jueves, 6 de diciembre de 2012

Paula Peña cree que el machismo tiende a desaparecer

Proyección Considera que la mujer ha dado pasos decisivos en la valoración de sus derechos. Plantea ir más allá, tomando como referente a los países vecinos, ejercer mayor protagonismo en el estado, y llegar a ocupar, por ejemplo, la presidencia nacional.

La historiadora confiesa que cada miércoles lee PARA ELLAS, ya sea en su oficina, en el médico o en la peluquería. Y cuenta que de la misma manera ve a muchas mujeres que en sus pausas repasan la revista. Luego, hace su interpretación.: Esta publicación acompañó, y lo sigue haciendo, a la evolución de la mujer cruceña, en todos los estratos sociales. Todas, independiente del oficio, encontramos respuestas en sus páginas”.
Más que una entrevista fue una conversación informal con Paula en la dirección del Museo y Archivo Histórico de Santa Cruz. Ella, además es docente universitaria y es la primera cruceña que ostenta el cargo de Miembro de Número de la Academia Boliviana de Historia.

Aparte de este perfil, ¿cómo es más allá de las aulas y de la investigación científica? ¿Qué tiempo se dedica a sí misma, o es que consume sus horas libres leyendo los hechos históricos?
No pasa desapercibido su clásico peinado de pelo recogido en cola. En general usa vestido largo. No usa maquillaje, solo rubor y rímel. Por eso algunos la imaginan conservadora.
Pero no es así. Paula es una carnavalera ciento por ciento. Aguarda esta ‘fiesta grande’ para divertirse ‘a todo dar’, con su esposo, de quien poco se habla en las entrevistas. Por eso la primera pregunta va por ese lado.

-¿Quién atrapó a Paula?
- Mi esposo es René Castedo Pereyra. Nos conocimos en 1990. Él llegaba de Estados Unidos luego de una maestría en Zootecnia. Al año siguiente nos casamos. Tenemos un hijo, Diego, que acaba de cumplir 15 años.

-¿Qué es lo más difícil en el matrimonio?
- Construir una vida en común, porque cada uno viene de hogares diferentes. Pero esa dificultad se supera con los valores como la comprensión, la tolerancia y la voluntad de formar una familia.

- ¿En qué orden de importancia está el sexo si lo juntamos con amor, comunicación, respeto y confianza?
-Creo que en el matrimonio ninguno de estos puntos está en primer lugar. Es como un círculo virtuoso donde sexo, amor, comunicación, respeto y confianza están íntimamente tomados de la mano.

-¿Hay machismo en la sociedad cruceña y en la nacional?
- Por supuesto, existe en todas las sociedades. Pero es preciso admitir que los varones están cambiando mucho respecto a esa actitud. En tanto las mujeres vayan adquiriendo mayores espacios en el manejo del poder político, económico, social, cultural y otros ámbitos, el machismo irá desapareciendo. Tiende a desaparecer. Un gran problema aquí es el prejuicio, pero eso se tiene que cambiar sobre la base de la educación.

-¿Cómo observa los cambios que se han generado en los roles que ahora cumplen las mujeres?
- La sociedad está evolucionando Hay cada vez más mujeres en el quehacer político y empresarial. Tuvimos una presidenta, Lidia Gueiler, y ahora a titulares en las cámaras de diputados y senadores, pero eso no es suficiente. Hay que avanzar y conquistar los poderes en la actualidad, por ejemplo, al igual que en países vecinos, ejercer la conducción del mando de la nación.

- En el campo cívico las mujeres sobresalen, pero ¿por qué no formar un solo bloque en el Comité pro Santa Cruz?

-Es algo que considero que debe darse más temprano que tarde. Es cierto que, aparte de la entidad cívica femenina, hay mujeres en el directorio del Comité pro Santa Cruz.
Pero eso no basta. Es necesario, eso creo, caminar hacia la formación de un bloque con la posibilidad que una dama sea la presidenta del movimiento cívico en general. Un gran problema es que se ha invisibilizado a la mujer común, a las emprendedoras, por centrar la atención en la hermosura, y nos quedamos como dice un anuncio comercial, muchas reinas y ningún castillo.

Ante la mezcla de culturas al final se impone la que es local
HOGAR. Paula viene de una familia que alguien calificó como multicultural. Su papá Edgar Peña Gutiérrez tiene sangre chiquitana y española, y su mamá Carmen Hasbun, tiene ascendencia árabe y alemana.
COSTUMBRE: Muchas familias en esta región provienen de una mezcla de culturas, pero eso no influye en las costumbres regionales, en la forma de hablar y entender el mundo.
ESTUDIO. Lo hizo en la Universidad Católica de Uruguay y siguió cursos de pos grado en EEUU. A su regreso se especializó en la historia cruceña y desde 1991 es catedrática en la U. Gabriel René Moreno.
Teléfono: 773-54-565

No hay comentarios:

Publicar un comentario