jueves, 18 de diciembre de 2014

Video Ideas radicales y ataques en foro sobre violencia contra la mujer

Propuestas de cambios estructurales y duros ataques a sus compañeros panelistas fueron la característica de la participación de la líder de la organización feminista “Mujeres Creando”, María Galindo, anoche en un evento sobre violencia contra la mujer organizado en la Universidad Católica Boliviana (UCB).

Galindo propuso medidas radicales para erradicar la violencia machista contra la mujer, como despatriarcalizar el sistema público, eliminar el servicio militar obligatorio, restituir la credibilidad a las mujeres, sacar el tema del ámbito policial y llevarlo al civil y establecer mecanismos de solidaridad mujer-mujer.

Sus propuestas, sin embargo quedaron opacadas por los agresivos ataques a sus compañeros panelistas, la diputada demócrata María Isabel Bustamante; el coordinador interinstitucional de Violencia contra la Mujer, Juan Carlos Sánchez, y el defensor del Pueblo en Cochabamba, Marco Andrés Vargas.

Bustamante observó la inaplicabilidad de la ley 348 (aprobada por el Gobierno para evitar este tipo de violencia), debido a la falta de personal y presupuesto, y señaló que ni el 1 por ciento de las víctimas fue atendida por las casas de acogida. Opinó que la violencia no resolverá con leyes, sino con educación, lo mismo que Sánchez, quien además defendió que la biblia no es machista. Vargas mostró datos estadísticos de feminicidio y anunció una campaña educativa con videos.

Galindo, sin embargo, dijo que “diputadillas” como Bustamante aprobaron la actual ley contra la violencia y negó que la educación sea la solución, sino “cambios estructurales”. Además, no son las mujeres las que deberían ir a casas de acogida, sino los hombres. Reclamó a Vargas y Sánchez por haber llegado tarde al evento (“qué casualidad, hombres los dos”) y los acusó de estar en sus cargos precisamente por el sistema patriarcal. También cuestionó las “campañitas” caras y con errores del Defensor.

El público dio también sus opiniones sobre el tema, y al final hubo coincidencia en apoyar la observación de un asistente en que así como se busca defender a la mujer de la violencia ejercida por el hombre, también hay que condenar la violencia de una mujer a otra mujer, en clara referencia a los insultos de Galindo a Bustamante. Esta última aprovechó para “perdonar” a Galindo y rescatar de ella su lucha en favor de las mujeres.

martes, 16 de diciembre de 2014

Treinta y tres mujeres fueron víctimas de feminicidios sólo en Cochabamba

No existen listas oficiales fiables sobre la cantidad de feminicidios en Cochabamba en 2014. Ni la Policía ni la Fiscalía las tienen actualizadas por un sinfín de factores. Sin embargo, gracias a una revisión hemerográfica de OPINIÓN y datos de la Defensoría del Pueblo, es posible afirmar que este año en la Llajta 33 personas, entre niñas y adultas, fueron asesinadas por feminicidas.

En la lista publicada hoy figuran seis niñas de entre 8 y 5 años de edad a las que sus padres, padrastros, abuelos y un enfermero, en uno de los casos, las violaron aprovechando su situación de vulnerabilidad y dependencia, para luego arrebatarles la vida.

Veintidós mujeres adultas, tres adolescentes de 17 años y dos adultas mayores de 82 y 74 años engrosan la lista negra del dolor. De los 33 crímenes con nombre de mujer, en veintidós la Policía ya identificó a los agresores y están detenidos, pero en 11 permanecen prófugos.

El mes más violento fue mayo. Diez mujeres fueron asesinadas por sus esposos, concubinos, padres o mujeres que las veían como rivales u obstáculos, entre el 2 y el 25 de mayo.

La lista inicial tenía 36 feminicidios, pero dos fueron descartados como tales durante las investigaciones. Se estableció que Elizabeth Mamani (14), que tenía problemas mentales y fue hallada sin vida en un barranco de Vinto, sufrió una caída. Margarita Nogales (54), de la que se sospechaba que había sido envenenada por su esposo en Villa Tunari, quedó claro, gracias a los exámenes toxicológicos, que la mujer murió debido a una intoxicación alcohólica.

