que miden calidad de vida.

Es posible que se pueda incorporar, en el futuro, el aporte de una madre, desde sus actividades domésticas, en esos índices.

P: Se afirma que la madre es una economista innata...

R: Por lo general administra la economía del hogar, ayuda a equilibrar las finanzas, es muy consciente de las responsabilidades de ingresos y gastos. Tiene un conocimiento importante sobre la variación diaria de los precios de los productos de primera necesidad por su participación más directa en los mercados de abasto o tiendas de barrio. Eso le permite conocer cómo están variando los precios diariamente y saber si se da una inflación en una economía.

P: ¿Por qué entonces no se valora en su exacta dimensión el trabajo de las madres?

R: Considero que esta idea ha ido cambiando desde la década de los años 90. Las diversas acciones de mujeres y organismos internacionales han permitido adquirir y valorar la importancia del trabajo de las madres en las diferentes tareas que se realizan, lo que incluye además una perspectiva de género.

P: ¿En qué ámbitos de la economía influye el trabajo de las madres?

R: En los distintos sectores de la economía, tanto productivo como servicios. Su presencia es importante para coordinar las diferentes tareas de las empresas, bancos y restaurantes. En el sector rural su trabajo es fundamental al participar desde lo doméstico hasta las actividades agrícolas, donde interviene activamente.

POBLACIÓN

P: ¿Cómo afecta a la economía o desarrollo de un país, el número de hijos que pueda tener una familia?

R: La medición de la pobreza de ingresos no constituye un buen indicador de la situación diferencial de hombres y mujeres, ya que se basa en el supuesto de que el ingreso total del hogar se distribuye en forma equitativa entre sus integrantes. Por lo tanto, resulta más ilustrativo medir la proporción de mujeres sin ingresos propios.

De acuerdo con un informe de la CEPAL (2014), en la mayoría de los países latinoamericanos, las mujeres constituyen una porción importante de los grupos con menores ingresos. En la región, una de cada tres mujeres no posee ingresos propios, mientras que uno de cada diez hombres se encuentra en esa condición. Dimensiones como la edad y el estado civil también tienen implicancias sobre la pobreza.

P: ¿Influye la situación económica de las familias para que decidan tener más o menos hijos?

R: La información estadística, en general, muestra que no necesariamente la situación económica ha sido determinante para tener más o menos hijos.

Un estudio realizado el año 2013, en el marco del Foro Regional en Cochabamba, pudo determinar que las mujeres están más afectadas por la falta de trabajo. Un dato que refleja las faltas de oportunidad laboral o que las mismas tienen un carácter eventual.

De la misma forma, el número de mujeres en la categoría jubilación es mucho más bajo en comparación con los hombres, lo que refleja una alta dependencia de los hogares en términos de la presencia del hombre que tiene más posibilidades de jubilación.

Contribuye a la producción

P: ¿Cuáles son las ventajas o desventajas de tener una tasa de natalidad elevada o baja?

R: Europa tiene una tasa de natalidad baja y hoy se impulsa para mejorar esa tendencia.

Una tasa de natalidad elevada puede ser importante para aportar a la producción de un país, pero cuando no existen suficientes condiciones laborales o mejores oportunidades de empleo se van creando cinturones de pobreza y marginalidad que generan más desventajas, principalmente a las economías con menor desarrollo relativo.

Si a eso se suma la migración rural-urbana, se agudiza el problema en los centros urbanos por temas de hacinamiento. Las afectadas con esas desigualdades son, principalmente, las mujeres que no logran acceder a empleos estables o deben concentrarse en las actividades domésticas.

A pesar de esos datos, pienso que el índice de natalidad en Cochabamba en bastante alto considerando la situación económica de las familias.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, la tasa de fecundidad es de tres hijos por mujer.

Mirtha Cuba asegura que fue bendecida en diez oportunidades

Su rostro se ilumina al mencionar los nombres de sus diez hijos. Mirtha Cuba de Farfán, de 58 años, esboza una tímida sonrisa y afirma que fue bendecida por Dios en una decena de oportunidades.

Gerardo, el segundo de sus descendientes, apunta que de su madre atesora solo buenos recuerdos. Por ejemplo, que ella siempre les alentaba, y lo sigue haciendo, a seguir adelante, pero no solo con palabras sino también con hechos.

Recuerda, por ejemplo, que cuando salían a jugar sin permiso, ella les escondía de su papá para que no les castigue.

“Ella evitó siempre que nos dediquemos a la mala vida, a las bebidas. Estamos bien encaminados gracias a sus consejos”.

PARTOS FÁCILES

Mirtha confiesa que no había planificado tener una familia tan numerosa, pero en ningún momento se arrepintió. Al contrario, se siente una madre afortunada cuando recibe el calor de todos sus hijos y sus ocho nietos.

No obstante, su familia podía haber sido un poco más grande. Uno de sus hijos, Alejandro, murió cuando tenía apenas seis meses, iba a ser el noveno de los hermanos.

