miércoles, 15 de junio de 2011

Claudia superó adversidades y hoy es empresaria

“El hogar fue lo mejor que me pasó en la vida. Allí teníamos todo. El primer día que estuve allí desperté y respiré otro aire. Salí al patio a trotar porque me gustaba hacer deporte, me sentía protegida”, recuerda.

Claudia cuenta que en el hogar recibió apoyo psicológico y escolar, pero además aprendió computación, artesanías, peluquería, mecanografía y deportes. Además, la capacitaron en la confección de chamarras.

“Recuerdo con cariño a mis amigas Mariela y Maruja, a doña Ruth y a las maestras Rina y Ana que me apoyaron mucho. Pero, el padre José (Neuenhofer) salvó mi vida. Yo lo amo, si él no continuaría impulsando proyectos en favor de los niños, yo no sé dónde estaría. Él es un ángel”.

El haber conseguido consolidar un negocio, no es lo que Claudia valora más en la vida, sino el tener una familia junto a Enrique, su esposo, y a su hija, a la que cariñosamente llaman Mirandita. La niña de tres años recibe hoy lo que a Claudia le faltó en la infancia, pero sobre todo, amor y cuidados.

Junto a su esposo y con apoyo de un alma solidaria, abrió una ferretería que está en expansión y que ya tiene una sucursal. Todo lo que aprendió en la fundación le sirvió de pilar para construir este proyecto y su proyecto de vida a fin de constituirse en “una persona de bien”.

Su próxima meta es ser profesional y su hija es el motor.

Hoy es el Banquete de Migajas

Con la finalidad de reunir fondos, la Fundación Arco Iris organiza el tradicional Banquete de Migajas. Los recursos servirán para apoyar el funcionamiento de los ocho hogares de acogida de niños y adolescentes en situación de abandono que administra Arco Iris.

El evento se realizará hoy en el hotel Radisson en La Paz a las 19.00. La Fundación Arco Iris atiende a 300 niños y adolescentes que viven en los ocho hogares; llega con alimentación a 950; 1.500 reciben apoyo escolar, social y psicológico y unos 4.000, apoyo legal.

Además, cada año alrededor de 7.000 personas, menores de 18 años y de escasos recursos, reciben atención médica en el hospital Arco Iris.

La invitación a la cena es para empresarios y políticos y público en general. La adhesión personal tiene un valor de Bs 100, que incluye el derecho a participar de una rifa. Los interesados pueden anotarse hasta la fecha del evento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario