viernes, 31 de mayo de 2013

Tres activistas de Femen serán juzgadas en Túnez por atentado contra el pudor

Las tres activistas europeas del grupo feminista radical Femen detenidas el pasado miércoles en Túnez por semidesnudarse, en solidaridad con la activista tunecina Amina Tyler, serán juzgadas el próximo día 5 por "atentar contra el pudor, las buenas costumbres y la moral pública".

Según explicaron a Efe fuentes de la defensa, las activistas comparecerán ante la justicia conforme al artículo 226 bis del Código Penal, por lo que podrían ser condenadas a una pena de 6 meses de prisión firme.

El pasado día 29, dos jóvenes francesas y una alemana mostraron sus senos frente al Palacio de Justicia de Túnez, ante un gran número de periodistas, en la víspera del comienzo de un juicio contra Amina, representante de Femen en el país norteafricano.

Las tres mujeres exigieron la liberación de Amina, detenida desde el pasado día 19, y criticaron la moral conservadora de los tunecinos.

Amina, que ayer compareció ante la justicia acusada de estar en posesión de un aerosol defensivo, fue sentenciada anoche al pago de una multa de 300 dinares (unos 150 euros), confirmó hoy a Efe la abogada Boshra Hach Hamida.

Sin embargo, la joven feminista tunecina continuará en prisión preventiva después de que ayer la Fiscalía la imputara de "profanación del espacio sagrado de un cementerio" y de "atentado contra las buenas costumbres", por haber pintado sobre el muro de un cementerio el nombre de la organización Femen.

La activista tunecina también responderá ante la justicia el día 5, pero en su caso, en la ciudad de Qairauán, 160 kilómetros al sur de Túnez, donde fue detenida.

jueves, 30 de mayo de 2013

Gral. Carmen Irma Cerruto: ‘Es una oportunidad para la mujer’



¿Qué la llevó a elegir la profesión de policía?

Hace muchos años, unos 35, que decidí ser policía. Me presenté a la primera convocatoria de la Academia Nacional de Policías. Respecto a los motivos... me imagino que cuando uno es niño o adolescente sueña con ser veterinario, médico o nuestra profesión de adultos. En mi caso, me di cuenta de que la profesión de policía es una alternativa para trabajar por los demás.

¿Sabía que además de la formación rígida debía estar cuatro años en la Academia y el resto de su carrera en una institución de estructura vertical?

Claro que sí, más allá de que una de las primeras enseñanzas policiales es: “para mandar hay que saber obedecer”. Sé que pertenezco a una organización en la que la disciplina debe ser el pilar y la estructura misma que la mantiene. Soy muy amiga de la disciplina y la exijo a todos con quienes trabajo.

¿La verticalidad no ha sido un obstáculo en su formación?

No, provengo de un hogar en el que había mucha disciplina. Don Néstor Cerruto y doña Cristina Ticona, mis padres, vienen de esas enseñanzas antiguas en las que se inculcaba el respeto, por consiguiente, el someterme a la disciplina policial, a esa jerarquía vertical, no significó esfuerzo porque fue desde el primer año de cadete. Cuando se tiene 17, 18 años no cuesta asumirlo y se convierte en la constante para los ascensos.

Son cuatro años de régimen cerrado...

Eso sí me costó asimilar. Una en la casa es hija caprichosa, como todo hijo. Tiene a papá y mamá que la miman, que le dan la comida, pero el cambio es radical en la Academia. Hay que levantarse a las cinco de la madrugada al toque del clarín. No está la mamá para decir “levántate, ve a la escuela”, “ve al colegio”. Ya no se escucha el silbar de la caldera para tomar desayuno. Sonaba el clarín y todos, hasta contar diez, teníamos que estar vestidos en el patio.

¿No tenían un trato más suave con las mujeres?

Pienso que no. Estoy hablando de hace más de 30 años y eran muy pocos los que consideraban que éramos damas. Éramos 16 las que aprobamos la postulación e ingresamos ocho, y cuando egresamos de la Academia se preguntaban qué hacen estas mujercitas en una institución que durante más de 100 años ha sido exclusiva de varones. Al contrario (del trato suave), sentía que no era bien recibida.

¿Cómo lo superó la general Cerruto?

Ingresé a la Academia inmediatamente después de graduarme de bachiller. Era muy joven y me adecué a esta vida durante unos tres meses. El primer mes surgió la idea de volver a casa. Creo que a todos los cadetes se les cruza esa idea por la cabeza al menos por unos segundos.

¿Sea hombre o mujer?

Es independiente de que uno sea varón o mujer. Pienso que eso les ocurre a los cadetes en el primer mes porque es muy fuerte el cambio. A los tres meses, más o menos, ya nos acostumbramos y nos gusta esa vida.

Una vez egresada de la Academia vienen los ascensos y otras aspiraciones profesionales. ¿Cómo los combinó con su vida familiar?

Tenía 21 años cuando ya era oficial de Policía. Esa es una de las etapas más bonitas porque uno vuelve soltera, con papás y hermanos, a la familia. Una come de la olla grande. Papá paga la luz, el agua y el teléfono mientras mamá cocina para todos. Mi única responsabilidad era cumplir los turnos policiales y me esperaban en casa.

¿No pensó en formar su propia familia?

De subteniente no, además que las normas nos obligaban a pedir un permiso escrito para casarnos. De alguna forma teníamos que hacer saber a nuestros superiores con quién íbamos a contraer nupcias. Y de subtenientes no estaba permitido el matrimonio. Tuve a mi hija cuando era teniente efectiva, pero todo el grado de subteniente la he pasado sola, cumpliendo y trabajando para la Policía.

Con los ascensos vienen los destinos, ¿cómo le fue con esos cambios?

Eso es hermoso. Siento que es un privilegio conocer distintos departamentos del país. Hasta para mis hijos, cuando eran pequeños, era todo entusiasmo el hacer las maletas y partir. Había que buscar otra escuela, un lugar donde vivir, conocer otra gente durante nuestra vida profesional, personas extraordinarias. Estos cambios de destino permiten que una conozca costumbres diferentes. Comparo la decisión de ser policía con la de ser monja, porque cuando una dama toma la decisión de ser monja renuncia a la mayor bendición que es ser mamá y cuando una elige ser policía acepta ir con su hogar a donde le destinen.

¿Fue destinada a todos los departamentos?

No. He trabajado en La Paz —recién egresada—, Cochabamba, Tarija, Oruro y Chuquisaca. A los departamentos del oriente he ido en comisiones, así llegue a todo el país.

¿Y el destino que más le gustó?

El Chaco, fui comandante de frontera.

¿Ya había formado una familia?

Yo puedo hablar de mis hijos. Ellos han sido la luz de mi vida, aún lo son. Son mi compañía de siempre. La parte más difícil ha sido estar lejos de ellos para cumplir un destino, pero siempre he tratado de estar con ellos, sea por teléfono, encomienda o viajes. Una tiene que darse modos de hacer sentir que ahí está la mamá.

¿En qué área se ha especializado?

En 30 años de trabajo he estado en casi todas las unidades de la Policía Boliviana. He estado en el 110, Tránsito, Narcóticos, Aduana, FELCC, Interpol. Creo que mi andamiaje es bastante rico en lo que se refiere a destinos, sin embargo, he trabajado mucho más tiempo en la Brigada de Protección a la Familia, una unidad especializada conformada por mujeres policías. Cuando era capitán fui la primera comandante de la Unidad en Cochabamba y he podido ver cuánta violencia existe dentro de los hogares. Muchas veces las personas piden seguridad ciudadana, pero ellas mismas no ofrecen seguridad en su casa. Pienso que todo comienza por casa. De los hogares emergen los grandes profesionales y también personas que rompen las normas, ladrones, atracadores, en fin.

Ingresó a una institución vertical tradicionalmente conformada por hombres.

¿Cómo le fue al impartir órdenes a varones?

Lo más importante es mostrar trabajo. Soy enemiga de predicar lo que no hago. Soy enemiga de las personas que dicen una cosa y en sus acciones muestran lo contrario. A partir de eso no he tenido mayores dificultades; con el grado de mayor estaba como jefa de personal de más de 900 policías del Batallón de Seguridad Física. He sido directora de la Escuela Básica de Cochabamba y de la Academia Nacional de Policías, en la que hay algo más de 1.000 cadetes, la mayoría varones. Hubo alguno que otro lunar, pero ya no tenemos esas dificultades por el grado.

¿Pero cómo le fue en la experiencia de ordenar a varones

Esto es gradual. Han habido capitanes que decían “¡Una mujer mi jefe!”, pero en el día a día ellos veían que me integro al trabajo y demuestro trabajo; en ese entendido, no he tenido dificultades a la hora de aplicar la verticalidad en la institución policial.

¿Qué significa su llegada al grado de general, una de las dos primeras en la Policía?

Considero que juega un papel importante la decisión del presidente Evo Morales —obviamente está la convocatoria de hace más de 30 años como punto de partida— de incluir a la mujer y darle oportunidades. Tenemos mujeres en el Ejecutivo, en el Legislativo, ahora tenemos mujeres generales en el Ejército y la Policía. No es una oportunidad a Cristina Cerruto, es una oportunidad a la mujer para obtener este grado y estar en los niveles de mando de la institución.

Cuando se emitió la convocatoria, hace más de 30 años, había dudas de que puedan ser generales. ¿Cuál es el futuro ahora que lo hicieron?

Cuando éramos cadetes de tercer año había una propuesta. Para ser subteniente había que estar cuatro años y no ofrecieron el egreso. No aceptamos el recorte a tres años y exigimos cumplir el mismo periodo de estudios que los varones. En ese tiempo no se reconocía a las cadetes mujeres, por eso creo que es determinante la decisión de que optemos al grado de general cumpliendo todos los requisitos que exigen las normas y las leyes.


miércoles, 29 de mayo de 2013

Liliana Castellanos se reinventa con ‘auttore’

Su suave voz al otro lado de la línea telefónica, rebosante de amabilidad como es característico de todo tarijeño, fue parte de las conversaciones que entablamos para concertar la entrevista y el envío de e-mails y fotografías.

Su nombre es suficiente para identificarla. Liliana Castellanos, es una marca registrada, reconocida por su talento como diseñadora y empresaria de la moda, que ha sabido combinar materiales nativos con los altos valores estéticos de la industria textil contemporánea. Por ello, se ha convertido en un punto de referencia en el mundo de la alta costura boliviana y latinoamericana.

Hace unos días estuvo de paso por Sucre, para homenajear a la capital constitucional del Estado con su última colección otoño invierno 2013. Fiel a su estilo, lleno de glamour y sofisticación, dejó encantadas a las chuquisaqueñas seguidoras de sus creaciones y diseños. Así, en medio de la organización de este evento de modas, contestó nuestras llamadas, e-mails e intercambiamos sms por el celular. Queríamos conocer sobre su nuevo emprendimiento, Auttore, una nueva línea, un nuevo desafío o una reinvención; pero esta vez de la mano de su hija Gabriela Carvajal, su seguidora y heredera.

- Háblenos de Auttore y este emprendimiento con su hija. ¿Desde cuándo ella es su seguidora?
Gabriela desde pequeña creció en el mundo del diseño y la alta costura. Cuando eligió la universidad Del Pacífico para estudiar licenciatura en Diseño de Vestuario y Textiles, la apoyé porque vi un talento especial en ella.
Hoy estamos juntas en un hermoso desafío llamado Auttore, vemos que tiene mucho sentido intentar sorprender a la mujer boliviana con una nueva marca, donde ella es la autora de un estilo propio, con muchas propuestas de moda, muy completas, que te hacen la vida fácil.
Auttore es una marca que nació con el tiempo y la experiencia ganada con los años de trabajo. Hoy veo coronada una etapa y el comienzo de otra, unida a mi hija, quien pincela de frescura este desafío y traduce su juventud en el alma de cada prenda. Es la esencia de un prêt à porter para la mujer del mundo globalizado, con libertad de contrastes sofisticados.

- ¿Hay otros integrantes de su familia que trabajan en su empresa?
Solamente Gabriela en el campo artístico de Auttore.

- ¿Cuál es el sello de Liliana Castellanos?
He trabajado con mis colecciones para dejar un sello atemporal, donde yo no hago moda, sino, voy fortaleciendo un estilo con la marca.

- ¿A qué tipo de mujer ?
A la mujer que quiere sentirse especial, invadida de seguridad y de un toque sofisticado y glamoroso.

- ¿En qué nos beneficia a las mujeres la moda actual?
Hoy la moda es sinónimo de libertad, la mujer puede y debe crear su propio estilo. Más aún, en un mundo globalizado en el que tenemos tanta información, la mujer tiene muchas facilidades para verse siempre impecable con cualquier estilo.

- ¿Cuáles son los principales colores de su temporada otoño invierno, que fueron su inspiración?
La colección otoño-invierno 2013 se llama color-glamour.
Siento que existe en cada una de nosotras ese color glamour que queremos mostrar; es parte de nuestro sello de mujer. Es así que elegí colores brillantes como el tiffany, el rosa coral y pasteles como el rosa Dior y el celeste cielo.