Hasta octubre de este año, en La Paz se habían registrado 33 feminicidios. Si la cifra se mantiene en la sede de Gobierno, ambos departamentos (Cochabamba y La Paz) compartirían el primer lugar y el estigma de ser los lugares donde se ejerce mayor violencia hacia la mujer.

La Ley 348 que garantiza a las mujeres una vida libre de violencia prevé que ante el incremento del maltrato, las autoridades municipales y de la Gobernación pueden declarar alertas parciales o totales que incluyan medidas temporales como la instauración de la una Ley Seca en los lugares donde se advierta que el detonante mayor (no la causa) de la violencia, sea el exceso del consumo de alcohol.

La declaratoria de esta alerta también implica que las alcaldías y Gobernación puedan destinar recursos económicos extraordinarios para la prevención y lucha contra este flagelo. La batalla para lograr que las alcaldías de Cercado y Quillacollo declaren la alerta fue de largo aliento y requirió de marchas, más crímenes y peticiones expresas de la Oficina Jurídica para la Mujer, del Defensor del Pueblo y otras instituciones.

Mientras la Alcaldía de Quillacollo aprobó 1.8 millones de bolivianos, la del Cercado apenas 650 mil. Los recursos son insuficientes para todo lo que se precisa en el departamento con el fin de enfrentar y doblegar al monstruo de la violencia. Desde casas de acogida, material de escritorio para denuncias, equipos para investigar casos, carros, combustible y presupuesto para psicólogos, trabajadores sociales y otros especialistas que ayuden a mejorar las relaciones, hasta campañas educativas para transformar las mentes que piensan que la violencia es un tema del ámbito privado o un trapito sucio que se lava en casa, para internalizar que todos los tipos de violencia son un delito penal, de orden público, que se sanciona con penas de cárcel.

Qué es violencia.

Ejercicio de poder

Todos los tipos de violencia, psicológica, física, económica, sexual y la feminicida, no son más que un ejercicio de poder de unas personas que se creen superiores sobre otras a las que creen inferiores. La intención es demostrar quién manda y obligar a la otra persona a rendirse ante ese mando.

Fiscalía tipifica feminicidios como otros delitos debido a diversidad de criterios

Una de las razones por las cuales la Fiscalía y la Policía no tienen listas de feminicidios fiables es la diversidad de criterios para tipificar los crímenes contra las mujeres.

Por ejemplo, en el caso de una mujer que fue asesinada por su concubino, éste se entregó en la ciudad de Sucre y se sometió a una juicio abreviado por homicidio en el que le dieron 20 años de cárcel. La Defensoría del Pueblo reclamó el que no se haya calificado el delito como feminicidio y la sentencia fue anulada. Ahora se sustancia un proceso por feminicidio.

Otro caso sintomático es el de Silveria Vidal de Siles, una anciana de 82 años que retornaba a su casa en Vinto cuando Gregorio Toco (24), un peatón que salía de un local la redujo, la arrastró hasta un sembradío, la violó y la mató de un golpe en la cabeza. La nieta de la anciana, que iba a darle alcance, sorprendió al agresor en pleno delito y con ayuda de la gente lo aprehendió.

Este crimen debería tipificarse como feminicidio, porque el objetivo de la muerte fue la violación, el uso del cuerpo de la mujer para la satisfacción personal del agresor, tal y como dice el artículo 252 del Código Penal, modificado por la Ley 348. Empero, la Fiscalía no lo interpretó de la misma manera y el proceso es seguido por otro delito.

Los crímenes de niñas también son motivo de discordia. Para algunos policías, se debe aplicar el parágrafo 5 del artículo 252 que define como feminicidios las muertes ocurridas cuando las víctimas se encuentran en una situación de vulnerabilidad.

Hay fiscales que, sin embargo, consideran estas muertes como infanticidios u homicidios. Estas diferencias de criterios, entre los mismos fiscales, hacen que las listas oficiales sobre el número de feminicidios en Cochabamba sean poco fiables.

La directora de la Oficina Jurídica para la Mujer, Julieta Montaño, coincide en que la tipificación de los delitos se ha vuelto un problema y, ante la duda, los representantes del Ministerio Público optan por calificar algunos feminicidios como otros delitos que conocen más. “Esto se da porque la norma es abierta, no viene empaquetada. Pero tipificar el crimen contra una mujer como homicidio es hurtarle, reducirle la pena al agresor”.