Rememora que tuvo partos bastante fáciles, a tal extremo de que dos de sus hijos nacieron antes de llegar al hospital.

Alentada por su novena hija, Nataly, esta madre se anima a contar una de las anécdotas más interesantes de su vida.

Cuando empezó a sentir los dolores del parto, de su hija Nataly, Mirtha se dirigió a una clínica que funcionaba a pocas cuadras de su vivienda. Pero como en este establecimiento de salud no había espacio para internarla, decidió ir a otra. Al bajar del trufi, su hija cayó y apareció en el suelo, cubierta de arena.

El médico de la clínica apareció en la puerta y auxilió de inmediato a la paciente, internándola.

Situación similar ocurrió con su quinto hijo, Robert, a quien también, según sus palabras, derramó en la puerta de la Caja Nacional de Salud. Su esposo, David, le había llevado hasta el hospital del kilómetro cinco de la avenida Blanco Galindo.

ANTES ERA MÁS FÁCIL

Mirtha se casó con su esposo, David, cuando tenía 18 años y quedó embarazada de su primogénito, Miguel, un año después de su matrimonio.

Sus hijos son Miguel, de 39 años, Gerardo (37), David (35), Claudia (33), Robert (31), Mariela (29), Gustavo (27), Luis (25), Nátaly (22) y el menor Juan Pablo (20).

Señala que no tuvo grandes dificultades para educar a sus hijos “porque antes la vida era más fácil” y más barata.

Su esposo tiene un taller para reparar motocicletas, en su vivienda, actividad que les permitió tener los recursos necesarios para alimentar a sus diez hijos, hacerles estudiar y brindarles todas las comodidades posibles.

Mirtha resalta que el apoyo de su esposo fue fundamental en la educación de todos sus hijos.

“Mi esposo es quien más ha trabajado y junto con él hemos logrado sacar a todos adelante”.

En medio de las motos que repara su esposo, en el taller que administran desde que contrajeron nupcias, Mirtha dirige su atención hacia uno de sus nietos para pedirle que tenga cuidado.

Ella está siempre pendiente de sus nietos y confiesa que es una doble alegría verlos jugar y crecer.

Claudia, la mayor de sus hijas, califica a su madre como una mujer muy valiente por haber tenido diez hijos y haberlos educado de la mejor manera posible.

“Nos ha llegado a criar a los diez sanos y fuertes. A lo mucho alguno se resfriaba, pero por lo general no llegábamos al hospital”.

Esta madre trabajó en la hilandería Sendtex para ayudar económicamente en el sustento de su familia. Gracias a que era parte de esta empresa, Mirtha estaba asegurada en la Caja Nacional de Salud, donde nació la mitad de sus hijos.

Después decidió dejar el trabajo para dedicarse íntegramente a la educación de sus retoños.

HEREDABAN ROPA

Claudia explica que la ropa que utilizaban sus hermanos mayores, especialmente los dos primeros, la heredaban a los menores, incluso hasta el quinto o sexto de ellos.

Heredar la ropa entre hermanos fue siempre una gran ayuda para esta familia, porque les ayudaba a ahorrar dinero.

DATOS PARA TOMAR EN CUENTA
Salía con sus hijos con un rol de turnos

Debido a que su familia era y es numerosa, las salidas de Mirtha con sus hijos eran por turnos.

Gracias a que se organizaba de esta manera, los paseos con ellos no eran muy complicados. Los mayores preferían quedarse en su casa o ir con sus amigos, dejando solo a los más pequeños con sus padres en las excursiones.

La mayor ayudaba a cuidar a los menores

Claudia, la mayor de las hijas de Mirtha Cuba, fue un gran puntal en el cuidado de sus hermanos menores. Se ocupaba de ellos cuando su mamá salía a realizar alguna tarea.

Además de atender a sus hermanos, ella cocinaba.

Claudia tiene actualmente dos hijos, el mayor de siete años, Mijael, y el menor, Rudy, de cuatro.


Mamás asambleístas, entre el debate de leyes y sus familias

"Mi hijo pequeñito a veces dice mi mamá es la diputada...”, cuenta una asambleísta nacional a propósito del Día de la Madre, que se celebrará el próximo 27 de mayo. Cinco parlamentarias cuentan lo complejo que llega a ser la combinación mamá-asambleísta. No obstante, todas expresan alegría, dado que -aseguran- que el sacrificio que efectúan es por trabajar para el país y para sus hijos e hijas.

A pesar de estar la mayor parte del tiempo en un trabajo "altamente demandante”, ellas se dan modos para ayudar en las tareas a sus hijos, llevarlos al parque, recogerlos del colegio e incluso para compartir un churrasco de vez en cuando. Así como el rol de asambleístas es "casi 24/7”, explican que buscan no descuidar a su familia.
"Tenemos una responsabilidad con nuestros hijos en la educación, también en el aspecto laboral como legisladoras. En ese marco es sacrificado pero lo hacemos con gusto porque hay un compromiso de no sólo pensar en nosotros en el momento, sino en las generaciones que van a venir”, afirma la diputada por Chuquisaca del Movimiento Al Socialismo Alicia Canqui.