- ¿Cuál es la tendencia que más le gusta?
Me gusta todo, es fascinante mezclar un poco de todo para dar el sentido de algo diferente.
El desafío es maravilloso cuando toda esta locura de estilos se puedan mezclar y ser comerciales al mismo tiempo.

- ¿A dónde ha llegado con sus creaciones?
La marca hoy día tiene presencia en más de 25 países, con boutiques propias en Argentina, Bolivia, Brasil, Perú y los Estados Unidos. Nuestros productos se encuentran adicionalmente en más de 150 puntos de venta en EE.UU., Canadá, Rusia, Holanda, Noruega, Francia, Alemania, Inglaterra, España entre otros.

¿Cuál es la receta para consolidar una empresa en el mercado nacional e internacional.
No es nada fácil hablar de consolidar una empresa porque siempre queda un camino muy largo por recorrer.
Personalmente, puedo decir: soñar, tener un objetivo claro, amar tu sueño, amar la calidad en todos los campos y utilizar la riqueza de nuestras manos e internacionalizarla para un mundo globalizado.

- Debe haberse diseñado mucha ropa para usted, ¿Pero cuál sería tu vestido perfecto o el más soñado?
Aunque no lo crea, tengo muy poca ropa, me gusta ser práctica por mi vida agitada, a pesar de eso tengo mis favoritos como un vestido negro, muy simple, estilo Jackie O.

- ¿Cuáles con sus texturas favoritas?
Aquellas que provienen de las fibras nobles y naturales, son únicas.

- Como los de alpaca
El pelo largo y rojizo de la alpaca es considerado una de las fibras naturales más finas del mundo junto con el cachemir y angora.
Las principales propiedades de la fibra de alpaca son su elasticidad, resistencia y sus propiedades térmicas (actúan como aislantes y son capaces de mantener una temperatura corporal aceptable aún en temperaturas muy bajas, aunque sean fibras muy finas). También es suave al tacto, tiene un brillo natural, es excepcionalmente resplandeciente, tiene un buen porte, su mantenimiento no varía con el tiempo y no es inflamable.
Con 22 variedades de colores naturales que parten del negro a blanco con todas las variaciones de marrón, la lana puede ser mezclada y teñida para obtener muchas otras tonalidades de extraordinaria belleza. El proceso para obtener estas fibras es hecho de manera no dolorosa, trasquilando cada dos años para obtener tres kilos de material por animal. Esto es una manera de vida respetuosa y ecológica para las poblaciones rurales indígenas, quienes esquilan los animales de la manera tradicional, para acceder a un desarrollo sostenible económico.
Esa es nuestra principal materia prima.

- ¿Cuáles son sus cortes preferidos?
Los que permiten ver la perfección de un buen corte y un buen acabado.

- ¿Su ropa se adapta a diferentes tipos de cuerpo?
En general, si. Sobre todo estilizan mucho.

- ¿Sus diseños tienen edad?
Para nada. No tienen ni tiempo ni edad, los usas como tu imaginación te permita combinarlos.

- ¿Sigue tendencias ?
Las tendencias señalan un camino a modo de información, pero el estilo es el sello de nuestra marca

Liliana Castellanos Cortez
Directora creativa de las marcas Liliana Castellanos: Auttore y línea l

martes, 28 de mayo de 2013

Marcia Villarroel: ‘El orden y la organización son clave para una buena madre’



¿Es muy difícil ser una mamá con una carrera exitosa?

Es complicado para una mujer en cualquier ámbito el ser una buena profesional y una buena madre. Una tiene que organizar los horarios de tal forma que no se descuide el trabajo y que el tiempo que se pase con los hijos sea de calidad. A veces hay mamás que están todo el día con los hijos pero no comparten momentos, porque se ha vuelto algo rutinario. En cambio, cuando una tiene poco tiempo, creo que aprovecha más de éste y se da calidad.

Sin embargo, tu área de trabajo es especialmente difícil...

En mi caso, la banca no tiene horarios. Yo llego tempranito a las siete de la mañana, no bajo a almorzar a la casa y normalmente mi horario de trabajo es hasta las nueve (de la noche), a veces más. Pero ése es mi ritmo, trato de organizarme bien para hacer seguimiento a mi hijo por teléfono y trato de que los fines de semana estemos juntos. Creo que el orden y la organización son clave para ser una buena madre.

¿Cómo has afrontado tu realización profesional como mujer?

Ha sido difícil, un reto grande. La satisfacción es que puedo ser un ejemplo para el resto de las mujeres, mostrarles que sí se puede cuando trabajas mucho. Si te esfuerzas, puedes llegar a lugares que antes estaban destinados sólo a hombres.

En estos tiempos, ¿aún existen límites para las mujeres?

Aún es difícil, hay mucho machismo en Bolivia, Latinoamérica y el resto del mundo. En mi caso, si tengo una reunión de Asoban, todos son varones; en el banco, todos los gerentes nacionales son hombres. Entonces tengo que imponer mi imagen y liderazgo, pero no en función de que soy la jefa, sino que muestro mi trabajo y llevo una relación —que es difícil, porque hay mucha presión— en que empleo la parte humana, que las mujeres manejamos bastante, durante 12 a 14 horas de trabajo. Si no hubiera un relacionamiento de calidad sería más difícil. Yo estoy muy feliz, ya voy a cumplir seis años de gerente. Aquí he hecho mi maestría más grande, no sólo en finanzas, sino en relacionarme con la parte pública.

¿Ese ritmo tiene algún costo?

Varias veces no he podido asistir a eventos de mi hijo. En el colegio me conocen muy poco, no asisto a reuniones a no ser que sea un domingo. El año pasado me preguntó si esta vez iba a poder estar en su cumpleaños... no lo hizo con enojo, fue algo natural. Eso me ha dolido, porque tengo que dedicarle más tiempo a mi hijo y es algo que tengo que equilibrar cada día.

Pero no puede descuidar una responsabilidad tan grande...

Para mí el trabajo es muy importante y si lo dejo, justo cuando no estoy, algo pasa. Debo saber dedicar el tiempo en la medida de mis responsabilidades. El 90% es para mi trabajo y el 10% para mi familia, pero trato de que ese tiempo sea bueno, que compartamos. Los días que almuerzo en casa no permito nunca que haya un televisor en el comedor, es tiempo de charla y de compartir. A veces veo que en un restaurante los hijos están chateando y no conversan; las relaciones personales son más importantes. Además, con mi trabajo quiero mostrarle a mi hijo que en lo que estudie, trate de aportar al país.

¿Cómo aprovecha mejor el tiempo con su hijo?

Cuando salgo en alguna revista, él siempre me pregunta qué es lo que estoy diciendo, entonces aclaro su duda. Además trato de explicarle que si no le dedico más tiempo es porque estoy trabajando por el país. El resto del tiempo comparto sus intereses, le encanta el fútbol y hay fines de semana que me hace despertar temprano para ver un partido en Europa, y yo feliz, me tengo que interesar en lo que a él le interesa. Él me ha dicho que está orgulloso de mí y yo trato de que se sienta orgulloso.

Tiempo libre

“Nos gusta bastante ir de paseo y caminar. Lo hacemos el sábado en la tarde... me cuenta cosas de su colegio y sus amiguitos. Los domingos escuchamos las canciones que está aprendiendo en guitarra”, cuenta.

Roles de hoy

“También me hace jugar, eso me permite ser más compañera. En estas épocas, si no eres compañera de tu hijo, él se alejará”.


En medio de expresiones de amor se celebró el ‘Día de la Madre’

Las calles de la urbe paceña se colmaron de expresiones de afecto y amor hacia las madres que fueron festejadas en su día.

Besos, abrazos, regalos, rosas, tarjetas, peluches y un sinfín de regalos fueron las alternativas que muchas personas tuvieron a su paso, para hacer un presente a ese ser tan maravilloso y sublime como es la Madre.

El comercio ofrecía las novedades. Entre tanto, los mejores pasos de baile y festejos a las mamás se realizaban en las unidades educativas.

Cuenta la historia que fue un 27 de mayo de 1812, cuando fueron las mujeres (madres, esposas, e hijas), quienes resistieron en las colinas de San Sebastián la avanzada de las tropas realistas en lo que luego se conoció como la batalla de las “Heroínas de la Coronilla” en memoria de esas valerosas mujeres.

En noviembre de 1927, en virtud a una Ley de la República se institucionaliza, el ‘Día de la Madre Boliviana”, en memoria a esa épica historia de valor y amor por la patria.

En su único artículo, esta ley indica que: “se le debe rendir honores a la madre en todos los colegios e instituciones educativas, al igual que visitar los monumentos conmemorativos”.

En la Sede de Gobierno, las calles se vieron colmadas de familias que celebraron al ser más noble, una flor que costaba desde Bs 1.50 hasta arreglos de más de Bs 150 fueron detalles que los hijos apostaron serían los más adecuados para sus madres.

Ropa abrigadora, tortas, portarretratos, dulces, chocolates de gran variedad, ofertas 2x1, almuerzos, descuentos, entre muchos otros colapsaron el centro y las puertas de los establecimientos educativos.

En su mayoría, los colegios de La Paz prepararon un agasajo a las madres donde los principales actores del espectáculo fueron sus hijos, con el afán de darle la luz y la alegría a través de una sonrisa o un paso de baile, la dicha a las madres fue evidente según pudo advertir EL DIARIO.

Asimismo y en esta de conmemorarse el 27 de mayo como el día de la madre en Bolivia, el Programa Barrios y Comunidades de Verdad del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz lleva cabo un arduo trabajo social donde las mujeres, que en muchos casos son madres de familia, se convierten en actores principales en los proyectos de mejoramiento que efectúa en las zonas marginales de la ciudad.

“Actualmente estamos con dos líneas de acción donde las madres de los barrios no solamente son atendidas sino también capacitadas para que puedan desarrollar diferentes actividades, donde además demuestran sus aptitudes y habilidades”, señaló José Quiroga, coordinador Institucional del Programa Barrios y Comunidades de Verdad.

Además de las mujeres, las personas de la tercera edad, adultos, jóvenes y niños también son convocados a participar de las actividades sociales llevadas a cabo por el Programa Barrios y Comunidades de Verdad, principal eje de la actual gestión edilicia, en las fases de inversión y post inversión de cada proyecto de mejoramiento.

ANITA LIMACHI

Ana sacrifica gran parte de las horas del día en una casa que no es la suya todo para mantener a sus hijos. Con sólo 30 años tiene cinco hijos que mantener.

“El Día de la Madre es un día especial sobre todo para aquellas que somos sacrificadas y trabajamos por nuestros hijos ante las adversidades que nos ha puesto la vida. Mis hijos me han dado muchas satisfacciones desde que yo les he criado solo me ayudan a salir adelante ellos me demuestran que el esfuerzo que hago es por ellos. Yo trabajo recientemente en labores de casa hace seis años y a veces me va bien pero otras uno no sabe dónde está entrando a trabaja. Creo que el respetar y apoyar a las madres es muy importante, una madre es lo principal a mí me hace mucha falta porque me siento sola y ella (su madre) no está a mi lado, la extraño la quiero mucho y la necesito”.

OTILIA CATIPILLAN

Con 52 años dos hijas y dos nietas, Otilia enfermera de profesión tuvo que adaptarse a las horas de los trabajos y el hogar. “Desde que llegue a Bolivia he podido realizar el sueño de tener una familia con dos hijas mujeres que son bolivianas y paceñas, ellas como muchas salen adelante por sus hijos porque la vida les ha jugado un mal paso, pero la actitud y el esfuerzo me ha demostrado que he logrado tener una familia digna de valores y luchadora como cuando yo he llegado a este país. Recuerdo a mi madre que tuvo 16 hijos ella era valerosa y muy luchadora, la extraño. Decirles a las madres que trabajan y luchan por sus hijos que puedan salir adelante mostrando siempre el interés por sus hijos como lo hago yo. La Paz me ha demostrado que tiene las mujeres y madres más voluntariosas y nobles ahora yo me considero una de ellas y me siento feliz de ser Chukuta”.

VICENTA QUISPE FLORES, 42 AÑOS 9 HIJOS 4 NIETOS

“El ser madre es muy difícil pero lo que nos queda es seguir luchando para sacar adelante a nuestros hijos sobre todo cuando estos requieren de nuestro cariño y amor, es difícil de ser madre pero no imposible, recuerdo que yo fui madre a mis 22 y no estaba preparada sólo recuerdo y ahora veo cuánto me costó sacar adelante a mis hijos. Me levanto muy temprano para dejar preparada la alimentación de mis hijos y considero que el amor que hasta ahora he recibido de ellos es fundamental. Ahora luego que ya todos son mayores he tenido muchas satisfacciones, decirles a las mamas paceñas que luchen siempre por sus ideales y nuestros hijos que son una bendición, somos luchadoras”.