Montaño aclaró, por ejemplo, que no todos los feminicidas son el esposo, la pareja o alguien del entorno conocido de la víctima. “En el caso de Silveria Vidal de Siles hay que identificar cuál fue el objetivo de matarla. Fue usar el cuerpo femenino como un objeto de placer y el agresor aprovechó de su situación de vulnerabilidad. Está claro que es un feminicidio aunque el autor haya sido un desconocido”.

Las muertes precedidas de atentados a la libertad sexual o personal son feminicidios. “Si una mujer es raptada y se atraganta en cautiverio, es feminicidio porque el captor atentó contra su libertad personal primero”, ejemplificó Montaño.

Sepa qué es un feminicidio de acuerdo a Ley 348

El artículo 252 bis del Código Penal sanciona con 30 años de cárcel, sin derecho a indulto, a quien mate a una mujer en estas 9 circunstancias:

1.- Cuando el autor sea o haya sido cónyuge o pareja de la víctima, incluso si no hubo convivencia.

2.- Cuando la víctima se haya negado a tener una relación de pareja, enamoramiento, o intimidad con el autor.

3.- Cuando la matan por estar embarazada.

4.- Cuando la víctima se encuentre en una situación o relación de subordinación o dependencia respecto del autor o tenga con éste una relación de amistad, laboral o compañerismo.

5.- Cuando la víctima está en situación de vulnerabilidad.

6.- Cuando antes del crimen la mujer fue víctima de otros tipos de violencia (física, psicológica, sexual, o económica) de parte del mismo agresor.

7.- Cuando antes del crimen el agresor agredió sexualmente a la víctima o atentó contra su libertad individual.

8.- Cuando el crimen se relacione con delitos de trata y tráfico de personas.

9.- Cuando la muerte sea fruto de ritos, desafíos grupales y prácticas culturales.

VIOLENCIA Y LOS MEDIOS

Uno de los desafíos más importantes en la prevención de la violencia es entender que ésta no pertenece al ámbito privado, sino que es un delito de orden público que se sanciona con penas de cárcel. Cambiar este pensamiento requiere de la modificación de currículas en unidades educativas y campañas educativas masivas en las que los gobiernos municipales y departamentales deben invertir. Pero también es urgente que los periodistas y los medios de comunicación difundan noticias de violencia con enfoque de género, para no reforzar los prejuicios y roles establecidos por las sociedades patriarcales. Por ejemplo, no se debe usar la frase “crimen pasional” porque nadie mata por amor, sino por violento, por ejercer poder sobre la otra persona. Tampoco se debe titular “La mató por celos”, pues quien mata lo hace por violento, ante la imposibilidad e ejercer dominio o control sobre la otra persona. Tampoco se debe aportar en la minimización del crimen titulando “la mató estando ebrio”, pues el alcohol solo es un detonante de la violencia que ya se lleva dentro. No todos los borrachos matan.

Mujeres exponen sus productos

Alrededor de 1.563 mujeres capacitadas por el Área Mujer Productora del Municipio alteño expondrán diferentes productos hechos por ellas. La actividad puede ser visitada hoy y mañana en el Campo Ferial de La Ceja.

Al respecto, la responsable del Área, Sonia Mamani, señaló: “Esta es la sexta Feria Mujer Productora, con esto cerramos los cursos que dieron inicio en abril de este año, además, participarán todas las mujeres que fueron capacitadas en diferentes rubros”.

Se instalarán 78 stands y participarán 90 grupos de los 14 distritos de la urbe, entre los rubros a exposición estarán: repostería, cotillonería, tejido a mano, pollerería, corte confección, pintura en tela, costura industrial, corte confección y telar artesanal.

En este año se contó con 1.500 personas, entre mujeres y los jóvenes de los centros de rehabilitación especial que recibieron los cursos de capacitación en diferentes zonas de manera gratuita, la comuna invirtió para este beneficio social más de 200 mil bolivianos.

La clausura se realizará con la entrega de certificados y la graduación de las 1.500 personas capacitadas el viernes 19 de diciembre en el Multifuncional de La Ceja, Heriberto Gutiérrez.