Esta asambleísta, quien tiene tres hijos, comenta que procura estar en contacto con ellos todos los días. "Hay que estar pendientes de todo”, sostiene. Confiesa que cuando su familia está unida se siente respaldada y fortalecida, incluso para trabajar horas extras si le toca.

"Para mí sobre todo, frente a cualquier responsabilidad, antes soy madre. Las otras responsabilidades las asumo pero ser madre está primero”, resume.

La diputada de Unidad Demócrata Eliane Capobianco cuenta que es muy complicado para los parlamentarios que no son de La Paz relacionarse con frecuencia con sus familias y, en este caso, con los hijos. Capobianco, que es representante de Santa Cruz, viaja al oriente del país cuando tiene su "semana regional”; y, aparte de seguir trabajando, busca darle tiempo de calidad a sus tres vástagos (dos mujeres de 13 y 15 años y un varón de 23).

"Ellas quedan a cargo de su papá los días que yo me vengo aquí y no deja de ser duro porque muchas veces hay que renunciar a estar con ellas en momentos que quisiera estar”, explica Capobianco.

Como anécdota, cuenta que hasta antes de ser diputada siempre estaba pendiente de las tareas de sus hijas, pero que con el tiempo se dio cuenta que de a poco ellas aprendieron a "ser autosuficientes”. "Empecé a sentirme un poco rara las primeras veces”, comenta.

Cada que puede, comparte un churrasco con su familia. "Intentamos hacerlo por lo menos una vez a la semana”, dice.

La diputada oficialista por Oruro Rosario Villca tiene tres niños. Dice que como madre parlamentaria debe hacer hasta un triple trabajo para dedicar a sus herederos "tiempo de calidad”. "La parte de ser madre hemos tratado de cumplir en todos los momentos. Si bien no podemos llevarlos al colegio o recogerlos, tratamos de brindarles un espacio y calidad de tiempo mayor”, sostiene la legisladora.

Villca cuenta que cuando está en Oruro y tiene un poco de tiempo, trata de llevarlos al parque y ayudarles en sus tareas; incluso, aquellos días que está con ellos procura despertar más temprano para prepararles el desayuno y alistarlos para que vayan al colegio.

"Creo que mis hijos se sienten orgullosos. Mi hijo pequeñito a veces dice ‘mi mamá es la diputada’. Se dan cuenta del trabajo que desempeñamos como mamás y como mujeres”, afirma
Villca con expresión de orgullo.

En tanto que la senadora montereña María Elva Pinckert, una de las representantes de Unidad Demócrata por Santa Cruz, considera que a pesar de ser una situación triste el "dejar a la familia”, esto se hace por un "bien mayor” que es dejarles a sus hijos y nietos un país mejor. Esta asambleísta tiene tres hijos, una mujer de 35 años y dos varones de 32 y 30 años.

Cuenta que en más de una ocasión le tocó cantar el "cumpleaños feliz” a uno de sus seres queridos vía telefónica y a la distancia, debido a sus labores como asambleísta. "Es triste dejar a la familia. A veces tenemos que cantarles los cumpleaños felices desde el teléfono o salir de madrugada y dejar las tareas de la casa”, afirma la senadora Pinckert.

Una de las "nuevas mamás” parlamentarias es Eva Copa. Con expresión tranquila relata que cuando asumió una de las senaturías titulares de La Paz por el MAS todavía era gestante. Hoy, su hijo tiene nueve meses y están "casi siempre juntos”.

Explica que la clave de ser mamá en un escenario como la Asamblea Legislativa es cuestión de organización y de saber administrar los tiempos. Comenta que en varias ocasiones acudió a las sesiones con su bebé en brazos.
"Mi bebé está conmigo en todo momento. Yo voy con él al trabajo. Cuando tengo que sesionar él está con la niñera”, afirma la parlamentaria.

Sobre ser madre y tener una responsabilidad como diputadas o senadoras, dos de los secretos que menciona para hacer su vida llevadera es ser organizada y responsable. "Pienso que el ser mamá no es ninguna dificultad para estar en el espacio en el que estamos”, comenta la legisladora Copa.

Día de la Madre

Inicios El 27 de mayo se recuerda y conmemora el Día de la Madre en Bolivia, debido a que esa fecha, en 1812, cientos de mujeres cochabambinas se unieron en defensa de sus familias en la lucha independentista frente a los españoles. Perecieron. Este movimiento estuvo liderado por doña Josefa Gandarilla.
Ley A consecuencia de ello, la ley del 8 de noviembre de 1827, dictada durante el gobierno del presidente Hernando Siles, decreta que cada 27 de mayo se rendirá "especial homenaje a la madre”.