SONIA AMUSQUIVAR, PROFESORA NIVEL INICIAL

Con una hija y nieta a cuestas esta valiente mujer saca adelante a su familia. “El papel de madre y de mujer en la actualidad es muy importante porque muestra realidad y el rol fundamental es que somos el eje y el motor de las familias porque la carga de la crianza de los niños, los estudios, la vestimenta entre otros, son factores que siempre van acompañados de la mano de madre que día a día va puliendo los detalles. En este día tan especial el apoyo de los hijos a las madres es muy importante, ahora por ejemplo vemos que hay equidad de género entre los varones y las mujeres porque el padre y la madre asumen el rol de la familia, asimismo creo que el superarse cada día es una meta que deben cumplir todas las madres, como madre y abuela el amor que se les da a los hijos es un camino a seguir, asimismo quisiera decirle a las mamás paceñas que no por el trabajo debemos descuidarnos de los niños ”.

Madres “anónimas” son las heroínas del hogar


Para muchas mujeres de las áreas rurales esta fecha especial pasa desapercibida. además, no se valora su trabajo que se inicia cuando se asoma el sol.

Mientras las calles de la ciudad de La Paz y el país se llenan de rosas, tarjetas, chocolates y demás regalos para las madres existen otros lugares donde los pétalos no llegan, sólo el afecto de una progenitora es la que llena esos ambientes de vida.

Vilma Casas Mayta, madre de tres hijos, vive en un cantón de la provincia Murillo del departamento de La Paz, ella relata que en el campo el ‘Día de la Madre’ pasa desapercibido como un día común y lleno de tareas.

“Me levanto a las 5.00 y hago cocer papitas, ocas, chuño, depende y a eso le acompaño con queso o charque, así les mando a mis hijos y yo también me llevo eso para merendar. Lejos tengo que ir, a veces es difícil volver por eso me llevo la merienda”, relató.

Como todos los días y ajena a los festejos de las grandes ciudades, Vilma por lo menos debe caminar media hora para llegar a su fuente de trabajo donde se encuentran sus tierras o chacras. Ella se dedica al cultivo de verduras y tubérculos, típicos de la región.

Su sacrificado trabajo dejó sus huellas en sus manos callosas de tanto labrar la tierra y su rostro quemado por el sol, la lluvia y el viento de tantos años de soportar las inclemencias que trae el tiempo. Ella debe velar porque a sus tres hijos no les falte nada.

“A veces es cansador, la espalda duele, pero ese es nuestro trabajo, debemos seguir así. Una madre da todo por sus hijos”, cuenta mientras su mirada se pierde.

Voltea la manta y se remanga las mangas de la chompa para iniciar su trabajo. Vilma sabe que si no acaba de arar la tierra en su debido tiempo puede perder parte de su producción.

“Hay que tener mucho cuidado con las heladas, a veces pesca a la papa, pero a veces también cuando no hay helada no hay como hacer congelar el chuño, ahora es difícil saber porque el tiempo cambia mucho”, indica Casas.

Cuando enferman sus hijos ella los acaricia entre sus rodillas, su colosal pollera de colores desgastados, en ocasiones les prepara parches naturales hechos de yerbas típicas de la región, las distancias para llegar hasta un hospital son muy lejanas, entonces las trasnochadas y el rol de enfermera se las lleva doña Vilma.

Al igual que mucha gente, ella pareciera que está en el anonimato de la población, pero es una pieza fundamental en su familia.

Cuando no está un médico de cabecera, está ella, cuando no existe una consejera, cuando necesitan comer o cuando las pesadillas envuelven a la familia, Vilma siempre está en el momento preciso, es una heroína para sus hijos.

Tan sólo las paredes de su hogar hechas con adobe, de gruesa extensión son los testigos de las noches de desvelo que tuvo doña Vilma Casas cuando piensa en el futuro de sus hijos y ella no estará al lado de ellos al pasar los años.

“Cuando pienso en mis hijos a veces me pongo triste y digo que va ser de ellos cuando sean más grandes, a veces lloro. Yo no quisiera que sufran”, señala melancólica.

El 27 de mayo en los sectores alejados de las áreas rurales las mamás no ven tarjetas en cada lugar a la venta, ni rosas, menos chocolates. Ellas deben continuar con el trabajo arduo, para estas mujeres valerosas el ver a sus hijos contentos es el mejor regalo que pueden recibir día tras día.

Por eso un homenaje a las madres de Bolivia, no sólo el 27 de Mayo, sino todos los 365 días del año.

En el país, un 29% de las madres tiene dos hijos

En Bolivia, el número de hijos por madre ha bajado en los últimos años. Según la encuesta de Hogares del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) de 2009 (la más reciente), la mayoría de las bolivianas tiene dos hijos a diferencia de 2000, cuando el promedio era de 4,4 niños por mujer.

Este estudio detalla que en el país hay 2.159.372 mamás, de las cuales un 29% tiene dos hijos, mientras que un 24% tiene solo un hijo y el resto, entre tres y 11 niños.

De acuerdo con el informe Situación y características de la fecundidad en Bolivia del Ministerio de Salud, la tendencia descendente de la fecundidad en Bolivia en estos últimos años está directamente relacionada con los cambios de los estilos de vida y con el incremento del uso de métodos anticonceptivos, tanto en el área urbana como en la zona rural. Así, en el área urbana el uso de métodos anticonceptivos de mujeres se incrementó un 58% entre 1994 y 2003, mientras que en el área rural subió un 30% y un 48% durante este periodo.

Los datos del INE también revelan que en Bolivia un 52,7% de las madres está casada, un 24,2% es conviviente o concubina, un 7,5% es viuda, un 8% es soltera y un 7% está separada o divorciada.

La investigación, además, concluye que la mayoría de las madres (91,8%) es alfabeta, aunque el promedio de escolaridad es del 7,9%, es decir, que la mayoría no ha llegado a concluir el bachillerato.

En cuanto a la actividad que realizan, un 29% trabaja en labores ligadas a los servicios y comercios y el resto, en otras áreas.

Madres extraordinarias
Precisamente a propósito del Día de la Madre boliviana, que se conmemora cada 27 de mayo en homenaje a las heroínas de la Coronilla, EL DEBER presenta la historia de cinco madres, una con familia numerosa, una policía, una mototaxista, una que cuida de su hijo enfermo y una vendedora. Todas hablan de su experiencia como madres y trabajadoras


http://www.eldeber.com.bo/2013/dia-de-la-madre/ORGULLOSA DE TENER UNA FAMILIA NUMEROSA
Sus siete hijos le dieron 21 nietos y un bisnieto, que ahora son la alegría de su vida. Elena Peña (67 años) es de Vallegrande, pero desde hace 18 años vive en Jorochito, junto a su esposo, Segundo Martínez.

Esta valiente mujer no solo ha criado a sus hijos, sino que a lo largo de su vida también se ha tenido que hacer cargo de la crianza de ocho nietos porque los padres de los chicos tuvieron que viajar a España o se separaron de los pequeños por otras razones.

Entusiasta recordó que fue mamá por primera vez a los 16 años y contó que todos sus partos fueron normales y en casa. “En el campo antes los alumbramientos se hacían en la misma casa porque no había hospitales y así era la costumbre. Yo no vi diferencias entre el primer parto y el último, porque me sentía tan joven como la primera vez y también he tenido fuerzas para criar a mis nietos”, afirma, aunque no niega que la tarea de ser madre no es fácil.

Asegura que a diferencia de su época de joven, actualmente es más difícil poner límites a los hijos, porque ahora los chicos tienen más libertad de hacer lo que quieren y no se los puede educar con mano dura porque hay leyes que los protegen. Sin embargo, dice que hay que adaptarse a los tiempos modernos y está convencida de que ahora hay que apostar por la comunicación.

Cifras

1,4 Millones
Es la cantidad de madres que viven en el área urbana del país.

680 Mil
Es el número de progenitoras que viven en la zona rural de nuestro país.

Madres en la adolescencia

Sus sueños de niña se vieron truncados hace poco más de cinco años cuando su madre se fue con su nueva pareja y la dejó, junto con sus dos hermanos mayores, en poder de su padrastro. María (nombre ficticio) apenas tenía 11 años cuando comenzó a ser abusada sexualmente por el hombre que la crió y al que ella llamaba cariñosamente papá.
“Nunca imaginé que mi padrastro me haría daño porque él nos trataba bien, era un buen padre para nosotros. Mis hermanos se fueron a otro lado a trabajar y yo me quedé sola con él y fue cuando comenzó mi calvario. Después de que se fue mi madre, él se dedicó a beber seguido y entonces llegaba a la casa y me violaba. Me amenazaba con matar a mis hermanos o a mi mamá si es que yo lo denunciaba. Por eso callé durante dos años hasta que no pude más y me escapé”, relata con un dejo de tristeza.

Se sentía culpable
Cuando tenía 13 años escapó. Se fue donde una tía que vivía en Cotoca y se cambió de colegio. No le contó a nadie su drama. Sentía miedo y al mismo tiempo vergüenza, incluso hasta culpabilidad, porque pensaba que quizá ella lo provocaba.
María no entendía por qué sentía punzadas y dolores en su vientre, hasta que un día se desmayó en el colegio. Para sorpresa de su tía, su maestra, sus compañeros y de ella misma, había quedado embarazada. Fue así como se conoció su verdad. Sentaron la denuncia en la Unidad de Víctimas Especiales contra su padrastro. Lo buscaron pero él huyó y hasta la fecha no lo encontraron. Sigue prófugo.

El rechazo
“No quería tener al bebé, lo odiaba, sentía rechazo y lo único que pensaba era en darlo en adopción apenas naciera. Cuando me trajeron al Centro para madres adolescentes de la aldea Padre Alfredo ya tenía seis meses. Aquí recibí orientación y ayuda sicológica y fui aceptando mi condición. Cuando nació mi niño mi mundo cambió. Al verlo sentí una ternura indescriptible. Pese a mi corta edad, un amor muy grande se apoderó de mí y él se convirtió en la luz de mis ojos. Tenemos un vínculo muy hermoso y todo lo que hago es por mi niño”, dice con la voz entrecortada esta jovencita que en junio cumplirá 17 años, pero que ve la vida con la madurez de una mujer adulta.

Lo mejor para su hijo
Al nacer el bebé, que está próximo a cumplir los tres años, María volvió a retomar sus sueños de niña. Aunque dejó los estudios durante su embarazo, luego decidió luchar para salir adelante. Ahora está cursando el primero de secundaria y al graduarse quiere estudiar Repostería para complementar sus conocimientos en panadería, dado que ella es la encargada de este sector en el hogar de acogida a madres adolescentes, donde, además, aprendió a cocinar, a costurar y a bordar manteles y chinelas.
“No puedo negar que a veces me da miedo de lo que va a pasar, pero cuando miro a mi bebé me siento segura de que juntos vamos a salir adelante”, afirma.

Algunas recomendaciones
Aconseja a las niñas o adolescentes que están pasando o han pasado por su misma situación a no quedarse calladas, que denuncien y que no tengan miedo porque sus agresores siempre amenazan con hacerles daño o matar a sus familiares para evitar ser descubiertos.
“Sufrí mucho en silencio durante dos años por no atreverme a denunciar a mi padrastro. Ahora me he dado cuenta de que si hablaba, mi calvario no hubiese durado tanto tiempo. Gracias a Dios y al apoyo de las sicólogas y de las hermanas del centro de acogida, pude perdonar a mi agresor, a mi madre, que me dejó en su poder, y a mirar la vida de una manera diferente, teniendo siempre pensamientos positivos”, resalta.

Hogares desestructurados
Ana Rosario Calvo, sicóloga del Departamento de Adolescencia de la Maternidad Percy Boland, explica que generalmente los hijos de madres adolescentes productos de violación, tienen mayor probabilidad de ser rechazados por sus madres y por la familia materna. Además, prosigue, tienen mayor probabilidad de ser cedidos en adopción o su cuidado es asumido por terceras personas en las que no está incluida la madre.
Agrega que la mayoría de los casos de embarazos en niñas de 10 a 13 que se atienden en dicho servicio, son por violaciones del entorno familiar. Asimismo, se puede evidenciar que estas chicas provienen de hogares desestructurados con diversos cambios de figuras parentales y un importante nivel de inestabilidad y disfuncionalidad familiar.

Madre a los 15 años
La incertidumbre se apoderó de Jenny Chávez (18). La prueba de embarazo resultó positiva y a sus 15 años no sabía cómo darle la noticia, especialmente a su madre, ya que su papá, que tiene problemas con el alcohol, era un padre prácticamente ausente. En el vientre llevaba una nueva vida y sobre sus espaldas estaba cargando el peso de convertirse en una mamá adolescente.
A los 16 ya tenía entre sus brazos a su pequeño, que en tres meses cumplirá dos años. Lo lamentable, como en la mayoría de los casos, es que tuvo que enfrentar su nueva vida sola como madre soltera, ya que el papá del bebé primero se negó a reconocerlo, diciendo que no era su hijo, y ahora su ayuda es casi nula, puesto que alguna vez que ve al niño, llega con las manos vacías y ni siquiera le lleva un paquete de pañales.

Presa del temor
“Cuando me enteré de que estaba embarazada tuve mucho miedo. No quería tenerlo, incluso pensé en abortar. Primero le conté a mi hermana mayor y luego mi madre se dio cuenta de la situación. Lo primero que preguntó fue quién era el padre, ya que ella ni siquiera sabía que yo tenía un enamorado en el colegio”, rememora.