Este arduo trabajo, agregó la funcionaria edil, fue realizado a través de la Dirección de Género y Gestión Social del Municipio y la Unidad de Apoyo Social y Participación de Igualdad de Oportunidades de la Mujer a la cabeza de la gestión del alcalde Edgar Patana quien constantemente está apoyando a las mujeres y familias alteñas por un futuro mejor.

“Invitamos a los vecinos a visitar a esta expoferia, la entrada es totalmente gratuita, además, los productos que serán expuesto estarán a la venta a precios módicos para el público”, finalizó Mamani.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Inversión para equidad de género llegó al 2%

Una propuesta metodológica construida por organizaciones e instituciones feministas de Bolivia con el apoyo de la Organización de Naciones Unidas (ONU-Mujer), basada en la evaluación de las categorías para el análisis y orientación de la inversión pública en la igualdad de género, determinó que los municipios destinan sólo el 2 por ciento de sus recursos para promover la igualdad con equidad de género.

“Si bien en términos de recursos, la mayoría de los municipios a partir de 2008, incrementaron sus presupuestos en términos porcentuales para programas y proyectos destinados a promover la equidad en razón de género, los indicadores todavía son bajos”, dijo al Programa de Investigación Estratégica en Bolivia la coordinadora nacional del programa Presupuestos Sensibles a Género (PSG) de ONU Mujeres, la socióloga e investigadora Tania Sánchez, señala que

“De destinar entre el 0.03% y el 1% del total de los recursos de inversión municipal que iban destinados a temas de equidad e igualdad de género entre el 2002 y 2007, a partir de 2008 mejoraron los porcentajes, pero no significativamente. Subieron de 0.03% al 3%, y esto, dependiendo qué miramos, y cómo miramos”, señaló.

Tania Sánchez fue una de las responsables del equipo técnico encargado de la elaboración del libro “Inversión pública para la equidad de género en Bolivia”, sistematización de la experiencia: Categorías para el análisis y la orientación de la inversión pública en igualdad de género en Bolivia, trabajado con Natasha Loayza, Marisol Murillo, Mónica Beltrán, Zonia Fabiani e Ingrid Toro, bajo la coordinación general de Asa Regner, representante de ONU Mujeres en el país.

“El documento sistematiza la experiencia del apoyo de ONU Mujeres en Bolivia a varias organizaciones e instituciones como el Colectivo Cabildeo, el Instituto de Formación Femenina Integral, la Casa de la Mujer, y la Mesa Nacional de Trabajo en Presupuestos Sensibles a Género, que fue la instancia que permitió articular y fortalecer la acción e incidencia a nivel nacional a la luz de la poca inversión de los municipios al tema de equidad y género”, afirma.

Ambos documentos, tanto el de inversión pública, como el de la propuesta elaborada por las organizaciones de mujeres, fueron presentados durante la XVIII Feria Internacional del Libro (FIL) que se desarrolla en el Campo Ferial de Bajo Següencoma de la ciudad de La Paz.

“El Ministerio de Economía y Finanzas señaló que la inversión pública a nivel municipal no sobrepasa del 1% para el tema de equidad de género, pero viendo sólo la partida asignada para políticas de género, pero desarrollando el análisis del presupuesto público con diferentes categorías de inversión en equidad de género que se han construido colectivamente en el país, se ve que la inversión pública en general supera el 2% de los recursos”, explica.

El análisis y la orientación de la inversión pública en igualdad de género según Sánchez, consideró cuatro tipos de categorías: a) inversión focalizada en mujeres, b) inversión en la correspondencia social y pública para el cuidado y sostenibilidad de la vida; c) inversión en cultura de igualdad; y d) redistribución para la igualdad social y de género.

El trabajo también consideró los avances legislativos desde la promulgación de la nueva Constitución Política del Estado y la Ley de Autonomías, que determinan que las Gobernaciones deben asignar al menos el 5% de sus recursos para inversión en equidad de género.

Denuncia, segundo calvario para la víctima de violencia

Unas grandes gafas negras y una bufanda que le servía como una especie de burka (velo), escondían sus ojos, hinchados de tanto derramar lágrimas de dolor; su labio inferior reventado y uno de sus pómulos amoratados. Así, tapada, por vergüenza, más que por encubrir las bajezas de su agresor, llega hasta la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), Martha V. para denunciar a su concubino.

Como casi todas las víctimas de violencia intrafamiliar, cuenta que esta no es la primera vez que su pareja le propina una golpiza, pero sí fue una de las peores. “Él no sabe nada, no sabe que estoy aquí”, dice, e inmediatamente echa a llorar.

Tras unos largos minutos de espera, un efectivo de la FELCV le toma su declaración y mientras Martha cuenta su triste situación, llorando amargamente -como si recordar le hiciera volver a sentir los duros golpes que recibió aquel día- su rostro cambia de repente, como si le habrían dado una mala noticia.

PEREGRINAJE Al abandonar la FELCV, cuenta que le dijeron que necesitaba hacerse un análisis forense, en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), de la laguna Alalay o en el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), Coña Coña (Blanco Galindo, kilómetro cinco). Con los resultados del médico forense debía volver a la FELCV de la avenida Baptista, entre Ayacucho y Colombia.

“Tú crees que tengo tiempo para caminar, mi marido se va a dar cuenta. Así nomás lo voy a dejar”, dice resignada y se marcha.

A esto, el director de la FELCV, coronel Alejandro Pozo, admitió que “el camino que tiene que recorrer la víctima (para denunciar) es muy moroso”.

“Por ejemplo, acá (FELCV) es la central, pero si yo quiero hacerle un examen forense tengo que mandarle (a la víctima) al IDIF o a la FELCC, que son distancias largas, considerando que las mujeres están maltratadas”, aseveró.

Muy ocasionalmente, dice Pozo, la FELCV proporciona sus vehículos para que trasladen a las mujeres hasta el forense, pero casi nunca se puede.

Esta situación, según Pozo hace que las víctimas de violencia física, psicológica o sexual, se cansen y no culminen con el proceso de denuncia.

CONSECUENCIAS Además, según el psicólogo Marco Antonio Tapia, el hecho de que la denuncia de una mujer no tenga efecto inmediato sobre el agresor, puede hacer que éste cobre venganza o bien que pida perdón y que todo quede como si nada habría pasado.

Según Pozo, mientras más dura el proceso de denuncia, el agresor sale beneficiado, pues éste aprovecha para convencer a la mujer de que pare con lo que ha iniciado.

A este calvario, que, con mucha suerte, suele durar una semana, se suma la burocracia y un segundo maltrato que recibe la mujer por parte de ciertos funcionarios involucrados en la denuncia, dice Pozo.

El director de la FELCV indica que están intentando reducir esta situación, ordenando a su personal que sea más cálido con las víctimas.

Sin embargo, la solución a este y otro tipo de inconvenientes que las víctimas tienen mientras su denuncia se procesa, es la construcción de una nueva infraestructura integral para la FELCV, dice la autoridad.

Datos.

Uno

En todo el territorio nacional, Cochabamba es el departamento donde más casos de feminicidio y violencia contra la mujer se registraron en lo que va del año.

Son 29 casos de feminicidios en el departamento y del total 18 se dieron en Cercado.

Ley

Existe una ley, la 348, que sanciona la violencia contra la mujer, en el peor de los casos, con 30 años de privación de libertad y sin derecho a indulto. Sin embargo esta legislación no ha logrado disminuir los casos de abusos y de feminicidios en Cochabamba.

Anonimato

La denuncia de agresión física, sexual o psicológica, no necesariamente debe ser presentada por la víctima, sino también por algún familiar o vecino. La Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) garantiza el anonimato del denunciante.

Opiniones.

Cristian Villavicencio

Obrero

Creo que están descuidando a la FELCV, ahí los policías trabajan en condiciones nada óptimas, además no tienen el personal adecuado ni capacitado. Es más, ahora recién han habilitado una línea gratuita, pero falta saber si estará disponible.

Martha Rosas

Enfermera

No tengo esposo y nunca nadie me ha puesto una mano encima, ni siquiera mis padres, pero poniéndome en el lugar de las víctimas, pienso que deberían haber más policías que estén al pendiente de las mujeres golpeadas. No podemos permitir que en nuestra sociedad sigan pasando este tipo de cosas.

Giorgina Escóbar

Estudiante

Hay mujeres que prefieren retirar su denuncia por miedo a sus maridos. Muchas, después de ir a denunciar, el marido se desquita con la mujer o les hace daño a sus niños.