Luego su madre la llevó a la maternidad y comenzó a recibir la atención prenatal. Cuando nació el bebé, su vida cambió por completo y decidió ser una buena madre y luchar para sacarlo adelante. Agradece el apoyo que tuvo de su progenitora, puesto que sin su ayuda, nada hubiera sido posible.
Desde chica a Jenny le gustó trabajar para comprarse sus cosas y, de paso, colaborar con su mamá. Por su estado de gravidez, dejó el trabajo en una gasolinera pero no abandonó el colegio. Iba a clases y se esmeraba en sacar buenas notas. Este año se graduará y quiere hacerlo con honores para tener el ingreso directo a la universidad estatal, porque uno de sus sueños, que al enterarse que estaba embarazada pensó que quedarían truncados, es convertirse en una gran sicóloga y ayudar a las personas a superar sus problemas y sus conflictos internos.

Se puede sola
“Primero pensaba que sola con mi hijo no iba a poder salir adelante. Ahora sé que no hace falta un hombre para que nos superemos y que un bebé no es un impedimento para triunfar en la vida... En mi caso, él se convirtió en mi fuerza para luchar. Solitos podemos alcanzar nuestros sueños y objetivos, siempre y cuando nos lo propongamos”, dice Jenny.


Actualmente trabaja en un centro comercial vendiendo ropa y ella mantiene a su hijo, a quien trata de que no le falte nada. Cuenta, además, con el apoyo de su hermano, que la ayuda a cuidar al niño mientras ella sale a trabajar, durante el día, y a estudiar, por las noches.


“Lamentablemente cuando tenemos un padre ausente que nunca está para darnos el cariño que necesitamos, buscamos llenar ese vacío con nuestros enamorados, nos dejamos engañar y caemos en la trampa de entregarnos. Ellos prometen que no va a pasar nada y que si uno se embaraza, se casarán y estarán con nosotras para toda la vida, lo cual no es cierto. Hay muchas historias iguales a la mía, por eso aconsejo a las adolescentes a que piensen bien antes de hacer algo de lo que luego se puedan arrepentir toda la vida”, recomienda Jenny.

Una historia que se repite
Ana (19) cuenta que la virginidad nunca había sido importante para ella, pero siempre había soñado con dar ese salto con el hombre y en el momento que ella elija. No tuvo esa suerte. Fue drogada y violada por el que era su novio en aquel entonces, un estudiante de tercer año de Medicina. Ella solo tenía 16 años.


Fue un golpe muy duro, porque no solo fue violada, sino que también quedó embarazada. Pese a que en un primer momento rechazó al bebé y quería abortar, finalmente decidió tenerlo. Logró superar ese trauma y salir adelante con orientación y ayuda sicológica. Terminó sus estudios y ahora está cursando su primer semestre de licenciatura en Enfermería.


“Mi proyecto de vida es ser una gran profesional porque aprendí que en la vida uno puede tropezar y caer, pero que es posible levantarse. Quiero trabajar y ayudar al que ahora es mi pareja, que estuvo a mi lado y supo ayudarme a criar a mi hijo, que ya tiene dos años. Sé que juntos, con el apoyo de mi familia, vamos a salir adelante”, narra.

Acaba de ser mamá
La historia de Sara, que acaba de cumplir 16 años, no es diferente. Hace poco más de una semana se convirtió en mamá de un varoncito. Su vida cambió a los 15 años cuando descubrió que estaba embarazada y al decirle a su novio, este desapareció sin dejar huella.
Su madre refiere que ella se dio cuenta del embarazo de su hija menor cuando veía que no soportaba los olores ni de su perfume y que después de comer salía corriendo al baño a vomitar. “Fue un golpe duro. Como padres no nos queda más que apoyarla. Es nuestro primer nieto y se ha convertido en nuestra chochera”, remarca la mamá de Sara.


Sara dice estar feliz por su bebé y se alegra de no haber aceptado la propuesta que le hizo su enamorado de abortar. Se queja un poco de los desvelos que lo delatan las ojeras en los ojos, pero al mirar a su bebé y acariciarlo, se olvida de las malas noches que la hace pasar.
“No entré al colegio este año, pero sí lo haré el próximo. Tengo que salir bachiller para luego entrar a la universidad. Debo prepararme bien y trabajar porque ahora tengo una hermosa razón para luchar”, puntualiza.

En cifras
Un informe del Departamento de Adolescencia de la Maternidad Percy Boland da cuenta de que en 2011 se atendieron 106 partos y cesáreas en niñas de entre 10 y 13 años, y 743 en adolescentes de 14 a 16 años. Mientras que en 2012 disminuyó notablemente la cifra a 43 embarazos, en niñas de 10 a 13 años, y a 450 en las adolescentes de 14 a 16 años.


De acuerdo con datos del INE y del Fondo de Población de las Naciones Unidas, en Bolivia la tasa de embarazos precoces se incrementó en el último tiempo del 14 al 18%. Pobreza, falta de educación, falta de uso de preservativos y violaciones son los principales factores de riesgo.
El informe sobre la Población Mundial 2012 de Naciones Unidas muestra que en México, 87 de cada mil niñas de 15 a 19 años quedaron embarazas. En Honduras la cifra llega a 108, en Venezuela a 101, en Ecuador a 100 y en Guatemala a 92.

Violación y embarazo
La terapeuta familiar Liliana Zabala expresa que en el caso de las mujeres que resultaron embarazadas producto de una violación, es muy importante trabajar en la aceptación del bebé, de manera que se rompa la asociación entre el niño o la niña con las circunstancias tan violentas en las que fue procreado.
“A veces estas chicas resultan muy buenas mamás; otras mujeres que han sido maltratadas se vuelven sobreprotectoras y en ciertos casos descargan sus frustraciones en el hijo que nació como producto de la violación, razón por la que es el más desnutrido o el que siempre se atiende de último”, remarca.
Zabala relata el caso de una paciente adolescente que quedó embarazada a raíz de una violación a la que le brindó ayuda sicológica durante bastante tiempo porque no admitía su estado y no quería tener al bebé. Con el apoyo que recibió, logró aceptar a su hijo. Ahora ha retomado su vida, sus estudios, y su sueño es ingresar a la universidad.

Consecuencias sicológicas
Entre los síntomas que manifiestan las víctimas de la violencia sexual se encuentra el miedo a salir a la calle y al contacto con personas del sexo opuesto, el retraimiento, la depresión, la vergüenza, un sentimiento de culpa y la pérdida de la autoestima. Otro sentimiento común es el odio y el resentimiento.

Si la víctima no recibe atención sicológica inmediata, puede desarrollar trastornos depresivos o ansiosos que pueden resultar en tentativas de suicidio. Muchas veces no se recupera la seguridad de amar a una persona del sexo opuesto. Se requiere de una terapia altamente delicada por parte de profesionales idóneos con la ayuda de la familia para superar los traumas. El abordaje del abuso sexual es ciertamente doloroso, pero el no atenderlo garantiza un sufrimiento mayor por el resto de la vida. Es pues sumamente necesario acudir con el profesional de la salud pertinente que acompañe en el proceso de lograr un equilibrio en las emociones.

Recomendaciones
Calvo expresa que las madres adolescentes a menudo tienen que saber y necesitan conocimiento del desarrollo de sus hijos, aun cuando ellas puedan tener experiencias previas en el cuidado de niños de otras personas como, por ejemplo, de hermanos o sobrinos.
Además, añade, ellas deben aprender a posponer sus propias necesidades para darles paso a las de sus niños. Es necesario enseñarles cómo estimular el lenguaje de sus hijos de acuerdo con su etapa de desarrollo y también es conveniente que conozcan sobre comunicación no verbal para que sepan leer las señales de su bebé y respondan a las mismas.

Complicaciones ginecológicas
La ginecóloga Mónica Raya explica que el embarazo en una adolescente está asociado con un mayor índice de morbilidad y mortalidad para la madre y el bebé, en especial en las adolescentes menores de 16 años.

Las niñas embarazadas tienen un riesgo mucho mayor de sufrir complicaciones médicas causadas por falta de desarrollo físico y madurez apropiada, ya que las adolescentes no tienen una pelvis totalmente desarrollada y esto trae como consecuencia embarazos que no llegan a término y también partos prolongados por la desproporción que existe entre la cabeza del bebé y la pelvis de la madre.

Además, se pueden presentar complicaciones como placenta previa, infecciones del tracto genital, amenaza del parto pretérmino, ruptura prematura de membrana, preclampsia, retardo, complicaciones en el parto, hemorragia, desgarros cervicales, anemia, parto prematuro, además de todas las complicaciones que conlleva un embarazo precoz.
Entre los problemas que puede afectar al niño destacan: bajo peso al nacer, distrés transitorio, hipoxia, bronco aspiración del líquido amniótico meconial, membrana hialina, crecimiento intrauterino retardado y prematuridad con todas las complicaciones asociadas

lunes, 27 de mayo de 2013

Una mujer agro-minera en el Senado

CON 30 AÑOS EN EL SINDICALISMO | OCUPA HOY UN CURUL COMO SENADORA.

La imagen humilde que se percibe a primera vista se combina con un carácter fuerte y aguerrido que se reflejan en las palabras que conforman sus discursos.

Después de más de 30 años en las filas del sindicalismo, que le permitieron ser fundadora de la Federación de Mujeres Bartolina Sisa y del instrumento político, gracias a su liderazgo entre las mujeres mineras de Kami, en Independencia del Departamento de Cochabamba, Marcelina Chávez ocupa hoy un curul como Senadora titular, en la Tercera Secretaría de la Cámara de Senadores representando a Cochabamba. En la gestión 2012 fue Presidenta de la Comisión de Naciones y Pueblos Indígenas Originarios Campesinos e Interculturalidad, miembro del Parlamento Indígena de América. El 2011 fue Secretaria del Comité Autonomías Municipales, Indígena Originario Campesinas y Regionales, Sub-jefa de Bancada Nacional y miembro del Parlamento Indígena América. En la gestión 2010 fue Secretaria del Comité de Justicia Plural y Consejo de la Magistratura, Sub – Jefa de la Bancada de Cochabamba y Vicepresidenta del Parlamento Indígena de América.

"Mi niñez ha sido muy dura", dicea Marcelina Chávez, de 55 años. Además de perder a su padre cuando era pequeña, sufrió en carne propia el machismo y la pobreza que no le permitieron ser bachiller y surgir rápidamente.

"Yo veía a los del campo que no tenían verdura, carne, no había estudio y me preguntaba por qué…yo veía que no podía estudiar, sólo he terminado la primaria. Pensaba entrar a colegio pero no había en las provincias". Entonces, en su afán de prepararse, se fue a La Paz, donde tampoco pudo concluir sus estudios porque otra necesidad, la del hambre, la obligó a trabajar a la corta edad de 14 años como mucama, cocinera y sirvienta.

"He regresado a mi pueblo a trabajar en la mina, igual que los hombres, no hay diferencia, igualito hemos aprendido a trabajar como los hombres…dentro de la mina y fuera, por eso conozco la realidad de los mineros”, dice.

A pesar que no tenía hijos, Marcelina comenzó la actividad sindical en 1976 en el Club de Madres en el pueblo de Kami. “Desde mi comunidad trabajé a nivel sindical subiendo paso a paso a nivel provincial, departamental y nacional y así aprendí a luchar por mí misma.

“Yo decía cómo me voy a defender si soy mujer, trabajaré, estudiaré y lucharé, con esa idea después de varios años terminé la secundaria y crecí aún más como dirigente sindical. Aún faltan más conquistas para las mujeres del campo, amas de casa, mineras y de otros sectores sin excluir a ninguno, a nivel nacional”, opina. A lo largo de su vida sindical participó en los Congresos Provinciales Departamentales y Nacionales y fue protagonista de marchas históricas en Bolivia.

"Pongo era nuestro lugar de bloqueo, como agro- mineros teníamos que apoyar también la lucha por la coca, después por la Constitución Política del Estado, también hemos estado en la lucha por el agua". Gracias al apoyo de sus bases llegó a ser senadora el 2010. "Dios me ha dado ese don de luchar para toda Bolivia, trabajar sin sueldo...con coca y agua; ahora me siento feliz de estar aquí sin saber pero me he propuesto trabajar y demostrar todo lo que he aprendido en las organizaciones. Todos esos pedidos que hacían en los Congresos y ampliados, ahora se va a hacer como mujer con los derechos de los niños, de la juventud, dice.

"Ellos, de terno, bien vestidos, y yo era la de pollera, recién entrando pero con fuerza. Ábranme! Soy senadora, soy autoridad como ustedes, yo no sé de dónde pero eran exfiscales, ex abogados y yo como una mujer pido que se ponga así en la ley que las mujeres tenemos todo el derecho de ir adelante, de no ser atropelladas ", relata.

Trabajó especialmente en que los derechos de las mujeres sean incluidos en las cinco leyes fundamentales. Fue también impulsora de la Ley Integral de Lucha Contra la Violencia a la Mujer, entre otras. Marcelina dice que otro aspecto que no permite avanzar con la equidad de género y otras demandas de las comunidades es la falta de formación orgánica.

"Yo quisiera que entren, que manejen de forma orgánica porque tienen que conocer las realidades y así para defender dentro del senado, diputadas y diputados, quiero que las mujeres sean como el agua cristalina, que no se hagan llevar por el dinero o cualquier otro ofrecimiento porque eso se termina pero la limpieza nunca se termina...nuestra sinceridad nunca se termina".

La senadora valora que en los últimos años, y sobre todo en el proceso de cambios, se haya valorado la participación de las mujeres en el ámbito político pero aún hace falta trabajar más en la reivindicación de las mujeres para que tengan mayor participación no sólo en la política sino en otras áreas.

MADRE Y DIRIGENTE

Entre las infinidades de experiencias, Marcelina Chávez cuenta que ser madre y dirigente a la vez es aún más complicado porque una vez cuando participaba en el Congreso de la Confederación de Bartolina Sisa, que se desarrollaba en el Beni, perdió a su niño de 4 años cuando logró rescatar algunos documentos de la dirigencia en medio de gritos y peleas internas.

“Las mujeres no tienen apoyo a pesar de ser parte de una directiva… he tenido que ocultar dinero para que pueda trasladarme y participar en los Congresos, me salía a vender antes de que se levante mi familia”.

Es un reto para ella lograr la participación equilibrada entre hombres y mujeres en los encuentros de las organizaciones sociales y otros que sean de interés general, porque hasta la fecha las organizaciones no financian los gastos para las mujeres, lo que no sucede con los hombres que por ser afiliados, tienen garantizada su participación en todos los eventos.

LA PREPARACIÓN ES FUNDAMENTAL

“Yo he aprendido harto de mi mama... ‘hijita vos no tienes que hacer como yo. No vas a ser como yo, aprende a leer y a escribir, no te vas a parar detrás de la puerta como yo me paro`. Yo decía qué me quería decir, entonces comprendí que ella no podía decir nada porque no sabía ni leer ni escribir, el hombre le tenía que decir qué tenía que hacer”.

Estas enseñanzas y las experiencias vividas donde llegó gracias a su carisma y liderazgo, la impulsaron a seguir aprendiendo de las personas que conocía pero también de las experiencias, sean buenas o malas, por las que atravesó desde su niñez.

"Todo eso me ha llevado a estudiar porque siempre me ha gustado defender a los niños y mujeres maltratadas". Por esa razón decidió estudiar Derecho en la Universidad, cursando el sexto semestre de forma paralela a su trabajo legislativo.

"De esa manera estoy estudiando, por ejemplo cada sábado tengo que venirme, ya estoy en sexto semestre, pienso acabar, no voy a retroceder porque tengo que ayudar a los que necesitan”, asegura.

Cuenta que el trato de sus compañeros de clase en la universidad, a pesar de ser mayor y utilizar una vestimenta diferente, no es desigual sino por lo contrario, tratan de ayudarla para estar al día en sus estudios debido a que su trabajo en el senado no le permite disponer de mucho tiempo.

Su objetivo es concluir con sus estudios y ejercer la abogacía para defender a los más necesitados, sobre todo a las mujeres y niños que según ella son las personas más afectadas y vulneradas en sus derechos.

“Quiero agradecer a Dios por haberme dado el don de ser mujer y darme las fuerzas de lograr estar firme para colaborar a mi prójimo, y dar gracias a nuestro presidente del Estado Plurinacional de Bolivia – Evo Morales Ayma por tomar en cuenta a las mujeres y escucharnos en nuestra lucha constante. Feliz día a todas las madres”, concluye la senadora.



Mujeres del S.XXI: madres, ejecutivas exitosas, esposas y amas de casa.

Nadie puede negar que en las últimas décadas el rol de la mujer ha cambiado radicalmente. Los tiempos en que nuestras abuelitas o muchas mamás permanecían sólo administrando el hogar y cuidando a los hijos, han pasado a la historia.

La mujer del siglo XXI deber ser mamá, esposa, profesional, amiga y hasta no descuidar su apariencia. No pretendemos que suene a queja, ya que con los cambios que se han ido dando, hoy las mujeres podemos acceder a más oportunidades laborales, a realizarnos profesionalmente y por tanto también a tener independencia económica, con todo lo que ello significa.

Sin embargo, no cabe duda que la vida se nos ha complicado porque las responsabilidades no han variado, continuamos haciéndonos cargo de los hijos y de que el hogar funcione, además de ser en muchos casos un apoyo a la economía del hogar.

En honor al Día de la Madre, OH! presenta a ejecutivas exitosas, que además son un ejemplo de “súper mamás”. Ellas compartieron con OH! su visión, experiencias y desafíos como mujeres del siglo XXI.

"LO QUE MÁS NOS FALTA, ES TIEMPO"

Laura García es actualmente Jefe de la Carrera de Derecho en la Universidad Privada Boliviana. Antes de llegar a ocupar ese puesto, trabajó como Asesora Legal Comercial en ELFEC S.A. Llegar a ser Jefe de carrera en la Universidad que estudió, fue para ella como volver a casa. Laura es mamá de dos lindas niñas: Valentina de ocho años y Maya de un año y un mes.

OH!: ¿Cómo define el rol de la mujer del siglo XXI?

Considero que en la actualidad las mujeres desempeñamos una faceta mixta, con retos cada vez mayores y en distintos ámbitos.

Profesionalmente las exigencias de formación son cada vez mayores, así como lo son las responsabilidades y los retos que somos capaces de asumir. En nuestra vida personal, no sólo debemos ocuparnos por la organización y estabilidad en el hogar, además debemos velar por nuestra familia y por nosotras mismas. Lo que más nos falta es tiempo.

OH!: ¿Cómo llena el vacío que dejan las horas de ausencia lejos de casa (de los hijos), por el trabajo?

Como muchos dicen, pasando tiempo de “calidad”. Aprovechando el tiempo al máximo para emplearlo de la mejor manera posible. Las actividades que considero muy importantes son la conversación y el juego, dependiendo de la edad de cada hijo.

OH!: ¿Qué persona ha sido clave para lograr su realización personal?

No fue solo una persona, sino muchas; y más que “han sido” diría que “son” quienes día a día aportan felicidad a mi vida: mi familia en pleno. Profesionalmente, la realización y el éxito dependen en gran medida del ambiente de trabajo, y en ese sentido he sido muy afortunada al contar con excelentes colegas todos estos años. Considero a mi esposo, mi compañero de vida.

OH!: ¿Qué les diría a las jóvenes qué aún no son mamás y que aspiran a tener éxito como profesionales, madres, esposas y amigas?

Que la clave para poder desempeñar todos estos roles satisfactoriamente, es sabiendo organizar su tiempo y mostrando una actitud positiva ante la vida.
PERFIL

LAURA CONSTANZA GARCÍA SOBRAL

Títulos Profesionales:

• Máster en Business Administration.

• Máster en Derecho de los Negocios Internacionales.

• Máster en Derecho Internacional Privado.

• Licenciada en Derecho “Magna Cum Laude”.

Experiencia Profesional actual:

• Jefe de Carrera de Derecho - Universidad Privada Boliviana.

• Socia del Estudio Jurídico “Sobral & García Abogados Consultores”.

• Docente Universitaria a nivel de pre y postgrado.

Experiencia Profesional previa:

• ELFEC S.A.

• Servicio de Impuestos Nacionales.

• Salinas Gamarra Abogados.


"ES IMPOSIBLE COMPENSAR LAS HORAS DE AUSENCIA"

OH!: ¿Cómo define el rol de la mujer del siglo XXI?

La mujer es la piedra fundamental en la sociedad por que cumple un doble papel de madre y profesional insertada en el mercado laboral en las diferentes áreas. Desde una trabajadora del hogar hasta una gerente u otros cargos políticos, esto implica compatibilizar adecuadamente los tiempos laborales y las actividades inherentes al hogar. El espacio conquistado por las mujeres es un camino sin retroceso cada día existen más mujeres en cargos gerenciales desempeñándose con solvencia y responsabilidad en los mismos.

OH!: ¿Cómo llena el vacío que dejan las horas de ausencia lejos de casa (de los hijos), por el trabajo?

Es imposible compensar esas horas de ausencia. Esto implica que no sólo existe un sacrificio de la madre sino que existe un sacrificio compartido entre toda la familia, en especial los hijos, por tanto la comprensión de ellos hará que una madre alcance éxito profesional. Es fundamental entender que entre todos construimos nuestro futuro, razón que permite la cohesión interna en la familia. El poco tiempo que uno comparte en familia debe ser de calidad, para orientarlos, apoyarlos y fundamentalmente ser su amiga para poder inculcar en ellos los principios y valores con los que se van a conducir en la vida, actividades que realizo cotidianamente ya que ellos son la razón de mi vida, gracias Adri y Machy.

OH!: ¿Qué persona ha sido clave para logara su realización personal?

He recibido el apoyo de mis hijos y mi esposo para lograr mis objetivos y poder conducir adecuadamente las funciones que me fueron encomendadas, pero debo admitir en especial el papel que desempeñaron mis padres que me inculcaron valores y principios fundamentales que posibilitaron mi éxito personal y profesional.

OH!: ¿Qué les diría a las jóvenes que aún no son mamás y que aspiran a tener éxito como profesionales, madres, esposas y amigas?

El éxito en la vida radica en la determinación y en la actitud que uno adopta para conseguir los objetivos trazados, y les diría que las mujeres podemos compatibilizar sin temor el desafío de ser profesional, esposa y madre, dándonos tiempo también para compartir con la familia, nuestras amistades y con aquellas personas que en momentos especiales nos brindan o brindaron apoyo incondicional.

El éxito se logra con sacrificio, humildad y perseverancia. Una persona nunca debe rendirse, por más difícil que sea el reto, es posible con inteligencia superarlo.

PERFIL

PILAR RUIZ

Pilar Ruiz es la directora del Hospital Univalle. Su título en medicina lo obtuvo en la Universidad Privada Del Valle con Maestría en Gerencia Hospitalaria y especialidades en Salud Pública, Auditoria Médica y Gestión de Calidad ISO 9001, formación necesaria para poder realizar una adecuada conducción de un hospital universitario de tercer nivel que, por sus características, es complejo en el relacionamiento Docente-Estudiante - Paciente.


"TRATO DE TENER TIEMPO DE CALIDAD CON MIS HIJAS"

Sandra Coelho es actualmente Subgerente Regional División Tarjetas de Crédito del BANCO BISA S.A. Lleva casi doce años trabajando en esta entidad financiera. Inicialmente ocupó el cargo de Subgerente de BANCA VIP y hace un año se hizo cargo de la División de Tarjetas de Crédito con el desafío de hacer crecer uno de los productos más rentables para el Banco. Viene realizando esta tarea con mucha satisfacción junto a su equipo de trabajo. Sandra es mamá dos niñas: Alejandra de 16 e Isabela de un año y medio.

OH!: ¿Cómo define el rol de la mujer del siglo XXI?

Considero que las mujeres del siglo XXI hemos desarrollado la capacidad de cumplir múltiples roles sin perder nuestra esencia como pilar fundamental de la familia. El ser mujeres profesionales, madres y esposas nos exige distribuir de manera más eficiente nuestro tiempo.

Implica ser competentes profesionalmente, actualizar nuestros conocimientos y lograr un equilibrio entre nuestra vida personal y familiar, sin sentirnos culpables por continuar con nuestro desarrollo profesional.

OH!: ¿Cómo llena el vacío que dejan las horas de ausencia lejos de casa (de los hijos), por el trabajo?

Ante todo trato de tener tiempo de calidad con mis hijas, hablando con la mayor de lo que pasó en el día, sus problemas o necesidades y con la pequeña haciendo lo que más le gusta: jugar y bailar. Tengo la fortuna de tener dos hijas maravillosas, que llegaron a mi vida en etapas completamente distintas y que son mi motor para lograr todos mis objetivos.

OH!: ¿Qué persona ha sido clave para lograr su realización personal?

No podría mencionar a una sola persona, creo que mi familia, empezando por mi mamá, mi hermana, mi esposo y mis hijas, son la clave para que pueda realizarme como persona. Sin su apoyo y paciencia, no podría sentirme realizada.

OH!: ¿Qué les diría a las jóvenes qué aún no son mamás y que aspiran a tener éxito como profesionales, madres, esposas y amigas?

Que el rol de ser mamá no es el más sencillo cuando perseguimos el éxito profesional pero sin duda es el más importante que le toca vivir a una mujer, y que para sentirse realizadas deben trazarse objetivos y ser perseverantes hasta conseguirlos, después de todo, el mejor ejemplo que podemos dejar a nuestros hijos es ver que tienen una mamá que trabaja, estudia y es responsable por ellos. El apoyo que recibimos y damos a nuestra pareja es fundamental y las amigas nos permiten salir de lo rutinario y compartir experiencias enriqueciendo nuestra vida.

PERFIL

SANDRA LORENA COELHO NICOLLS

Nació en La Paz, Bolivia. Está Casada con Javier Encinas Landivar - Médico Cardiólogo.