Yo creo que las mujeres tienen que agruparse y luchar porque se cumplan sus derechos, lo digo como madre de familia y esposa.

Juana Mamani

Comerciante

Si a una mujer le pega su esposo, ella tiene que ir a pedir ayuda a la Policía, a la Brigada o a cualquier institución.

Ahora hay muchos lugares donde se puede denunciar.

Si la mujer lo deja así, pienso que su esposo le va a seguir pegando y puede terminar en feminicidio. No hay que callarse.

10 mujeres en casas de acogida

Según el director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), la mayor parte de las víctimas de violencia, más que dar un escarmiento a su agresor, necesita refugios donde les proporcionen ayuda psicológica, sin embargo todas las casas de acogida que hay en el departamento, apenas pueden refugiar a 10 mujeres.

La FELCV tiene una precaria habitación con la capacidad de albergar solo a una víctima, es por eso que casi siempre, pide respaldo a la Organización No Gubernamental (ONG), Voces Libres e incluso a las Estaciones Policiales Integrales (EPI’s) de la zona norte y sur.

No obstante, esto no es suficiente para cubrir la demanda de todas aquellas mujeres que abandonan sus casas porque corren peligro en ellas.

Falta una firma para iniciar obras en la Ayacucho

Una imponente infraestructura, que concentra oficinas de fiscales, de médicos forenses, psicólogos, entre otros profesionales, pretende edificar la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), en la avenida Ayacucho e Ismael Montes, sin embargo la falta de una firma está obstaculizando el proyecto.

Según el director de la FELCV, Alejandro Pozo, esta edificación pondrá fin al calvario que las víctimas de violencia pasan mientras su denuncia se procesa, pues la concentración de las instituciones, va a permitir que “las mujeres entren (a la nueva FELCV con su denuncia) y salgan de ahí con un castigo para su agresor”.

Pozo indicó que lo único que falta para empezar a edificar la nueva FELCV es que un colegio, que dice ser dueño del terreno, demuestre su derecho propietario. El colegio hasta ahora no lo ha hecho, mientra que la FELCV ya demostró que esos predios le pertenecen al Estado.

Es por eso que, para acelerar la situación, Pozo está mandando constantemente memoriales a las partes involucradas.

MÁS PROBLEMAS Otra dificultad que enfrenta la FELCV es que, la Alcaldía les dijo que no derriben unos galpones cuando construyan la nueva obra porque supuestamente son patrimonio cultural, y les planteó un nuevo diseño que, según Pozo, elevará el presupuesto.

Una vez que estos obstáculos sean superados, la nueva FELCV podría estar concluida en el plazo de seis meses a un año.

Kenia y su odio a las minifaldas

El asalto a una mujer con minifalda que esperaba al autobús en Nairobi, que quedó completamente desnuda, fue la gota que colmó el vaso de las mujeres kenianas, que al grito de My dress, my choice (Mi vestido, mi elección) denunciaron en las calles la opresión masculina a la que están sometidas.
En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebró el mes pasado, la situación de los derechos de la mujer en este país africano sigue sin ser adecuada. A principios de noviembre, una mujer con minifalda fue atacada por un grupo de hombres que le arrancaron la ropa por considerar que vestía de manera "indecent” y que era una jezabel (prostituta bíblica) que estaba "tentándoles”.
Fue entonces cuando centenares de personas salieron a la calle para decir basta ante éste y otros casos similares.
El último de ellos ocurrió cuando una niña que viajaba con su tía en matatu (las populares furgonetas del transporte público) en Nairobi fue atacada por dos hombres que intentaron arrancarle la ropa, reprochándole que podía llevar falda "sólo delante de su marido”.
Estos episodios violentos suponen "un paso atrás” en la historia de un país ya de por sí conservador, ya que "cada vez los hombres se sienten más capaces de hacer algo así”, dijo Reih Muhaki, una manifestante que tiene varias amigas que fueron violadas en el último mes. Por eso, los ciudadanos instan a las autoridades a que actúen.
Así, el grupo Madres de Kilimani, que encabezó las protestas, pidió una mayor implicación al Gobierno y atención a los casos de violencia contra mujeres, así como tribunales especiales y reparaciones. Sin embargo, Isabella Wanjiku, miembro del Consejo Nacional de Mujeres en Kenia, afirmó que se trata de un problema social y que "los problemas sociales necesitan soluciones sociales, no políticas”.
Por ese motivo, las calles de Nairobi se convirtieron este mes en territorio de las mujeres para defender su derecho a vestirse como quisieran y no ser asaltadas.
Aunque las redes sociales fueron punto de encuentro y de apoyo al movimiento #MyDressMyChoice, también recogieron mensajes de numerosos hombres y mujeres, cristianos o musulmanes, que criticaron la "indecencia” de estas mujeres.
Según el Índice de Equidad de Género de 2013 elaborado por la ONU, Kenia está en el puesto 122 de los 187 países analizados. Aunque la Constitución keniana condena la discriminación por motivos de género, el Parlamento -con sólo un 20% de presencia femenina- ha aprobado varias leyes en las que predominan los derechos del hombre sobre la mujer, como la legalización de la poligamia.
Cuando se aprobó la ley, que permite a los hombres contraer matrimonio con el número de mujeres que deseen sin que sus anteriores esposas puedan interferir en ello, el parlamentario Junet Mohammed dijo que "cuando te casas con una mujer africana, ella debe saber que habrá una segunda, y una tercera. Esto es África”. Así, los hombres kenianos recurren a la "cultura” y "tradición” africana en un intento de justificar la subordinación a la que está sometida la mujer. (EFE).