Tiene dos hijas: Alejandra e Isabela

Estudió Ingeniería Comercial en la Universidad NUR.

Trabaja desde hace 12 años en el BANCO BISA S.A. Actualmente ocupa el cargo de Subgerente Regional - División Tarjetas de Crédito
Cargos que ocupo anteriormente:

Subgerente Banca VIP - BANCO BISA S.A. desde al año 2001-2012

Consumer Bank Head - CITIBANK N.A. desde el año 1998 hasta el año 2001

Trabajó en otras entidades financieras como BHN - Multibanco, BancoSur y BIB S.A.



"HAGO LOS MAYORES ESFUERZOS POR LLENAR EL VACÍO QUE DEJO EN MI FAMILIA"

Gabriela Andrade Requena es gerente regional de VIVA. Después de doce años de trabajo y de un largo proceso de selección interno y externo, fue elegida para este cargo de gran responsabilidad. Pasó por muchos cargos en esta empresa, siendo desde vendedora corporativa, supervisora de tienda, administradora de ventas, subgerente, hasta llegar a ocupar la gerencia regional. Casada con Mauricio Arévalo, es mamá de dos niños: Adriano de siete y Maximiliano que cumple tres años en junio.

OH!: ¿Cómo define el rol de la mujer del siglo XXI?

Ya no existen para mi roles de la mujer y roles del hombre, todos tenemos deberes y obligaciones iguales que cumplir. La mujer tiene la misma capacidad y posibilidad de realizarse familiar y profesionalmente que un hombre.

OH!: ¿Cómo llena el vacío que dejan las horas de ausencia lejos de casa (de los hijos) por el trabajo?

Esta es una pregunta sumamente difícil porque realmente hago los mayores esfuerzos por llenar el vacío que dejo en mi familia, pero creo que nunca es suficiente. Lo importante es que le demos calidad al tiempo que uno pasa en familia y en especial el fin de semana, que se lo dediquemos a nuestros hijos al 100%.

Sería una belleza que las días tengan más horas; sin embargo, mi esposo es quien cubre la mayoría de mis ausencias. Sin su apoyo esto sería imposible.

OH!: ¿Qué persona ha sido clave para lograr su realización personal?

El ejemplo de mis padres obviamente ha sido clave en mi desarrollo, disfruto al máximo mi trabajo y eso definitivamente lo aprendí de mi papá, quien ha trabajado siempre con pasión y placer al hacerlo. De mi mamá he aprendido a no ser conformista, a ser luchadora y no rendirme nunca.

OH!: ¿Qué les diría a las jóvenes qué aún no son mamás y que aspiran a tener éxito como profesionales, madres, esposas y amigas?

El ser madre no es un impedimento para lograr el éxito profesional, es más bien un motivo para triunfar; los hijos son el motor que nos permite alcanzar el éxito.

Lo importante para las mujeres es tener claro el objetivo de a dónde se quiere llegar y trabajar todos los días para alcanzarlo. Sin el apoyo de tu familia es imposible lograrlo.

PERFIL

GABRIELA ANDRADE REQUENA

Realizó sus estudios primarios y secundarios en el colegio Anglo Americano de Cochabamba. Es Comunicadora Social con maestría en Administración de Empresas. Realizó su formación en la Universidad Católica Boliviana, especializándose en Publicidad y Marketing.

Inició su carrera profesional paralelamente a sus estudios universitarios, en Chromart, Agencia de Publicidad donde trabajó durante seis años. En octubre del 2000 ingresó a trabajar en VIVA, dos meses antes de que se abrieran las operaciones de la empresa.

"ES COMPLICADO TENER UN BALANCE"

Mónica Corzo está a la cabeza del departamento de Recursos Humanos de Unilever Bolivia S.A, desempeñando el cargo de Gerente Nacional de Recursos Humanos. Desde su función es responsable por la gestión del talento de la compañía, actividad que la llena de satisfacción, ya que considera importante trabajar con la gente y contribuir en su desarrollo profesional. “Es muy gratificante ver cómo día a día crecen dentro de Unilever Bolivia y en otras geografías”, asegura. Comenzó su carrera laboral en Unilever el 2001. Ni bien terminó su carrera de Administración de Empresas, se postuló a una vacancia para el área de Recursos Humanos. Desde ese momento comenzó a vivir una linda experiencia en esa empresa y en el área que tanto la apasiona. Es mamá de dos niños, Sofía e Ignacio de 8 y 3 años, respectivamente.

OH!: ¿Cómo define el rol de la mujer del siglo XXI?

Pienso que la mujer del siglo XXI es una mujer multifacética, es muy activa. Hoy asume varios roles, es profesional, esposa, mamá, ama de casa, amiga y eso la convierte en una parte muy importante de la sociedad. Poco a poco ha ido incursionando y destacando en muchos campos, que antes eran exclusivos a los varones.

Ahora vemos con mayor frecuencia a mujeres trabajando en el ámbito de la construcción o conduciendo vehículos de transporte público.

En lo profesional, han incursionado en la mayoría de los campos laborales.

OH!: ¿Cómo llena el vacío que dejan las horas de ausencia lejos de casa (de los hijos) por el trabajo?

Tener un balance entre el rol de mamá, esposa y profesional es complicado, pero no imposible. Requiere organización y mucha energía para cumplir con los compromisos que tienes en cada rol. Gracias a Dios tengo el soporte de mi familia y especialmente de mi esposo que me apoyan incondicionalmente y me impulsan a seguir adelante.

Disfruto muchísimo el tiempo que estoy con mis hijos y mi esposo. Cada día al llegar a casa, me desconecto del rol de ejecutiva y me conecto con mis hijos, comenzamos con las tareas, a repasar las lecciones, jugamos, la pasamos bien. Además, siempre estoy presente en todos los momentos que para ellos son importantes.

OH!: ¿Qué persona ha sido clave para lograr su realización personal?

Son varias personas las que han contribuido a mi realización personal, en primera instancia mis padres y mi abuelito Eduardo, ellos son un pilar muy importante en mi vida, gracias a los valores y principios que me inculcaron desde pequeña y a su esfuerzo por brindarme una buena educación he podido alcanzar mis metas personales y profesionales. Desde que formé mi familia, otra persona que es clave para mi realización personal es mi esposo Xavier, él es el compañero de mi vida, quien me apoya, me anima y siempre está a mi lado respaldándome en las buenas y en las malas.

OH!: ¿Qué les diría a las jóvenes qué aún no son mamás y que aspiran a tener éxito como profesionales, madres, esposas y amigas?

Mi consejo es trabajar día a día por conseguir sus sueños profesionales y personales.

Las mujeres somos valiosas, capaces de aportar y tener éxito en cualquier ámbito de la sociedad. Ser madre es una gran bendición, no impide ser exitosa en el trabajo o en los otros roles que desempeñamos las mujeres. Conseguir un equilibrio entre la casa y el trabajo es posible, requiere de mucha energía, pasión y amor en cada una de las tareas que emprendes.

PERFIL

MÓNICA CORZO

Ingresó a Unilever como Asistente de Recursos Humanos, un comienzo lleno de desafíos y de grandes aprendizajes. Como parte de su desarrollo de carrera, pasó por varios cargos dentro del departamento de Recursos Humanos, lo que la ayudó a conocer completamente todas las áreas que componen ese proceso, no sólo de Bolivia sino de varios países de Latinoamérica. A los 25 años asumió el cargo de Gerente de Recursos Humanos, un gran desafío para ella ya que en ese momento era la ejecutiva más joven del Comité de Gerencia de Bolivia. Este reto interesante, contribuyó en gran medida a su formación profesional y personal. “Me siento muy feliz trabajando en Unilever porque es una compañía que cuenta con principios éticos bien definidos, rige su accionar en función a ellos y además brinda oportunidades de desarrollo profesional a sus trabajadores. El ambiente de trabajo es otro aspecto que valoro mucho, además de ser compañeros somos amigos y eso hace que nuestro día a día sea agradable, en un marco de respeto y colaboración”, asegura.

ONU demanda reflexión sobre el rol de ser mamá

Las representaciones del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (ONU-Mujeres) demanda a la sociedad reflexionar y entender el rol de ser madre como una "opción" que debe darse en "condiciones libres".

En ocasión del Día de la Madre boliviana, estas organizaciones reflexionan sobre mortalidad durante el embarazo y parto, el embarazo adolescente, los derechos sexuales y las circunstancias que afronta la madre boliviana.

"La maternidad debiera ser una opción a darse en condiciones libres de presión social o violencia, contando con toda la información sobre salud y derechos sexuales y reproductivos y con acceso a servicios de salud con calidad y pertinencia cultural, asegurando el bienestar y calidad de vida de las mujeres antes, mientras y después del parto", señala un comunicado conjunto de estas dos instancias.

Salud registra el 17% de los embarazos en adolescentes menores de 15 años. El número de hijos que las mujeres desean tener es una tema que preocupa a estas organizaciones. Según un estudio del Ministerio de Salud y Deportes realizado en 4 maternidades del país, entre el 7 y el 17% de los embarazos en adolescentes menores de 15 años ocurren en contextos de violencia sexual, donde las niñas son víctimas de un sistema patriarcal que usa sus cuerpos, doblega sus sueños y las enfrenta a una realidad no deseada en soledad.

El tiempo es un problema principal para las mamás

"Cada día tengo que levantarme a las seis de la mañana, alisto a mi hijo y salgo a mi trabajo. A veces almuerzo con él, pero la mayoría de las veces lo veo sólo por las noches”, cuenta Andrea Rivadeneira, de 30 años.

Afirma que sostiene a su familia, por eso no se puede dar el “lujo de dejar de trabajar” y estar todo el día con su hijo.

Como ella, otras ocho mamás de distintas generaciones, con las que conversó ayer Página Siete, coincidieron en que la labor de la madre es sacrificada, ya que hoy en día trabajan y por eso el principal problema para criar a sus hijos es la falta de tiempo; pero ése no es un obstáculo para demostrar el amor que sienten por sus retoños.

Por ello, la psicóloga Rosario Cisneros recomendó que “otorguen calidad y no cantidad de tiempo a sus hijos”.

Hoy se celebra el Día de la Madre en Bolivia.

Emilia N. Tiene 76 años He criado a tres hijos, sin televisión, internet ni celulares. Ahora todos son profesionales. Estoy orgullosa de haberlos tenido, porque son un ejemplo para mis nietos. Sin embargo, veo que mis hijos no tienen tiempo para mis nietos

Elvia Laurayza Tiene 26 años Pese a que trabajo y no paso mucho tiempo con mi pequeña le dedico todo mi fin de semana. Busco que mi hija sea una persona de bien, por eso le inculco el amor a Dios, el respeto hacia los demás y le doy buena educación.

Rosa T. Tiene 64 años Saqué adelante a mis hijos sola. Mi primer esposo falleció y mi segundo se fue. Yo vendía frutas en el cruce de Villa Copacabana, pero hace dos años dejé ese oficio. A mis hijos los cuidé como pude y sin mucho dinero y tiempo.

María del Carmen Vargas Tiene 36 años Cuido a mis tres hijos como lo hacía mi madre. Renuncié a mi trabajo por ellos porque no tenemos una empleada que los cuide. Les doy una buena alimentación para que se mantengan sanitos, nunca se enfermaron por una infección.

Carla Palomeque Tiene 18 años Trabajo en la compañía de seguridad de mi papá y gracias a él puedo desempeñar mis funciones al lado de mi bebé y que por suerte siempre se porta bien. Pese a ello, sé que no le dedico mucho tiempo y eso me lastima.

Hilda tóRREZ Tiene 74 años A mis dos hijas las crié de acuerdo con mis posibilidades, sin muchos lujos, pero con buenos valores. Saqué el tiempo de donde no tenía para ellas. Con mi profesión (profesora) las hice estudiar y las saqué profesionales.

Ayda Peñaranda Tiene 84 años En mis dos hijos, cuatro nietos y un bisnieto he inculcado valores antiguos: que sean respetuosos, sensatos, nobles. Esa educación se perdió en este tiempo, porque las madres no tienen tiempo para la juventud por eso es más frívola.

Lorena López Tiene 22 años Tengo dos hijos varones y con ellos entendí que todo lo que mis padres me decían era para mi bien. Porque eso es lo que yo también busco en ellos. Agradezco a mi madre por todo su tiempo y dedicación, lo mismo trataré de hacer yo.

Madres según su signo

Llegó el día de las madres, y para ellas el astrólogo Juan Carlos Aliaga, del Centro de la Nueva Era, nos proporciona el horóscopo de mamá según su signo zodiacal. Ahora podrá descubrir cuáles son los tipos de madres según los signos del zodíaco. Descubra cómo influyen los astros en su faceta de madre, que características tienen y cómo ven la maternidad, sus puntos fuertes y débiles.

Aries. Son madres que quieren que sus hijos sean intelectuales, le gusta darle el espacio y confianza. Son cuidadosas, muy imaginativas y divertidas. Cree que es muy importante que padres e hijos tengan confianza, Por otra parte tendrán muchos nietos. También es una mujer cariñosa y muy organizada.

Tauro. A las madres taurinas les gusta que sus hijos se dediquen al arte y cultura. Son sobreprotectoras, cuidadosas y exigentes. A veces les cuesta aceptar el novio o novia de sus hijos. Le encanta el orden y la actividad, por lo que puede tener algunos problemas con sus hijos en la adolescencia.

Géminis. A ellas les gusta ser libres y han sido curiosas, lo que les hace ser permisivas con sus hijos, aunque no los dejan en el libertinaje. Por ejemplo, les pueden dejar probar un cigarrillo pero no para que se envicien. Tienen tendencia a tener cáncer de mamá .

Cáncer. Por más que tenga a toda su familia al lado, son muy tristes, depresivas y en ocasiones negativas. La gran mayoría suelen decirle a sus hijos que la vida es mala y difícil. Las dificultades que tuvieron cuando eran niñas hace que piensen que a sus hijos le ocurrirá lo mismo.

Leo. Son de carácter fuerte y demasiado exigentes, factor que puede afectar la relación con sus hijos, o incluso con su pareja. Asimismo insultan mucho, lo que no es bueno porque en el futuro pueden tener diferentes problemas o hasta pueden quedarse solas. Son propensas a problemas cardíacos.

Libra. Son madres que cambian de carácter muy rápido, de estar tranquilas pasan a estar muy exaltadas. Siempre reciben el apoyo de sus hijos. Son comprensivas y tienen momentos en que no. Son de una sola pareja, difícilmente cambian. Pueden tener problemas en los riñones o en los ovarios.

Virgo. Son muy buenas y cariñosas con sus hijos pequeños, pero cuando van creciendo, empiezan a sentir como si fueran su competencia. Ya cuando sus hijos son adultos, muchas veces los critican y nunca están conforme con nada. Les gusta el progreso material. Pueden tener problemas en el hígado.

Escorpión. Tienen tendencia, inclusive antes de casarse, a ser muy espirituales, son muy religiosas, dejando de lado la parte material. A partir de los 50 años cuando ven que no han hecho nada en la parte material, ya se sienten menos. Como madres son exigentes con sus hijos. Pueden tener problemas de fracturas en los huesos.

Sagitario. Desde que se casan o llegan a embarazarse buscan estar tranquilas y relajadas. Si tienen el esposo al lado, exigen una condición económica estable. Siempre están atentas a que sus hijos sean cumplidos con sus tareas y estudios. Algunas se vueven demasiado materialistas, aparentando ser lo que no son.

Capricornio. La gran mayoría, si no se casan o embarazan a temprana edad, lo hacen a edad muy tardía. Son selectivas, no les gusta estar enamorando o saliendo con cualquier persona, esto se refleja cuando ya son madres. Escogen las parejas de los hijos. Siempren tienen problemas con sus huesos.

Acuario. Cuando son jóvenes, son muy rebeldes, cuando tienen hijos, a veces los dejan por algún vicio. Son demasiado permisivas. Exigen mucho de lo que ellas nunca han hecho. Les gusta que sus hijos sean existosos, que tenga dinero. Sus problemas de salud son las vías respiratorias.

Piscis. Las mamás piscianas, son las más débiles del zodíaco, generalmente se dejan manipular por sus hijos o esposo. También son muy crédulas, su hijo puede mentir que va a clases y ella nunca sospechará que es mentira. Les encanta participar de acontecimientos sociales. Sus enfermedades comunes son en los riñones y la vista.

Madre boliviana eres el ser más sublime y valeroso creado por Dios

Por disposición de la Ley emitida el 8 de noviembre de 1927, durante el gobierno de Hernando Siles, se recuerda en Bolivia el 27 de mayo de todos los años, el día del ser más sublime, valeroso y dador de amor creado por Dios, la madre; recordando el compromiso de mujeres cochabambinas que demostraron su gallardía en el campo de batalla y el amor por la Patria buscando la independencia, características que perduran hasta la actualidad.

La batalla de la Coronilla nos recuerda la resistencia heroica de las mujeres cochabambinas, en la colina de San Sebastián, que al ver morir a sus esposos, hermanos y padres decidieron defender la independencia de la Patria dirigidas por Josefa Gandarillas que exhortó a sus compañeras enfrentarse al enemigo en los campos de batalla, decisión que asumió de forma personal a pesar de ser ciega.

En la oportunidad, cientos de mujeres murieron enfrentándose contra las fuerzas armadas realistas.

Por este día tan importante, desde hace 86 años que las madres son agasajadas por ser lo más importante de la vida de todo ser humano, el ser sublime que nos dio la vida y la que a pesar de su cansancio y muchas horas de trabajo sea en el hogar, en una oficina o en la calle, siempre se encuentra dispuesta a cocinar, planchar, revisar tareas, lavar ropa y muchas cosas más incluidas las noches sin dormir por atender a sus hijos cuando tienen un problema de salud, pero sobre todo a dar amor y compresión.

También se reconoce a todas las madres valerosas que a pesar de no tener un compañero con quién asumir la responsabilidad de educar y formar a sus hijos, permanecen de pie afrontando la difícil profesión de ser madre por la cual no reciben un título pero que al final de sus días reciben el agradecimiento de sus hijos.

COMERCIO

Ante el incremento del comercio en general, el Día de la Madre es la fecha en la que se aprovecha de vender una infinidad de artículos que tienen una variedad de precios.

Se venden tarjetas, manualidades, discos compactos con canciones para las mamás; ropa, joyas, tortas y una variedad de regalos que convirtieron esta fecha emblemática en material.

NEGATIVO

Lo negativo de este día emblemático, que a pesar de ser el día más esperado por un buen porcentaje de la población, existe otro grupo que por problemas económicos desconoce de los beneficios materiales de esta jornada, motivo por el cual muchas mujeres valerosas que trabajan en el área dispersa no recibirán las cosas materiales que reciben otras.

domingo, 26 de mayo de 2013

Valerosas mujeres y madres

Las mujeres bolivianas, pese a su escasa participación en la política, son conocidas por ser valientes, aguerridas y decididas, en especial las hijas de Cochabamba, y es en honor a las valerosas heroínas de la Colina de San Sebastián que se declaró al 27 de Mayo como Día de la Madre en Bolivia.

Otra valiente mujer que estuvo presente en las batallas por lograr la independencia de las poblaciones americanas es Juana Azurduy, quien luchó junto a su esposo Manuel Padilla, aún estando embarazada, sin medir consecuencias, pudo más su amor por la libertad y llegó a comandar a uno de los ejércitos libertadores.

Bartolina Sisa, cuyo nombre utilizan ahora mujeres campesinas en una entidad formada para lograr el progreso de ese sector de la sociedad y la defensa de sus derechos.

En la actualidad se pueden destacar a mujeres muy valiosas, en suelo orureño existen tantas damas aguerridas como inteligentes, hayan o no nacido en esta alta tierra, no mencionamos nombres por temor a olvidar a alguna.



HISTORIA

La historia que dio origen al Día de la Madre boliviana es la siguiente:

El ejército de los sublevados, encabezado por Francisco del Ribero y Esteban Arze se enfrentó a las tropas realistas y proclamaron su adhesión a la causa independentista desde el 14 de septiembre de 1810, pero fueron vencidos.

En el año 1811 el comandante del ejército español José Manuel de Goyeneche decidió dirigirse a Salta para aplacar los focos subversivos de esas provincias, pero cuando se enteró que Cochabamba nuevamente se había levantado regresó.

Tanto las tropa realistas, comandadas por Goyeneche como las patriotas, lideradas por Esteban Arze se encontraron en Pocona en mayo de 1812. Arze fue vencido y Goyeneche avanzó hacia Cochabamba, donde las mujeres, enteradas de la derrota de sus padres, maridos, hermanos e inclusive hijos, decidieron defender su terruño a como dé lugar.

Las mujeres fueron impulsadas por una anciana no vidente de nombre Manuela Gandarillas, quien les infundió valor para que defiendan con sangre su hogar y armándose de palos y piedras esperaron a los realistas en la Colina de San Sebastián, también conocida como la Coronilla.

Goyeneche ingresó a Cochabamba el 27 de mayo de 1812 hallando en esa ciudad una fuerte resistencia, la lucha fue desigual y el ejército español acabó venciendo a las mujeres, pero en la historia quedó inscrito ese episodio de valentía sin límites de aquellas que pudieron perder la batalla, pero jamás perdieron la dignidad.

Pocas son las mujeres que salen a la luz pública, pero son muchas las que desde el anonimato trabajan con tesón, con inteligencia, con valor, quienes forman a generaciones de hombres y mujeres decididos a sacar a flote a esta patria que se les heredó en libertad, gracias, precisamente a aquellos que se animaron a dar la vida, como la muestra más grande de amor hacia la tierra que habitaron, con la idea fija en que sus hijos y los hijos de sus hijos merecían una vida mejor, una vida en libertad y con dignidad.



HOMENAJE

El Día de la Madre en Bolivia fue instituido por Ley de la República del 8 de Noviembre de 1927, a partir de entonces se destinan sendas celebraciones a rendir homenaje al ser que es capaz de renunciar a sueños, proyectos, anhelos y hasta a su propia vida por quienes ama.

Hoy por hoy, en las escuelas y sus hogares las madres reciben homenajes, con actos preparados especialmente, en medio de bailes, canto, poesía y regalos como coloridas tarjetas que elaboran sus hijos, convertidos en todos unos artistas, flores, dulces y refrigerios, aunque las madres sólo esperan poder ofrecerle al mundo a sus hijos, educados de la mejor manera que ellas conocen, con amor.

En épocas en que los índices de violencia contra las mujeres son altos, tanto en Bolivia como en el mundo, uno de los mejores regalos que pueden recibir por el Día de la Madre es poner un alto al maltrato, a la violencia, a los insultos, a las humillaciones que no sólo lastiman su cuerpo sino también su corazón y su espíritu.

No olvidemos a aquellas que merecen no sólo festejar el Día de la Madre, sino también el del Padre, pues al ser padre y madre deben equilibrar entre mimar y corregir, entre prodigar y tener firmeza, entre contener y castigar, además de trabajar día y noche para alimentar a sus hijos, ofrecerles oportunidades de un futuro promisorio y sacarlos adelante como personas de bien.

Para todas las mujeres que aquí mencionamos implícita o explícitamente, desde estas páginas, humildemente les deseamos que reciban bendiciones de nuestro Señor, Dios las bendiga y les dé la fuerza, el coraje y la sabiduría para seguir adelante por ellas y por sus hijos.



Bibliografía consultada

Historia de Bolivia, José de Mesa, Teresa Gisbert y Carlos D. Mesa Gisbert, séptima edición, Editorial Gisbert.

Artículo: Una Ley da el Aval para que se conmemore El Día de la Madre publicado en el portal web bolivianísima.com en base a la Legislación Social Boliviana de Abraham Maldonado y Lecciones de Historia de Bolivia de Florian Giebel

La duda de ser o no, madre con VIH-Sida

Hay mujeres que deciden no tener hijos por el tempor a transmitirles el virus.

Las mujeres que tienen VIH o Sida muestran sentimientos encontrados, de orgullo, fortaleza, responsabilidad y temor. Muchas lograron asalir adelante sólo por sus hijos y otras tantas temen embarazarse y rechazan el milagro de ser madres, por las posibilidades que aún existen de contagiar a sus bebés o de dejarlos solos en poco tiempo.

Se puede vivir pero... "En mi caso tengo temor... ya tengo 36 años y he rechazado el ser madre hasta ahora porque mi hijo puede nacer con VIH. En el embarazo todavía hay la posibilidad de transmitir el virus... tengo miedo de transmitir VIH a mi hijo".

El brillo en los ojos de Vileta Ross se apaga con cada palabra y tras una breve pausa admite que aún con 12 años de experiencia de trabajo en torno a este mal, aún siendo la representante de la Red Nacional de personas con VIH-Sida, siente ese temor y prefiere no arriesgarse a quedar embarazada. Hoy está casada y hablar del tema le resulta triste.
En una mesa larga, de esas que se crean juntando varias, un grupo de mujeres que viven con VHI o Sida comparte un desayuno, ofrecido por Delizia, en conmemoración del día de la madre.

Compiten por premios, charlan, ríen, como lo hace cualquier grupo de amigos, pero al momento de la pregunta bajan la sonrisa.

"Mi guagua... es mi razón para vivir", señala Carla N. (nombre convencional) quien hace poco más de un año recibió la noticia de haber sido infectada. Haciendo cálculos, sólo pudo ser su marido, quien poco después la dejó sola con su hijo, quien afortunadamente no contrajo VIH.

Ella, así como Claudia, una joven que vivió en la calle, consumió alcohol y se enfermó hasta casi morir, confirman que es necesaria la fuerza de voluntad y asumir la responsabilidad para curarse.

Según Violeta, se les trata de inculcar el amor a la vida para que salgan adelante, aunque es cierto que aún hay discriminación y el consumo de los medicamentos las debilitan y traen sobre ellas muchos otros efectos colaterales que socaban su fuerza. Ahí, entonces, asegura, está la familia. "Siempre hay alguien, un hijo, padre, un hermano, un primo... es necesario que salgan adelante".