viernes, 12 de diciembre de 2014

Denuncian a Salud por despedir a una funcionaria embarazada

La exdirectora general de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud (que pidió guardar su identidad en reserva) denunció que fue despedida de su trabajo pese a estar en estado de gestación.
Dice que, con esta contravención a la ley, la institución vulneró sus derechos.
"Trabajé con el ministro (de Salud, Juan Carlos Calvimontes) en la parte legal. Hace dos años me nombraron jefa de gabinete y este año –en febrero– me ascendieron a directora jurídica. Me embaracé y lo comenté con algunas personas de la oficina. Supongo que por eso el 23 de junio el nuevo jefe de gabinete, Juan Pablo Torres, y el asesor de despacho, Éver Villena, me pidieron que renuncie”, contó AG.
En ese momento, ella aclaró que no podía renunciar "porque estaba embarazada”. Como no hizo caso a la solicitud recibió el memorándum de despido MS/URRHH/AGRAD/49/2014 en el que "se le agradece por sus servicios prestados”.
Ante esa situación, el 24 de junio, AG presentó una solicitud de reconsideración de su situación pero no tuvo respuesta. Por ello un mes después decidió presentar un recurso jerárquico.
Después de presentar la demanda, recibió la respuesta a su solicitud de reconsideración. "En el documento me indican que yo era funcionaria de carrera, es decir que mi cargo era de libre nombramiento, y que debería presentar certificación médica de la Caja Nacional de Salud, pese a que antes presenté ecografías y un certificado médico del Policlínico 9 de Abril, que pertenece a la Caja”, aseguró.
De acuerdo con la Ley 2027, de Clases de Servidores Públicos, los funcionarios públicos de libre nombramiento no gozan de inamovilidad laboral. Sin embargo, existe la jurisprudencia del Tribunal Constitucional 1194/2014, del 10 de junio, que "protege a los funcionarios de libre nombramiento de despidos por razón de embarazo”.
La denunciante contó que presentó un amparo constitucional, el cual correspondió por sorteo a la Sala Segunda de lo Penal. "Allí, después de cuatro audiencias suspendidas, se me denegó la tutela de mi amparo”, contó.
Actualmente, con ocho meses de gestación, AG asegura que sólo quiere que se le restituyan sus derechos. Por ello el pasado miércoles presentó una carta al defensor del Pueblo, Rolando Villena, haciéndole conocer su caso. La misiva fue derivada a la defensoría departamental, a cargo de Teófila Guarachi.
Al conocer el caso, Guarachi afirmó que lamentablemente los funcionarios de libre nombramiento no cuentan con el amparo de la ley. "Hemos tenido dos o tres denuncias similares y sin buenos resultados”, sostuvo.
Este medio buscó la contraparte en el Ministerio de Salud. Un vocero dijo que no se pronunciarán hasta que el Órgano Judicial emita una resolución.