Y eso se ve en aquella mesa compartida donde olvidan ese problema. Compiten por premios, ríen y dedican su atención a sus hijos.

Un centro de encuentro. En el Centro Departamental de Vigilancia, Información y Referencia de ITS/VIH/SIDA (C.D.V.I.R.), el ex centro Piloto, se ha convertido en un punto de encuetro y convivencia de personas que viven con este virus.

Allí, en la esquina de las avenidas Vásquez y Perú, también se brinda atención, información, servicios y apoyo a todas aquellas personas que necesiten asesoramiento en cuanto a enfermedades de transmisión sexual, así como en VIH/SIDA.

Las mujeres delcentro its/vih/sida fueron celebradas. En el marco de su campaña de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), la compañía de alimentos Delizia festejó con un desayuno el día de la madre a decenas de mamás que acuden y son parte de este cenetro.
“Como compañía nos sentimos comprometidos con toda la sociedad boliviana", señaló Veraloza Pari, director Ejecutivo de Delizia.

La transmisión de vih de madre a hijo se reduce en los países del primer mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las posibilidades de se transmita el virus oscilan entre el 15% y el 45% de los casos, en el mundo. Sin embargo, la medicación con antirretrovirales durante el embarazo, el parto y la lactancia reduce esta tasa al mínimo, hasta apenas al 2%, como sucede en EEUU.

1400 casos de personas que viven con el VIH/Sida, entre niños y adultos, hay registrados en todo el departamento.

Madres de familia que no renuncian a sus ideales sin dejar de ser madres

En nuestro medio, existen mujeres que apoyan el desarrollo de Oruro sin descuidar su profesión principal, como es la de ser madre, dividiendo su tiempo para cumplir las funciones que asumieron como dirigentes, propietarias de una empresa o como defensora de los derechos de las personas, es de esta manera que logramos conocer el cotidiano vivir de tres madres de familia que a pesar de sus recargadas labores, no dejan de lado a sus hijos y a su familia.

Logramos entrevistar a tres mujeres que en distintos rubros aportan al desarrollo de Oruro a nivel empresarial, dirigencial y de liderazgo, ellas son Mónica Siles, diseñadora destacada a nivel nacional, que a pesar de no haber nacido en nuestra ciudad logró que Oruro se conozca internacionalmente; a la vez estrechamos un poco más los vínculos con la presidenta del Comité Cívico, Sonia Saavedra Dalenz, dirigente gremial, que de forma similar al no ser orureña de nacimiento logró recuperar la institucionalidad del ente cívico que era utilizado como trampolín para lograr cuotas de poder, y conocimos en el aspecto maternal a la representante de la Defensoría del Pueblo, Clotilde Calancha quien por su trabajo en la defensa de los derechos logró obtener el respeto de toda la población, incluida la de sectores que usualmente son difíciles de tratar.

En estas tres mujeres logramos a través de una conversación arrancar una lágrima o sentir que se quebraba su voz al recordar a sus hijos que son la razón de sus vidas y lo difícil que es asumir el papel de madre y profesional a la vez.



APRENDÍ MUCHO DE MI

MADRE Y ME RESTA

MUCHO POR APRENDER

Es de esta manera cómo Mónica Siles Toro, resume la manera en que ve a su progenitora, a quien agradece el amor de madre que siempre le dio y por ser su gran referente, ayudándole a ser fuerte, luchadora, de mucha fortaleza y de iniciativa para no quedarse relegada.

Para Mónica ser madre es una de las facetas más importantes de una mujer, la más transcendente porque permite participar en la formación de un nuevo ser que contribuye a la sociedad.

El día de Mónica inicia muy temprano despidiendo a su hija menor Belén, una adolescente que aún asiste al colegio, y que la describe como una niña, con todo el encanto de las quinceañeras, a quién le gusta escuchar y disfrutar de sus cosas, a la vez apoyándola ante cualquier problema o conflicto emocional.

Mónica recuerda con mucho entusiasmo que el tiempo en el que le tocó estudiar comunicación, trabajar y atender su hogar fue complicado pero se siente agradecida con su familia porque recibió el apoyo de la hija de su esposo, Tatiana quien se convierte en muchas ocasiones en la hija mayor y su mano derecha, además de sus dos hijos propios que son parte importante de su vida.

Pero al hablar de su hijo Fabrizzio, la voz de Mónica se quiebra un poco por ser muy parecido a ella y ser extremadamente sensible, con quién tiene una comunicación sobrenatural puesto que con una mirada llegan a entenderse plenamente.

Pero tampoco deja de lado a su esposo, Oscar, quién siempre se encuentra dispuesto a ayudarla hasta en el mínimo detalle, pendiente de lo que se le ofrezca ante el trabajo que tiene.

Ante este sentimiento tan lindo de madre y esposa insta a la juventud que a pesar de las dificultades, disfruten la maternidad de forma madura para afrontar duros momentos junto a sus hijos, como lo hizo la Virgen María, quién es la madre de la humanidad, ante quien nos postramos y lloramos ofreciéndole cada sufrimiento y logros, además de pedirle su intercesión ante Jesús.



LAS MUJERES TENEMOS LA CAPACIDAD DE TRABAJAR DESDE EL HOGAR

Es de esta manera que Sonia Saavedra Dalenz, presidenta del Comité Cívico resume la labor de la mujer como máxima creación de Dios, que según su percepción, tiene la capacidad de trabajar desde su hogar para lograr el desarrollo y progreso de Bolivia formando a sus hijos con valores religiosos, cívicos y sobretodo de responsabilidad.

Es por esta situación que nos cuenta que el trabajo que realiza no es fácil pero tampoco imposible, puesto que al ser comerciante, se encuentra acostumbrada a iniciar su tarea a las seis de la mañana para preparar la fruta que debe enviar a su caseta, al mismo tiempo prepara el desayuno y el almuerzo para tener tiempo y atender posteriormente los temas relacionados al Comité Cívico.

Ella se siente orgullosa de haber llegado a Oruro en 1977 desde Colquiri, donde nació, porque fue en la tierra de los urus donde se formó junto a sus hermanas Aurora, María Luisa y Teresa; donde además se casó con Roberto Alave con quien tuvo dos hijos, Carla que es licenciada en Lenguaje y Literatura e Israel que estudia en la Facultad de Derecho.

Como su suegra era parte del sector gremial, al casarse inició su labor como dirigente hace 28 a 29 años, su paso de dirigente gremial a dirigente cívica no fue fácil puesto que tuvo que soportar discriminación primero por ser mujer, ser comerciante y no haber nacido en Oruro.

Estos tres aspectos hicieron que enfrente el machismo existente en nuestro medio y persista en su lucha cívica, porque mucha gente decía que por ser mujer y gremial no tenía la capacidad de dirigir una entidad cívica.

Con su voz quebrada, narra que a pesar de haber una serie de leyes que supuestamente apoyan a la mujer en contra del racismo y la discriminación, sufrió violencia de parte de los gobernantes, incluso del Presidente Evo Morales y sus ministros, porque al realizar el control social a las instituciones muchas personas le tomaron como enemiga, pero cuenta que gracias a Dios y con la confianza que le brindó Oruro, pudo presidir el Comité Cívico a pesar de los momentos amargos que atravesó en su condición de mujer.

El apoyo de su familia fue fundamental, incluida su suegra que es la primera en apoyarla y estar a su lado, correteando (si vale el término), para comprar petardos o algún otro detalle que pudiese presentarse ese instante, como la donación que le hizo de comprar de un rollo de tela para la confección de banderas rojo carmesí que se distribuyeron en algunas movilizaciones, para llevar en alto el color que caracteriza a los orureños.

También tiene apoyo de su esposo y sus hijos, especialmente de su hijo Israel que se encuentra a su lado ante cualquier eventualidad y de sus hermanas que se preocupan ante las medidas asumidas por su persona en defensa de Oruro.

"El temor de mis hermanas es que a través del gobierno me pase algo, siempre andan repitiendo que no debo hablar mucho, desde ese lado he causado mucha preocupación a mis hermanas pero de todas formas me brindan su apoyo incondicional incluso la que se encuentra lejos de Bolivia, porque a través del internet realiza el seguimiento de todo lo que me pasa", cuenta Sonia.

Recobrar la institucionalidad del ente cívico fue difícil como mujer, porque tuvo que soportar la burla de muchas personas, fueron días sin dormir, viajando, realizando el control a muchas obras, tratando de apoyar no sólo las necesidades de la ciudad, también de las provincias para lograr que la gente confíe en el Comité Cívico, junto a los componentes de su directorio, incluida la secretaria, quienes dieron más del cien por ciento de su labor cívica en defensa del departamento cuando así se requirió.

Como madre felicita a las mujeres valerosas que son parte fundamental desde la creación de la humanidad, quienes deben entender el mensaje que Dios legó, como son las mujeres quienes no son débiles para ser el puntal del progreso de las familias, del departamento y del país.

Las mujeres bolivianas debemos trabajar sin discriminación y con equidad siendo el principal reto, trabajar desde el hogar para que sea próspero, amoroso y lograr que sea digno, según Sonia.



MIS HIJOS FUERON MI IMPULSO PARA QUE SALGA PROFESIONAL

La representante del Defensor del Pueblo, Clotilde Calancha nos cuenta que sus hijos fueron el impulso que tuvo para superarse ante la adversidad debido a que tuvo que enfrentar en un momento dado la función de madre y padre.

"Yo creo que lo mejor que me dio Dios son mis hijos que como todos a pesar de sus defectos y desaciertos veo que en este momento de crisis en los hogares, se dedican a sus hijos", manifestó.

Relieva que sin dejar de ser esposa, madre, hermana o hija, las mujeres deben seguir avanzando, porque no hay ningún tipo de seguridad en el hogar y en un momento dado son las mujeres quienes deben asumir la tarea de padres y madres, con responsabilidades ya que en muchos casos no se tiene la ayuda del papá.

La "doctora" como es conocida en Oruro, con cariño y respeto, inició profesionalizándose en la carrera de Ciencias de la Información, Bibliotecología, Archivos y otros en el exterior y retornando a Bolivia, se casó y tuvo dos hijos. En el transcurso de los años su matrimonio no funcionó, motivo por el que tuvo que asumir la función de madre y padre.

Trabajó en la universidad como bibliotecaria, asumiendo el cargo de directora de bibliotecas debido a su experiencia, por el trabajo realizado con la Fundación Simón Patiño en Ginebra, en el Palacio Portales.

La biblioteca fue muy importante para sus hijos Gustavo y Ernesto, puesto que al encontrarse sola debía tenerlos en dichos ambientes, incentivándoles desde pequeños disfrutar la lectura.

A pesar de ser profesional, su necesidad de mejorar su condición económica, por sus hijos, le motivó a estudiar la carrera de Derecho, por lo que trabajaba, estudiaba y no descuidaba sus labores de ama de casa, levantándose muy temprano para dejar el almuerzo listo para mediodía, con la ayuda de sus hijos que le apoyaron en todo aspecto, narrándonos como una anécdota que el día que debía defender su tesis, ella cocinaba y su hijo le leía los temas que debía defender.

Posteriormente asumió la decisión de ser docente y llegó a ser vicedecana de la Facultad de Derecho, lo que le permitió mejorar su situación económica para que sus hijos concluyan la carrera de inglés que no pudieron hacer anteriormente debido a la falta de recursos. Posteriormente le nombraron como vocal de la Corte Electoral y, en 2002 la defensora del Pueblo de ese entonces, Ana María de Campero le invitó a trabajar con ella como su representante en Oruro.

Habiendo asumido varias responsabilidades como profesional nunca dejó de ser mamá, apoyando a sus hijos, orientándoles ante cualquier problema.

"Quiero unir a mis hijos, sábado o domingo y en lo posible cuando no viajo me dedico a cocinar y reunir a toda la familia y creo que he llevado una vida dura pero exitosa, en mi hogar, con mis hijos y también en mi profesión", asegura.

Pondera que no es la única mujer que lava, cocina, plancha porque desde sus 15 años cuando falleció su papá tuvo que asumir la función de madre de sus hermanos, cocinando, arreglando la casa, estudiando y trabajando.

Para Clotilde Calancha la tarea de ser mamá no es fácil, es dura, pero a pesar de ello las mujeres no deben desalentarse ante cualquier eventualidad, al contrario deben seguir adelante, seguir batallando y que a pesar de que falten fuerzas deben seguir junto a sus hijos.

Nos cuenta que al margen de su familia, le toca ser mamá incluso de sus colegas y, como anécdota, en las reuniones de la Defensoría a nivel nacional a sus colegas de Oruro, les refieren que están junto a su mamá, algo que es agradecido por los trabajadores según pudimos comprobar.

Por el apoyo constante, no hace mucho recibió un mensaje de uno de sus colegas, lo cual le conmovió mucho, y decía "Gracias mamá, estoy luchando por mi vida", por lo que asume que tiene muchos hijos a quienes quiere por haberles ayudado en algún momento crucial de sus vidas, lo que le satisface porque además cumple lo que Dios manda "amar como el nos amó".